Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 enero Los aficionados a seguir las cotizaciones de Bolsa saben que éstas vienen expresadas en porcentaje del nominal de las acciones, de modo que una acción que cotiza al 1.000 por 100 de un nominal de 500 pesetas cuesta en el mercado 5.000 pesetas. Esta manera de poner el precio a las acciones, tanto da que sea en porcentaje o que sea en su valor directo de pesetas, introduce en la comparación relativa de los distintos precios un sesgo, óptico o sicológico al que nadie es ajeno. Es un hecho perfectamente aparente que si una acción cuesta 5.000 pesetas y otra 1.000 pesetas; la primera es cinco veces más cara que la segunda, lo cual si se tratase de manzanas de igual calidad, tamaño y peso, la cosa pasaría de lo aparente a la perogrullada. Pero la Bolsa no es una frutería. Lo que se compra éh Bolsa son participaciones o partes alícuotas del capital de las empresas que cotizan en ella. En Bol- sa se compran empresas, y lo primero que hay que decir a continuación es que no hay dos empresas iguales, al menos en el sentido en que pueden ser iguales dos manzanas. Pero aun así no deja de resultar chocante que pudiera no ser verdad que una acción de 5.000 pesetas no fuese más cara que otra acción que costase 1.000 pesetas. Y aquí entra el PER a relucir. El PER, o relación precio beneficio, reduce la comparación de los precios de las acciones al denominador común del número de veces que hay que multiplicar los beneficios de la empresa de que se trate para recuperar el coste de la inversión. Núm. 217 1987 EN LA BOLSA HflY QUE ESTAR PENDIENTES DEL PER Y 1 SÓ O DE LOS CAMBIOS sas extranjeras porque entonces el análisis discurriría por otros caminos, podríamos aventurar con ese dato que la Bolsa subirá en 1987, aunque sólo sea porque, al fin y al cabo, la Bolsa no está más alta que, por ejemplo, Por Miguel Ángel MORENO HUART en febrero de este año, cuando Director del Departamento de Bolsa Banco Urquijo Unión el índice general estaba a 129,5 por 100, pues si entonces hubiéramos calculado el PER de la Todavía no se han apagado Bolsa con los beneficios conociI. s ecos de la fulgurante dos de 1985, hubiéramos obtenirevalorización que se ha do también un valor cercano producido durante 1986 en la a 13. cotización de los principales valores admitidos a cotización La tentación. de decir que en las Bolsas españolas. puesto que en marzo la Bolsa siPero los expertos guió subiendo como un cohete comienzan ya a preguntarse con un PER de 13, ahora con él dónde puede estar el techo de mismo PER la Bolsa debería hacer una demostración parecida los cambios y qué factores Me apresuro a decir que debedeben tenerse en cuenta para mos desechar de inmediato seque el éxito acompañe a la mejante tentación, porque ni los elección. En este artículo el inversores de hace un año comautor propugna una mayor praron acciones pensando en ios atención de los inversionistas beneficios del 85, ni los dé ahora hacia el PER, es decir, el tomarán sus decisiones pensannúmero por el que hay que do en los del 86. Los beneficios multiplicar los beneficios de del 86, repito, son razonablelas empresas para recuperar el mente conocidos, y lo conocido coste de la inversión en Bolsa está ya descontado. volumen total de la capitalización bursátil y se calculan sus beneficios previstos para 1986, el PER resultante para un índice general en torno a 192 por 100 no deberá alejarse mucho de 13 ó 13,5, y que si para esa misma muestra se hacen los m i s m o s cálculos, pero dividiendo ahora por los beneficios generados por las empresas durante el olvidado ejercicio de 1985, lo probable será que el PER así calculado resulte mucho mayor (en torno a 20 veces) y ello por una razón muy sencilla, porque el beneficio de las empresas capitalizadas en Bolsa ha aumentado en su conjunto en más del 35 por 100, lo que explica bastante bien por qué ha subido tanto la Bolsa en 1986, pero no por qué ha de subir o bajar en 1987. Ahora bien, si llegásemos todos los colegas a convencemos de que la Bolsa española está en torno 13- 14 veces beneficios del 86 (yo, desde luego, lo estoy) y sin comparar con las Bol- Magia Pero con su magia y todo el PER ya cumple una primera función importantísima, pues expresa el valor de las empresas de un modo que permite romper la paradoja de los precios convencionales, porque si una empresa, pongamos una frutería, genera unos beneficios tales que hay que multiplicarlos por 20 para igualar su precio actual, la persona interesada se sentirá más a gusto comprando otra frutería, aunque fuese aparentemente más cara, pero que en la mitad de años le hiciese recuperar su gasto. Y si además fuera capaz de mejorar los beneficios de forma consistente, podría revender la frutería con una jugosa plus- valía si el nivel de la demanda no baja. En general puede decirse, aunque no demasiado alto, que una acción cuyo PER es 5, es más barata que otra de PER 10 y más todavía que otra de PER 20. (Anotemos aquí que una acción de PER 20 puede ser más interesante que otra de 5, pero éste es otro asunto, aunque ño muy alejado del que comentamos. Y que si sumamos de forma ponderada todos los precios de las acciones cotizadas en Bolsa y esta suma la dividimos por el total de beneficios de las distintas empresas obtendremos el PER medio ponderado de la Bolsa, a lo que hay que añadir que, naturalmente, no es lo mismo que el numerito resultante sea 13 ó 14, o que sea 16 ó 17, ó 21 ó 22. No es lo mismo en modo alguno. Y no es lo mismo porque si se escoge un número de empresas que constituyan una muestra suficientemente representativa del No jugar Pero entonces se me dirá: ¡Caramba! Eso es muy complicado. Usted está hablando de considerar los beneficios futuros y eso es cosa de astrólogos y quiromantes. A lo que he de contestar que yo estoy hablando de la función de los analistas financieros aquí y en Londres, Nueva York, Frankfurt, París, Milán, Tokio, etcétera. La difícil ciencia de los analistas financieros consiste en conocer las empresas de tal modo que puedan estimar sus beneficios futuros para, en base a ellos y de manera fundamental, tomar decisiones no aventureras en Bolsa. Decisiones que no sólo pueden ser de comprar o vender, sino también dé no comprar o de no vender. Quizá cuando todos estemos al loro del PER y no exclusivamente al loro de las cotizaciones, asistiremos a una mejor asignación de los recursos en el mercado de acciones, porque el público, en vez de jugar en Bolsa haciendo éste o aquél caso a tal o cual comidilla, realizará operaciones precisas de inversión y las dejará madurar, tratando de maximizar su beneficio al menor riesgo posible, sirviéndose de la asistencia técnica necesaria que sólo los profesionales del mercado pueden dar. SUMARIO Pendientes del PER Los extranjeros consideran a la Bolsa española como una buena inversión La cartera del inversor español La capitalización bursátil ha llegado a 5,23 billones de pesetas Más de mil enteros subieron cuatro valores en 1986 Crítica del libro de Stockman sobre la política económica de Reagan Impuestos: Problemas al cierre del IVA Diferencias entre presión fiscal y esfuerzo fiscal Acotación Informática: Estudio de Fundesco sobre telecomunicaciones CEE: España tiene que mejorar urgentemente su red de carreteras y autopistas Coyuntura: El crecimiento de la producción i n t e r i o r en 1986 ha sido i n f e r i o r al 3 por 100.