Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 A B C -c ABC Libros LUNES 5- 1- 87 Entré en la revolución de Reagan como ideólogo radical. Aprendí por la vía traumática la lección de que tal revolución es imposible. Con estas palabras termina su prólogo David Stockman, el hombre que diseñó para el presidente Reagan un ambicioso programa de reducción de impuestos que tropezó con todo tipo de obstáculos políticos. Por ello, tuvo que presentar su dimisión, en agosto de 1985, del influyente cargo de la Oficina de Presupuesto. El libro de Stockman destila amargura y resignación. Pero es una muestra impresionante del poder y la influencia del mundo de los intereses personales y de partido que se mueven en torno a la alta política norteamericana, y que. han elevado el déficit presupuestario de los Estados Unidos a cotas insostenibles. Cerca de tres millones de dólares ha recibido ya de la editorial y sólo la prepublicación de un extracto en la revista Newsweek le proporcionó el equivalente a 40 millones de pesetas. Cuenta Stockman cómo su programa de reducción de gastos públicos tropezó con todo tipo de obstáculos y dificultades. Hasta los miembros del Congreso, favorables en principio al recorte, comenzaron a EL TRIUNFO DE LA POLÍTICA (Por qué fracasó la revolución de Reagan) desertar cuando las medidas propuestas chocaron con las enérgicas demandas de su propio electorado. Stockman, sin embargo, no reconoce en su confesión uno de los puntos más débiles de la mayoría de los técnicos que asumen responsabilidades políticas: su propensión a hacer confidencias a los periodistas amigos en la confianza de descargar sus conciencias sin el riesgo de ser delatados. Víctima de su charlatanería mitad desmarque de los políticos profesionales, mitad búsqueda de apoyos, el ex director de la Oficina deh Presupuesto norteamericana reconoce haber utilizado a algunos amigos periodistas como caja de resonancia, como test para conocer anticipadamente. la reacción de al David A. Stockman. Col. Economía y Empresa. Grijalbo. 413 páginas. gunos grupos de presión. Pero un exceso de amiguismo provocó el principio de su ruina política. El cor r e s p o n s a l del Atlantic Monthly y jefe de información nacional del Washington Post William Greider, olvidó entrecomillar algunas referencias textuales y separarlas de lo que era una, por otra parte correcta, interpretación del pensamiento del propio Stockman. Ello provocó una grosera reprimenda del entonces secretario del Tesoro, James Baker, para obligarle a retractarse ante el propio presidente Reagan y después ante todos los medios informativos del país, bajo la presión de los asesores de imagen y los expertos en imagen de la Casa Blanca. Las frases de Baker, el autor del controvertido plan de financiación de la deuda iberoamericana, figurarán en adelante en las antologías de la prepotencia política y la miseria moral a la que, en algunas ocasiones comprometidas, pueden llegar a caer los políticos sin escrúpulos L J p es comprar con esta tarjeta.