Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 7- 1- 87- LA FIESTA NACIONAL ABC, pág. 59 Los toreros, en el régimen general de la Seguridad Social Madrid. L. G. El Boletín Oficial del Estado acaba de publicar un decreto por el que a partir del pasado 1 de enero los toreros pasan automáticamente a integrarse en el régimen general de la Seguridad Social. Con la aparición en el periódico oficial del citado decreto finalizan las largas negociaciones de los toreros con la Administración, en un intento de no perder sus derechos al desaparecer el régimen especial al que estaban acogidos. A partir de la próxima temporada, los toreros, que venían cotizando mensualmente una cantidad acorde con la base libremente escogida por elfos, ingresarán a la Seguridad Social un 6 por 100 de sus emolumentos por corrida, hasta alcanzar el techo necesario para cubrir los trescientos sesenta y cinco días del año. Para los toreros que no estén en activo se ha llegado al acuerdo de que los matadores que acrediten un mínimo de 150 actuaciones a lo largo de su vida profesional- 200 para los subalternos y 250 para los mozos de espadas- pueden acogerse a un convenio especial de cotización hasta cumplir la edad reglamentaria de jubilación, que para todos los casos ha quedado fijada a los cincuenta y cinco años, en contra de los sesenta y seis que rigen para cualquier otro trabajador. Otros de los logros conseguidos es el relativo a la atención medica por accidente laboral, que se producirá inmediatamente de producirse una cogida, y el tema de las prestaciones económicas en caso de percance, que empezarán a percibirse también en el mismo momento de producirse éste. Según manifestaciones de los representantes de los toreros, este nuevo sistema de cotizaciones beneficia por igual a matadores y subalternos, aunque coinciden en estimar las dificultades que pueden encontrar los diestros encuadrados a partir del segundo grupo, y de muchos subalternos que no van colocados con las figuras, para alcanzar únicamente con ese 6 por 100 previsto la cota económica de los trescientos sesenta y cinco días de cotización al año. En cuanto al asunto del paro, Paco Corpas, vicepresidente de la Asociación Nacional de Matadores de Toros, Novilleros y Rejoneadores, ha dicho que es un asunto que todavía no está matizado totalmente. Aún no se ha decidido en qué circunstancias un torero podrá acogerse al paro. Personalmente, opino que es muy difícil determinar cuándo un profesional del toreo está en paro. Vemos difícil el entendimiento con la Administración, pues si nos atenemos al número de actuaciones, el 60 por 100 de los matadores en activo están en paro, ya que torean al año menos de diez o doce tardes. Yo estimo que a partir de esas cifras es como si se estuviera en el paro, pues con esas actuaciones no se puede vivir de la profesión. En esa circunstancia se encuentran algo así como 200 matadores de los casi 240 encuadrados en la Asociación Estas nuevas medidas de cotización afectan también a los empresarios, con los que la próxima semana se tendrán los primeros contactos para la revisión del actual convenio colectivo. En todo lo alto SE EQUIVOCO MANOLO GONZÁLEZ v Decíamos que no es buena cosa que un torero como Manzanares vaya alternando de manager a cada poco. No me parece suficiente justificación el deseo de cambiar de aires porque otros aires no arreglan nada, porque la varita mágica o la lámpara de Aladino la guarda el propio torero sin que acabe de decidirse a sacarlas del armario. No se me ha entendido cuando he escrito que Manzanares se empeña Manzanares en ser un torero de muchos toros cuando ha nacido con las cualidades suficientes para serlo de muy pocos. Ningún diestro artista, desde Antonio Fuentes a Curro Romero, desde Juan Belmonte a Pepe Luis Vázquez o Antonio Bienvenida, fue jamás torero de muchos toros. Cuando un artista se mete en el vericueto, que no conduce a ninguna parte, de torear muchos toros, es siempre a costa de sacrificar sus formas, de dañar la estética, de arruinar lo que de belleza tiene el arte de torear. Mis mayores respetos y mi más grande admiración para los que enfocaron la profesión por el camino de someter el mayor número de toros con un toreo sobrio, largo, de poderío, cuyos máximos protagonistas de la historia, salvando todas las distancias y sin desmerecer los gustos de cada cual, han sido a través de la historia del toreo reglamentado, Pedro Romero, Lagartijo, Guerrita, Bombita, Joselito, Marcial Lalanda y Domingo Ortega. Siete colosos del dominio, siete pilares indiscutibles de la tauromaquia. Mas el torero estilista debe tener la suficiente calidad y confianza en sí mismo para esperar su toro. Lo que no se le puede permitir al que cuente con el don divino de la inspiración es que el día que le salga el toro que permite un toreo de ensueño se lo deje ir por aplicarle la misma fórmula que al toro que no tolera, por su mala condición, unos modos elegantes y un toreo lento y armonioso. A Manzanares le ha faltado decisión para aliñar toros que no merecían otra cosa que un macheteo por la cara a la defensiva. El público acobarda más que el toro... Y decisión- y grande- se necesita para arrimarse a tope el día d y la hora h en que un toro, en una plaza de primerísima categoría- o no de primera, porque ahí están en la historia las plazas de Valladolid, Aranjuez, San Sebastián de los Reyes... rompe a embestir como las olas contra las duras rocas del Cantábrico. Ese día hay que destaparse, entregarse de verdad, vencer toda la oposición con el temple de las muñecas, amordazar a los chillones con un toro de fantasía. Hemos dicho lo que pensamos de lo que ha hecho Manzanares cambiando de apoderado. Pero todavía no habíamos opinado de la actitud de Manolo González compartiendo su tiempo en un momento en que debería estar dedicado exclusivamente a Espartaco. Si Manzanares despierta de una vez, le sobran los Lozano y Manolo González. Le bastaría con un buen acompañante que le lleve las cuentas. El torero alicantino no se ha equivocado. En mi criterio, el que no ha estado acertado ha sido Manolo González. Cuando Cámara llevaba al que mandaba en el toreo, no se le pasó por la cabeza coger a otro. Esas son tentaciones exclusivistas, ambiciones de un falso poder taurino, porque olvida el gran torero retirado de Sevilla que se manda más- y mejor- con un solo torero muy dispuesto que haciendo equilibrios con dos. Vicente ZABALA lería de exposiciones del complejo turístico de Monte Picayo, en Valencia. La colección que se exhibe está compuesta por cuarenta y cuatro obras entre gouaches y apuntes y aguadas, de las que cabe destacar catorce que se hallan dentro de una nueva línea, pero sin apartarse del estilo clásico del artista. El toro en el campo y en la plaza, los toreros en fe interpretación de diversas suertes y escenas de las capeas de los pueblos son los motivos que han inspirado al autor, uno de los más cotizados del momento en su especialidad. Moratalla Barba, de origen manchego y afincado en Valencia desde hace varios años, ha expuesto en diversas ocasiones en ciudades como Sevilla, Bilbao, Albacete, Murcia, Zaragoza, Alicante y también en él extranjero, concretamente en las localidades francesas de Nimes y Beziers. Julito Aparicio debutará en Gandía La localidad valenciana de Gandía será escenario del debut como novillero de Julio Aparicio, hijo del matador de toros retirado del mismo nombre. El acontecimiento tendrá lugar el próximo día 25, y junto a Julito, que aunque criado en Madrid se da la circunstancia de que nació en Sevilla, harán el paseíllo Fernando Lozano, hijo del también matador de toros retirado Pablo Lozano, y el joven novillero de Sueca Gregorio de Jesús. Los novillos, de procedencia Murube, lucirán la divisa de El Madrigal. Exposición de Enrique Moratalla Valencia. Efe Una exposición de cuadros sobre temas taurinos del conocido pintor y fotógrafo Enrique Moratalla Barba ha sido inaugurada en la ga-