Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 28- TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 7- 1- 87 A UNQUE sea una anécdota personal, déjenme aue se la cuente, porque tiene su triste gracia. Como la niña italiana que estuvo una hora en el paraíso antes de morir, yo también tuve una experiencia reciente, salvados los límites, cuando esquiaba con toda mi familia en esa postal navideña que es Liechtenstein. KAFKA EN EL PORTAL DE BELÉN Un pequeño episodio cardiovascular, que superé en pocas horas- gracias a Dios y a la Medicina, esa técnica prodigiosa que sólo es incompatible con la masificación- me hizo sentirme al borde del Edén. Empieza porque la nieve allí es rosada; sí, rosada, y eso no parece de este mundo. Cuando me recuperé sobre la nieve, un desconocido abandonó su familia para llevarme en su coche hasta el hospital más cercano, a una hora de camino: debía de ser el arcángel Rafael, que estaba allí de vacaciones. Y, por fin, el portal de Belén suizo, el hospital cantonal de Grabs. ¿Ustedes se imaginan a Jesús naciendo en un pueblo suizo? Un portal impoluto, metódico y exacto como un reloj. (Sólo le faltaba el asno, pero del asno hablaré luego. Y no recuerdo si al fin se decidió cuál era el sexo de los ángeles, pero, desde luego, los de aquel Belén llevaban uniformes de enfermeras. Incluso una de ellas se llamaba Angélica; la otra, María, parecía extraída de Sonrisas y lágrimas El doctor Rohner, barbilampiño y con gafas, extraño Sanjosé sin vara, también capaz de convertir en hogar el sitio donde estuviese. REIAMOS que el ábrete Sésamo la varita mágica, las sibilas... eran invenciones literarias, creaciones imaginarias de hombres de letras; pues no, el autor de Las mil y una noches y los inventores de la literatura fantástica han quedado cortos cuando los hombres de cifras han querido sorprendernos gratamente. Ellos, los numerales han hecho realidad las fantasías de los otros. Los hombres de números me han ofrecido la llave del futuro que funciona ya, me han hablado de tiempo real, y me han proporcionado un pequeño Sésamo que tiene la apariencia de una tarjeta de bolsillo plastificada, con el que puedo realizar milagros. Para que nada falte al juego en serio, confidencialmente me han dado un papel con un número secreto. Esa cifra, ese número es el que me da el poder demiúrgico. ¿Dónde puedo realizar el milagro de sacar dinero de ¡a nada? Hay más de mil espacios mágicos, más de mil lugares específicos en aceras de toda España adonde puedo llegarme, introducir mi tarjeta magnética, teclear mi número secreto y recibir, con emoción y asombro, dinero, noticias y saludos, o enviar dinero u ordenar su transferencia. La tarjeta mágica consiente que me equivoque hasta tres veces, me pregunta cuánto dinero quiere, me informa de cuánto dinero me queda y me da el comprobante de la operación realizada. Cuando uno ha apoyado incrédulamente las yemas de los dedos sobre las teclas de daba. En Grab, otro médico contemplaba atónico esta demostración de burocracia esPor Migue! JUSTE IRIBARREN pañolísima, que se negaba al diálogo y no Aquello duró cuarenta y ocho horas. Los aceptaba testimonios de autoridad, ni diagmédicos suizos, puestos al habla con este si- nósticos directos, ni responsabilidades asumitio de números uno que prestigian la Medici- das. Nada. Kafka al teléfono. Un funcionario na española en nuestra Puerta de Hierro, co- -m e resisto a llamarle facultativo- español nocedores minuciosos de mi historial clínico, que sigue pensando que si España es difedecidieron mi traslado aéreo a Madrid. (Como rente, ¿por qué no van a serlo sus compainciso: algún día hablaré de este fabuloso ñías de bandera? equipo sanitario, también de hierro, pudiendo Afortunadamente, y como ustedes saben, ser de oro, que suple con ciencia y vocación la carencia de recursos materiales; no hay los suizos, y los europeos en general, son peor incompatibilidad que ésa de la salud de bastante menos serios que nosotros, más imlos ciudadanos y la insensibilidad de los polí- provisadores, menos respetuosos con las ticos. Parafraseando a Napoleón, en Auster- normas. Sin duda, Swiss Air no tiene reglalitz, a este insuperable equipo sanitario- mé- mentos, y si los tiene no los cumple, como es dicos, ATS, celadores... -había que prome- corriente entre esos tercermundistas de terles: Bastará que digáis: Yo trabajé en Europa. Así, pues, al día siquiente llegaba yo Puerta de Hierro y todos reconocerán: He a Madrid, traído por esos ángeles de emeraquí un orgullo de la Sanidad española. De gencia que Dios usa de vez en cuando. El remodo que fui trasladado al aeropuerto. Pero, glamento les perdone. amigos, Kafka estaba de servicio en Madrid. Como ustedes comprenderán, lo que he Conste que he sido y seré siempre- a pesar querido no es contarles una página de mis de- un fan de Iberia, cuyo personal de tiememorias; tampoco es para tanto Pero sí rra y vuelo está a la altura- e n todos senticontarles un cuentecillo navideño, que en Eudos, real y metafórico- de los mejores del ropa incorpora reyes magos, y al que en Esmundo. Pero topé con un funcionario, esto paña- ¡ay, larga marcha hacia Europa! -de es, con un portador de reglamentos etermomento no se ha incorporado más que Henos que diríamos con terminología en desurodes, ya saben, el que degollaba inocentes. so. Quien lo expuso con tajante decisión: Mientras enviemos nuestros pastores a AméDespués de un incidente cardiovascular, no rica, y mientras dediquemos las nubes de inpodía autorizar mi transporte aéreo hasta pacienso a ocultar cómo derrochamos el oro, sado mes y medio. temo que nos estamos quedando sólo con En Puerta de Hierro, mi médico me aguar los bueyes y los asnos. del señor agente de turno: alcanzar la M- 30 y de allí llegar al Puente de Toledo. Como la capacidad de maniobra Por Marta PORTAL era escasísima en un nuestro número secreto y, en cuestión de se- embotellamiento de desesperados, me vi regundos, por la rendija lateral comienzan a sa- pentinamente en el paseo de las Delicias. lir billetes nuevos y por la hendidura central, Allí, el paso de los corredores duró una hora el papel que indica fecha, hora, cantidad, larga y ancha; los viajeros de los taxis se nuevo saldo... y además: Gracias por su vi- apeaban abandonando quiméricas intenciones, los conductores de vehículos que circusita como rnusitado, la gallina de los huelaban por los laterales izquierdo o derecho se vos de oro y la lámpara de Aladino sé nos bajaban y dejaban el automóvil tirado en hacen más creíbles y pensamos que los sue- segunda fila... Una ligera filtración de veños de los hombres más soñadores se reali- hículos por el lado izquierdo, manando a zan siempre, aunque tarden y aunque quie- cuentagotas en sentido contrario a los pedesnes los realicen sean los áridos hombres tristas, nos situó media hora más tarde en la calculadores. glorieta de Embajadores. La vista próxima de la Puerta de Toledo configuraba una esperanPero si el sábado a la noche viví la expe- za de llegar a algún fin, demasiado tarde y riencia de poseer un talismán, el domingo a demasiado azacaneados para asomarnos a! la mañana se me bajaron los humos de la Rastro. Ronda de Toledo, ronda de Segovia, modernidad y parecí haber perdido la utópica cuesta de la Vega, Bailen, Ferraz, paseo Mollave del futuro. Desde las diez y media de la ret, avenida Reyes Católicos y... vuelta a emmañana intenté atravesar Madrid para ir al pezar. Si descrito resulta cansado, imagínenRastro. Un guardia detuvo el tráfico más de selo vivido a tiempo real y enlatados. Uno media hora en el cruce de Serrano con Goya paga al Ayuntamiento un impuesto de circulapara dar paso a los corredores del maratón ción rodada anual y creíamos que era para popular. En Alfonso XII, cortada la bajada por poder circular libremente; estábamos equivoAntonio Maura, cortada la salida de la calle cados; tal vez, el tributo pagado por los correde la Academia. Al decidirme por Alberto dores pedestres sea mayor y tengan preferencia, o tal vez, no entendimos que los Bosch, quedé atrapada en lo que los franceses llaman un cul- de- sac con la única po- tributos municipales son también ilusorios, insibilidad de retomar Alfonso XII hacia Atocha. venciones fantásticas para dar sustento real a la literatura kafkiana sobre represiones buroCuesta de Moyano bloqueada, glorieta de Atocha cortada al tráfico... única sugerencia cráticas. c NUEVOS RITOS, NUEVOS MITOS