Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABC SOCIEDAD MIÉRCOLES 7- 1- 87 Casi ciento cincuenta mil niños menores $222? ¿5 531 tra en comercios y en el secde dieciséis años trabajan en España tor de hostelería No hay sanción por explotar al niño en negocios familiares Madrid. Julia Rivera Unos ciento cincuenta mil niños menores de dieciséis años trabajan actualmente en España, según estimaciones de la Internacional de Organizaciones Sindicales libres, aunque la Inspección de Trabajo sólo tiene conocimiento actual de ciento sesenta casos de explotación infantil. La mayoría de éstos se dan en comercios, negocios familiares y en la hostelería, siendo épocas punta los meses que abarcan las vacaciones escolares. Las causas de éste empleo de mano de obra infantil parecen estar claras, a diferencia de las posibles soluciones, que tanto a corto como a largo plazo no han mostrado aún su eficacia. La crisis económica mundial, la picaresca de la economía sumergida, la falta de un sistema educativo eficaz y el creciente paro hacen que niños y jóvenes tengan que convertirse, en la mayoría de los casos, en sustento vital familiar. Generalmente, los menores comienzan a trabajar por- necesidades económicas familiares, viéndose obligados a abandonar sus estudios, o a trabajar dos o tres horas diarias después de la escuela, en lugar de divertirse o completar su educación. Comienza así un circulo vicioso difícil de romper, ya que los familiares son los primeros que encubren la situación, pues dependen de ese escaso sueldo que aporta el hijo; la empresa, consciente de que el niño no tiene una clara noción del valor del trabajo que está realizando, lo explota, dándole una representativa cantidad de dinero, que raras veces sobrepasa las 30.000 pesetas al mes, por jornadas que alcanzan casi siempre las doce horas de trabajo y en las que, si se produce algún accidente, la empresa no les facilitará ningún tipo de asistencia, ya que no están dados de alta en la Seguridad Social. Según Jaime Garicano, subdirector general de empleo, la mayoría de los casos se detectan en la hostelería costera, sobre todo en los meses estivales, época en que los jóvenes gozan de vacaciones ecolares. Las pequeñas empresas y comercios se encuentran también en las estadísticas de casos de explotación infantil. La imagen de chico de los recados que sale de un supermercado empujando un carrito Heno de botellas y barras de pan, el chavalín que se pasa el día barriendo y llevando cajas de un sitio a otro en un pequeño taller, o bien el pequeño botones o camarero que con tanta gracia llevan sus quehaceres, son imágenes qué están a la orden del día y que se han convertido en algo cotidiano que ya no llama la atención. En eícaso de las niñas, el servicio doméstico es el más utilizado por los padres a la hora de buscarlas una colocación. Jaime Garicano ha manifestado que no puede corroborar la cifra de los ciento cincuenta mil casos de explotación infantil que se dan en la actualidad, ya que habría que distinguir tres tipos de situaciones dentro de la globalidad de esta estimación. En primer lugar habría que destacar a aquellos menores que trabajan con familiares, y que representan el porcentaje más alto y el más preocupante. Aunque respecto a este tipo de trabajo infantil, nada puede hacer la Inspección de Trabajo, y no hay ningún tipo de sanción ni ley que se le pueda aplicar a los padres en estos casos Un segundo apartado habría que dedicárselo a la mendicidad, para la cual sí hay un mecanismo dentro del Código Penal, que podrían aplicarlo las fuerzas del Orden Público, retirando a estos jóvenes de la calle, y, en este caso, se podrían imponer multas y sanciones a los padres o familiares responsables. Garicano afirmó que el pasado año se levantaron 789 actas de infracción laboral infantil, que arrojaron un total de 38 millones de pesetas en multas a las empresas, 300 casos más que en 1984. En el primer trimestre del año pasado se descubrieron 160 casos de explotación infantil, que si lo multiplicamos por cuatro trimestres anuales, y teniendo en cuenta que éstos se intensifican en los meses de verano, la cifra total va a aproximarse a la de 1985. Las provincias españolas en las que se han detectado un mayor número de casos son Pontevedra, La Coruña, Ciudad Real, Toledo, Jaén, Sevilla, Málaga, las islas Baleares y la franja de costa mediterránea que abarca desde Barcelona hasta Murcia. Según Pedro López Anadón, jurista especializado en asuntos de menores, el proceso de denuncia tiene dos fases. Una fase laboral, en la que se daría cuenta de la situación a la Inspección de Trabajo con la consiguiente sanción económica a la empresa en la que trabaja el niño, que podría ir desde las 500 pesetas a los 15 millones, dependiendo del volumen de negocios de esa empresa, del tiempo que lleve en ésta el menor, o de la situación de la empresa en general. Incluso, según afirma López Anadón, se podría ordenar el cierre de la empresa, si se tratara de un caso grave, por situación de esclavismo. En la segunda fase, de ámbito civil, habría que averiguar si los padres han tomado responsabilidad o han obligado al joven a estar bajo esta situación, debiendo acudir al Tribunal Tutelar de Menores, y en este caso, el ministerio fiscal o cualquier familiar del niño podría incoar para pedir su tutela La actividad que se está desarrollando para paliar el problema y tratar de adelantarse a nuevos casos de explotación infantil la llevan a cabo los inspectores de Trabajo. El ministro del Interior soviético reconoce que en laURSS hay cuarenta y seis mil toxicómanos Moscú. Alberto Sotillo Alexander Vlasov, ministro del Interior soviético, afirmó el martes en el diario Pravda que en la URSS existen unas cuarenta y seis mil personas con problemas de salud diagnosticados como drogadicción Hace tan sólo un año las autoridades soviéticas sostenían que el número de toxicómanos en la URSS no sobrepasaba de tres mil. Ahora el problema de la droga ha sido calificado por las autoridades como traicionero y temible enemigo A partir de que los responsables de Interior y Sanidad expresaran su alarma ante el crecimiento del número de consumidores de droga en la URSS, especialmente tras la implantación de la ley seca los medios soviéticos han venido tratando más abiertamente la gravedad de este problema. El mismo Vlasov reconoció que el anterior silencio mantenido ante el gran peligro que supone la toxicomanía contribuyó a extender este fenómeno El ministro informó también de que recientemente fueron detenidos trescientos traficantes (termino empleado para mayoristas y cuatro mil proveedores de droga, como resultado de la operación adormidera que facilitó asimismo la destrucción de 3.000 hectáreas de cultivos ¡legales y de 100.000 hectáreas de cannabis. Recientemente, una revista médica mensual alertaba también sobre el peligro que se observa desde hace ya varios años de la toxicomanía en la República soviética báltica de Estonia. Según la publicación, en esta pequeña tierra, habitada por un millón y medio de habitantes, unos cinco mil muchachos menores de dieciocho años se drogan esnifando pegamento. Anteriormente, poco antes, un viceministro del Interior soviético señaló que unos dos mil traficantes de droga fueron juzgados en la URSS durante los diez primeros meses de 1986. Antes de la incorporación de Mijail Gorbachov a la dirección del Kremlin, los medios oficiales soviéticos abordaban el problema de la droga en forma de crítica a una de las lacras típicas de la sociedad capitalista. La residencia en Cascáis del rey Humberto de Italia, a subasta Lisboa. Afp La villa Italia residencia del último rey de Italia, Humberto de Saboya, en Portugal, que ocupó durante todo su exilio, desde 1946 hasta su muerte en 1983, está en venta, según se informa en Lisboa de fuentes seguras. La residencia, situada en Cascáis, localidad turística situada en la desembocadura del Tajo, a unos treinta kilómetros de Lisboa, será subastada por la prestigiosa casa londinense Sotheby s. La casa tiene cuatro pisos, veintiuna habitaciones, ocho cuartos de baño y está rodeada por un jardín de casi nueve mil metros cuadrados. Según los representantes de la casa subastadora, está valorada en casi doscientos millones de pesetas.