Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC IBEROAMÉRICA LUNES 5- 1- 87 China dará en 1987 preferencia en sus relaciones exteriores a Iberoamérica Amplia ofensiva comercial y política del coloso asiático Pekín. Antonio Fernández Arce Las autoridades de Pekín han preparado una amplia ofensiva comercial y política para el año que acaba de comenzar. El eco mundial de los recientes acontecimientos estudiantiles de Shanghai y Pekín y la reacción de relativa transparencia informativa del Gobierno, lejos de ser un freno a las relaciones con Occidente van a constituir su catapulta, por cuanto ha quedado patente la voluntad de aperturismo del gigante oriental. Para la diplomacia china, 1987 debe ser el año de Iberoamérica Esto quiere decir que el Gobierno chino se empeñará en reforzar y consolidar sus relaciones con los países iberoamericanos, y por lo pronto, la Cancillería empezará los preparativos para lá visita dé por lo menos cuatro jefes de Estado de países de Suramérica. La prioridad que lá diplomacia china concederá a los vínculos con Iberoamérica está enmarcada en el previsto afianzamiento de su cooperación con los países del Tercer Mundo dentro de su política de apertura al exterior. La primera confirmación de la visita de un jefe de Estado suraméricano ya se produjo: la del presidente ecuatoriano, León Febres Cordero, para el mes de mayo próximo. Cuando se haga el anuncio oficial posiblemente ya se tenga la conformación de otras visitas importantes: la del presidente colombiano, Virgilio Barco Vargas; la del presidente de Bolivia, Víctor Paz Estenssoro, y la del presidente peruano, Alan García Pérez. y hay interés en complementarlas en diversas formas de cooperación que van desde la industria maderera a la industria militar y espacial. También México- cuyo presidente ha hecho la visita que fue el acontecimiento del año 1986 en las r e l a c i o n e s c h i n o iberoamericas- está aumentando enormemente sus lazos de cooperación con China y se prevé una inmediata concreción dé proyectos. Máxime si los dos pertenecen a la promisoria cuenca del Pacífico, como han proclamado en Pekín. Consejo del Pacífico Sur Por otra parte, y en un gesto inusual, China ha aceptado la representación diplomática en Pekín del Consejo Permanente del Pacífico Sur, integrado por cuatro países iberoamericanos, un organismo internacional en el cual no tiene representación. Nunca antes China había reconocido a un representante de una organización a la cual no pertenece. El gesto es interpretado como significativo de la importancia que atribuye a sus relaciones con esos cuatro países sudamericanos de la cuenca del Pacífico: Chile, Perú, Ecuador y Colombia, promotores de la tesis internacional de doscientas millas de jurisdicción marítima. La Cancillería decidió comunicar al secretario general de ese organismo, que (por rotación) ahora tiene su sede en Bogotá, la aprobación de su solicitud. El secretario general había escrito en octubre al ministro chino de Relaciones Exteriores, Wu Xueqian, pidiéndole el agreement para el representante del Consejo, embajador ecuatoriano Aguirre. La Cancillería, tras estudiar detenidamente el caso, ha preferido saltar por encima de un principio político de sus relaciones exteriores y reconocer tal representación, tal vez como un caso excepcional. Tienen quex- haber- sWo razones de peso la posición estratégica de los cuatro países sudamericanos en el Pacífico, región a la que China dedica inusitada atención y por cuyo rol como futuro centro mundial económico, financiero y tecnológico, promueve el desarrollo de sus cuatro enormes Zonas Francas- Zonas Especiales les llaman- y catorce ciudades costeras en este océano; además del interés chino por intercambiar estudios, investigaciones y experiencias en materia dé oceanografía, preservación de recursos naturales, prevención de la contaminación marina, uso de rutas comerciales, etcétera, labores inherentes al Consejo Permanente del Pacífico Sur. La importancia estratégica de los cuatro países tiene que enlazarse igualmente con el interés chino en aprovechar el formidable desarrollo que está registrándose en esta región para estrechar vínculos con los países de la cuenca y, a la postre, ir formando una detente que guarde equidistancia con las dos grandes potencias militares. Relaciones conla URSS También parece que 1987 será un año de mayor acercamiento chino- soviético, é inclusive puede darse por la parte soviética alguna señal política, como el anunció del retiro de sus tropas desde Mongolia y la frontera norte, que complazca a Pekín y apresure una reunión cumbre entre Mijail Gorbachov y Deng Xiaoping. En febrero se reanudarán las negociaciones sobre delimitaciones fronterizas, que suspendidas desde hace casi ocho años. La primera reunión será en Moscú y luego seguirán en forma alternativa en las capitales de los dos países. En abril se celebrará también en Moscú la décima ronda de negociaciones para la normalización de relaciones gubernamentales pero aún no se vislumbra una posibilidad de que se reanuden las negociaciones ¡nterpartidarias. El máximo líder soviético, Mijail Gorbachov, aceptó la reclamación china de soberanía sobre esas islas. Fue en su discurso del 28 de julio pasado en Vladivostok, en el extremo oriental de la URSS, que significó un serio viraje en la política soviética hacia China. El gesto se interpretó como una concesión a Pekín y una clara señal de que Moscú quiere llegar lo más pronto a la normalización de relaciones, inclusive a nivel político. Ya el máximo líder chino, Deng Xiaoping, ha dicho que está dispuesto a ir incluso a cualquier punto de la URSS a encontrarse con Gorbachov y estrechar los vínculos entre los dos países, siempre que la URSS acepte remover los obstáculos que impiden que los dos colosos socialistas lleguen a la hermandad política de los primeros años de Mao. Las nueve rondas de conversaciones que se han celebrado a nivel de vicecancilleres han dado excelentes frutos en los últimos años. El comercio entre los dos países se ha quintuplicado en dos años, se ha llegado a acuerdos de explotación conjunta de ríos fronterizos, se han reabierto consulados en varias ciudades de los dos países, se está intercambiando embajadas culturales y artísticas. Visitas oficiales No se descarta que en el curso del año puedan igualmente arreglarse las visitas- por invitaciones ya aceptadas- de los presidentes de Argentina, Raúl Alfonsín; de Venezuela, Jaime Lusinchi, y de Brasil, José Sarney. -Por el lado chino, para afianzar las relaciones con países de ese continente se prevé la posible visita del ministro de Relaciones Exteriores, Wu Xueqian, que fue aplazada en 1985, y la ya concretada visita de una alta delegación de la Asamblea Popular Nacional (Parlamento) Los más altos dirigentes chinos han expresado reiteradamente que tienen sumo interés en las relaciones con los países iberoamericanos y que en el comercio- reflejo inmediato de los vínculos oficiales- es insignificante esa cooperación. No llega ni ai 1 por 100 del comercio exterior total del gigante asiático. Sin embargo, en los tres últimos años se ha acrecentado notablemente, aunque aún no corresponde a las potencialidades de ambas partes según ha dicho el propio primer ministro chino. Los vínculos más fuertes de China en Iberoamérica se dan con Brasil, cuyo comercio este año debe acercarse a un valor de mil quinientos millones de dólares, lo cual significa un aumento de casi un ciento sesenta por ciento en dos: años. Argentina está igualmente incrementando sus vínculos comerciales con este gigantesco país asiático, que es el más grande mercado del mundo, aunque se prevé que no podrá llegar al nivel del comercio que mantiene con Brasil. China y Brasil tienen las economías más desarrolladas dentro del vasto Tercer Mundo