Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 1- 87 TRIBUNA ABIERTA -ABC, pág. 57 AS situaciones en las que no cabe más recurso que negar la validez actual de la vigente organización de la sociedad constituyen las horas de la izquierda Cómo ya se ha comentado, tales situaciones sólo pueden darse como singulares hitos del devenir y, por esto, el tema de discernir si estamos o no frente a uno de ellos ha de ser abordado a partir de una atalaya que permita otear los trazos generales del panorama de la historia. Con arreglo a la norma que se acaba de formular, podemos imaginarnos el Neolítico como la primera gran discontinuidad a escala mundial, en cuyo ámbito nuestra especie mostró tener el genio y figura necesarios para superar ampliamente el enfrentamiento con aquel momento singular, al instaurar los primeros sistemas de organización política, rompiendo con un pasado que se perdía en la noche de los tiempos. Volviendo la mirada al escenario de nuestra realidad actual es posible percibir que en ella campea el tema fundamental del cambio, en una sucesión de impulsos que parece iniciarse a principios del siglo XVIII, con la divulgación de la física de Newton y del cálculo dif e r e n c i a l Como consecuencia, se ha producido ya un sinnúmero de impactos en el vivir cotidiano, entre los cuales cabe destacar: -El dominio de nuevas fuentes de energía, en sistemas capaces de ofrecerla en cualquier localizador! fija y de accionar equipos móviles. Con ello el esfuerzo muscular del hombre y el de los animales han quedado fuera de juego como pieza de importancia significativa en la economía de las sociedades de tecnología avanzada. -La disponibilidad de un repertorio de nuevos rmteriales, mucho más amplio que los de las sociedades prenewtonianas Con base en él y en el desarrollo de la cibernética, ha sido posible plantear procesos de producción que permiten obtener infinidad, de bienes con una mínima aplicación de esfuerzo humano. -El control de las enfermedades infecciosas. Gracias a él, la vida media se ha alargado considerablemente, pero las tasas de crecimiento demográfico se han disparado allí donde los servicios médicos modernos L LA HORA DE LOS INDEPENDIENTES CURSODEINVIERNO 8 ENmO- 27 MARZD Enseñanza audiovisual de idiomas INGLES- ESMÑOL- FRANCES NUEVA ESCUELA Podro Muguruza, 1- Juan Ramón Jiménez, 26 28O36 M a d r i d Ar Castellana KILIMS TURCOS ULTIMAS PIEZAS- PRECIOS DE OCASIÓN RAMAGA Clavel, 2 (semiesquina Gran Via, 11) GESTIÓN COMERCIAL Y REPRESENTACIONES, S. A. (GECORESA) ha cambiado su domicilio a la c Infanta María Teresa, 6, A. 28016 MADRID mentar que, cuando Marx estaba formulando su teoría del desarrollo histórico, no se Por Rafael ALVARGONZALEZ tuviese aún información consistente sobre la constituyen un injerto ajeno al cuerpo de la realidad de la antigüedad remota y que tamsociedad. Ello ha hecho surgir la amenaza poco el impacto de las tecnologías derivadas de la Física moderna hubiese aun abierto del hambre en dimensiones apocalípticas. -El desarrollo de sistemas de comunicacio- brechas que permitiesen atisbar las fantástines que enlazan directa y casi instantá- cas posibilidades del futuro. Porque, si hubieneamente dos puntos cualesquiera de la se podido columbrar éstas y compaginarlas Tierra y en el de medios de transporte que con el conocimiento de la realidad del remoto permiten dar la vuelta a la misma en me- pasado, el autor de El capital habría llegado, quizá, a planteamientos muy diferentes. nos de un día. Los intentos fracasados suelen entrañar lo- -El hecho, conocido por todos, de que una decisión humana puede determinar la rui- gros parciales. Estos pueden traducirse en realidades que tienen poco que ver con la sona de la vida en nuestro planeta. Embebidos en sus vivencias cotidianas, los lución pretendida, como parece suceder con más de nuestros contemporáneos son inca- la actual sociedad soviética. Otras veces perpaces de percibir los términos del desafío miten seguir en liza y en condiciones dé que estamos afrontando. Estos implican, por abordar nuevos intentos, como ha sucedido 1 otra parte, la promesa de potenciales difíciles con la ideología liberal. En ambos casos püé- 1 de imaginar. Todo un nuevo mundo de fasci- den dejar residuos dotados de considerable nantes posibilidades evocado por el conjuro poder evocador. Muchos de quienes se conde las ciencias físicas parece perfilarse, en sideran de izquierdas permanecen aferratérminos de fiable promesa, ante una humani- dos a ellos sin percatarse de que las necesidad ciega al mismo y agitada por un sinnú- dades de cambio que determinaron el mero de necesidades de cambio no resueltas surgimiento de sus ideologías son ya historia y muchas veces ni siquiera identificadas. Una pasada. Peor es el caso de aquellos otros humanidad que, sin embargo, percibe muy que, conscfentes de este hecho, explotan sisbien la tremenda amenaza de una hecatombe temáticamente la ilusión. Tal sucede con no pocos de los mal llamados partidos de iznuclear. quierdas La Revolución Francesa fue la primera resEstamos, sin duda, ante una trascendental puesta al desafío provocado por la irrupción de las tecnologías derivadas del pensamiento discontinuidad del devenir. Su presencia, incientífico moderno. Sus protagonistas fueron tuida por las masas, ha dado lugar a que no sea electoralmente rentable declararse de capaces de percatarse de que el ancien regime no constituía un cauce adecuado para derechas y a que haya partidos conservadoel despliegue de los nuevos modos de pro- res que se presentan como centristas. Ahora bien, esté hecho no implica que per se hayan ducción, pero no llegaron a vislumbrar los términos reales del enfrentamiento ni, por tanto, de ser esencialmente buenos los partidos de izquierdas ni no serlo los demás. Implica, a plantear estrategias directamente encamisimplemente, que los trazos del pasado han nadas a resolverlo. A pesar de ello, esta pridejado de constituir una referencia segura y mera respuesta derribó importantes obstáculos y abrió paso al efectivo desarrollo de que de poco ya sirven los planteamientos la ideología liberal, que ha jugado un papel condicionados por meros residuos de ideologías fracasadas. de primer orden en el perfeccionamiento de las sociedades occidentales del siglo XIX. EsEstamos, por tanto, en la hora de trazar tas pudieron seguir una vía ascendente que nuevos proyectos de futuro que se apoyan en les- ha permitido mantenerse frente al desafío, el riguroso análisis de las necesidades reales pero que no parece conducir a la superación de cambio. Este es incompatible con el viscedel mismo. ral sentir de las viejas ideologías. Por ello, lo queramos o no, la hora decisiva que estamos Carlos Marx intuyó que los problemas políticos de nuestros tiempos se derivan de una viviendo es la hora de los independientes crisis de primera magnitud en el desarrollo histórico y que la organización de las sociedades occidentales no constituía un cauce adecuado para resolverla. En vez de evocar el espectro de las democracias de la antigüedad clásica, se consagró al estudio de la diMoquetas, Tapicerías, námica que desde el más remoto pasado ha animado el devenir de la humanidad y al análisis de la realidad económica y social de su tiempo, como premisas para identificar las necesidades reales de cambio y esbozar una Eloy Gonzalo, 9 Teléf. 44819 40 nueva organización de la sociedad. Este proceder, coherente con la definición de izquierda sugerida en el artículo precedente, ha CONSTRUCCIONES JASO. S. A. conferido su singular fuerza a la ideología domiciliada en la calle Villamil, 66, Móstoles, marxista. certifica que la Junta general extraordinaria y universal de accionistas de esta sociedad, celeLa Revolución rusa constituyó el primer inbrada el día 22 de diciembre, tomaron por unatento de resolver, con base en el pensamiennimidad el siguiente acuerdo: trasladar el domicilio de esta sociedad a la calle Coronel de to de Marx, el desafío con el que todavía nos Palma, número 3, escalera izquierda, bajo D, seguimos enfrentando. Al contemplar las sode Móstoles. ciedades que de ella se derivan, hay que la-