Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 8- 1- 87- OPINION -ABC, póg. 11 A imposibilidad de que observadores imparciales puedan tener acceso al escenario de los acontecimientos impide saber a estas horas si son los chinos o son los vietnamitas quienes tienen saldo ganador en los reanudados y agravados choques militares que mantienen en la frontera. La endémica fricción fronteriza que se registra en la zona de Laoshan desde que acabara la guerra vietnamita sí se puede entender o considerar como uña válvula de escape por donde fluye la gran tensión estratégica y continental entre China y la Unión Soviética. Los vietnamitas son combatientes interpuestos por la URSS, en la propia medida que lo serían los combatientes afganos si Pek í n t u v i e r a a m a n o el apoyarles más para desgastar a los soviéticos. Ahora bien, parece menos importante saber en estos momentos quién lleva las de ganar en las severas escaramuzas fronterizas, que conocer el cálculo hecho por el régimen comunista de Hanoi sobre el grado de inestabilidad real que para el sis- tema chino pueden suponer las revueltas y las protestas estudiantiles de las pasadas semanas. En el caso de que los vietnamitas entendiesen que la rebelión estudiantil china es suceso en verdad importante, podríamos estar casi en la certeza de que la iniciativa en los choques fronterizos de estos días la lleva Hanoi. Por lo contrario, si para los vietnamitas supone un hecho irrelevante esa protesta, habría de pensarse que la iniciativa en esta guerra de frontera sigue siendo de los chinos, puesto que lo perseguido con esta actividad militar es forzar, indirectamente, la retirada vietnamita de Camboya. En cualquier supuesto, parece claro que el fondo de los actuales choques fronterizos chino- vietnamitas, en escenarios donde históricamente siempre colisionaron, ha cambiado desde el pasado mes de octubre hasta el presente. Durante el otoño sí parecía indudable que la iniciativa era de los soldados de Pekín y que el propósito no consistía en otra cosa que en agravarle a Vietnam el coste militar y económico de su ocupación de Camboya. Por todo lo observado se L CHOQUES FRONTERIZOS comprende lo difícil que resulta desglosar el análisis de los procesos internos de China de los que conciernen a los sucesos en las periferias y fronteras. La tensión chino- soviética, que no cede pese a las expresiones verbales en contrario aireadas por los rusos, juega en todos los paños e involucra a toda suerte de agentes e interlocutores. La crisis económica de la URSS, por ejemplo, dificulta el apoyo ruso a Hanoi, de la misma manera que esa apuntada crisis política interna de China ofrece un flanco favorable para la presión interpuesta que los soviéticos ejercen con los vietnamitas. En resumen: si los incidentes en la frontera chinovietnamita se profundizan y extienden, tendremos la evidencia de que en Hanoi y en Moscú se han estimado los sucesos internos de China como algo de importancia profunda y cierta. EL COSTE DE LAS BASES E L Gobierno de Felipe González ha emprendido simultáneamente dos difíciles tareas que afectan de modo directo a la seguridad de España como miembro del bloque de naciones libres agrupadas en la Alianza Atlántica: el grado de nuestra participación militar en la OTAN y la reducción de fuerzas norteamericanas estacionadas en las llamadas Instalaciones de Apoyo Ambas nociones tienen en la formulación socialista un alto grado de imprecisión, nacido en la letra del referéndum de marzo pasado, lo que, después de todo, hubiese sido perdonable con una buena explicación del Gobierno al pueblo con posterioridad. Por desgracia, estamos asistiendo al proceso contrario, a través de filtraciones no bien meditadas que parecen fruto de la improvisación, entre las cuales, la última en fecha, es la del coste de diez mil millones de pesetas que acarrearía al Presupuesto español la reducción de fuerzas americanas deseada inicialmente por el Gobierno, es decir, la desaparición del Ala de combate americana número 104 en Torrejón y de los aviones cisternas KC- 135 de Zaragoza, lo cual puede entenderse como una amistosa franqueza del jefe del Ejecutivo con los periodistas reunidos en una fiesta social, pero reclama clarificaciones. Un planteamiento serio del asunto exige tomar en consideración muchas más cosas que un simple gasto de entretenimiento transferido de las arcas americanas a las españolas. Y, en primer lugar, la consideración de la seguridad que parece olvidada o, en todo caso, no ha sido nunca explicada por el Gobierno socialista. La base de Torrejón no es como dicen ciertos medios del pacifismo angélico, un peligro para la seguridad de Madrid, porqué Madrid con Torrejón o sin él es ya de por sí un objetivo militar mucho más importante en caso de guerra atómica que la pista, sino que, además, representa un elemento importante en el entramado de la disuasión occidental que hasta ahora ha mantenido a Europa en paz durante cuarenta años. En todo caso, si los F 18 españoles sustituyen a los F- 16 americanos, resulta difícil entender en qué se rebaja el riesgo de Madrid. Y con e s t o se l l e g a al mayor misterio de toda la operación montada por el Partido Socialista cuando re- clama la reducción de fuerzas americanas en España y que jamás, hasta ahora, ha sido capaz de explicarnos. ¿Qué es lo que gana la seguridad de España con que no haya aviones americanos en Torrejón? ¿Cuáles son los beneficios para Zaragoza de cerrar la base a los cinco aviones cisternas allí estacionados? ¿Qué gana España si se debilita Occidente? No se trata de cifrar en diez mil millones el importe de unos nuevos gastos, reduciendo a semejante transferencia presupuestaria el alcance de la operación. Se trata de explicar, en términos de seguridad para España y para Occidente, beneficios o perjuicios. Mientras el discurso no adopte tales términos rigurosos, no estamos hablando en serió. L LA ACUSACIÓN DE PATRICIA LARA A denuncia formulada por Patricia Lara contra las autoridades de Estados Unidos se funda en hechos probados. Desde hace muchos años hemos defendido en estas páginas lo que representa la gran democracia norteamericana como garantía frente a las tentaciones totalitarias y a los abusos de poder que surgen aquí y allá, en los cinco continentes. Pero, precisamente por respeto a las libertades cívicas y al pluralismo democrático que acuñaron los padres fundadores en Filadelfia, acogemos hoy en nuestras columnas, por objetividad informativa, la denuncia de Patricia Lara, periodista de El Tiempo de Bogotá, que hubo de sufrir en Estados Unidos la dura experiencia narrada en las páginas 48 y 49 de este número. La libertad es un bien indivisible y hay que defenderla con todas sus consecuencias. Cuando en una gran democracia, como es la norteamericana, se cometen abusos de estra clase es preciso denunciarlos, precisamente por su carácter excepcional. Las sociedades libres son aquellas que aceptan las denuncias y castigan los abusos. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Jetes de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) R Berasátegui (Sábado Cultural) A Fernández (Economía) J. I. Q. a Garzón (Varios) A A González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Reportajes) C. Martoona (Oxiftxidad) J Olmo (Edición) l I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteio (O) la 6o racicnes) J. M. Zutoaga (Nacional) Secciones: J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) T. Cuesta (Cultura) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) É. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F, Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J. L. Martfn Descalzo (Religión) M. A. Martin (Sanidad) 0. Martínez- Lujan (Sociedad) R, Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yetora (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Baireno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial: E, Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J A. G a Valenzuela Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABGMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.