Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 5- 1- 87 OPINIÓN ZIGZAG Escenas políticas Desertización La desertización económica del País Vasco como propósito incluido entre los que persigue ETA es algo de lo que se comienza a tener conciencia general en la autonomía vascongada. Esa conciencia producirá efectos electorales a medio plazo y estos efectos habrán de ser negativos para las opciones nacionalistas. El mundo dentro del cual se engendró un día la violencia etarra es improbable que pueda quedar al margen de las cuentas que se pidan electoralmente por las consecuencias no previstas de esa misma violencia. Una cosa es clamar contra el Gobierno Central y otra, bien diferente, quedarse sin empresa o sin puesto de trabajo. También es razonable la hipótesis de que la burguesía nacionalista piense en dejar de serlo antes que sumirse en la proletarización. ABC 13 Intolerable La madrileña calle de la Cruz, pese a lo prometido por el Ayuntamiento, continúa siendo una escandalosa imitación de barrio chino marsellés. A un tiro de piedra de la Puerta del Sol, entre un vecindario castizo, trabajador, continuador de aquel Madrid céntrico, perfectamente reflejado por don Benito Pérez Galdós, se ajetrea ahora todo un inframundo de rabizas que irrita a los viandantes por su descarada ostentación. Los gestos se acompañan del lenguaje prostibulario que les es propio y que escandaliza a los transeúntes y especialmente a los numerosos niños que bullen por los alrededores, camino de la plaza de Santa Ana. Carece de sentido que el centro de Madrid, paso ineludible para un gentío que acude a sus quehaceres o que va a los espectáculos, sea teatro para el menos esperado: el tráfico denigrante del alquiler de carne humana, con todo lo que ello supone de atracción de delincuentes. Los comerciantes de esa zona ven con preocupación e impotencia cómo se degradan, por la inadmisible lenidad gubernativa, el marco urbano de su actividad y las propias cifras de su negocio. LA COLA DE CALVIÑO OS televidentes podemos esperar de Pilar Miró cualquier cosa menos la necedad y la garrulería. Eso sería como pedir bellotas al peral. En cambio, pedirle a Calviño un atisbo de buen gusto y de ingenio, un gramo de humor, que diría don Alfonso Guerra, sería pedir peras al bellotero. Lo que dan los alcornoques es corcho. Ahora resulta que el p r o g r a m a de TVE de Fin de Año es un obsequio de la herencia de Calviño. ¡Toma, claro! Si ese programa lo hubiese preparado Pilar Miró, tendríamos que darje a la nueva directora general el primer premio en cálviños, y eso no se consigue tan fácilmente. Para eso hay que nacer. El calviño nace y no se hace. El calvinismo no se adquiere. O se tiene de nación o jamás se llega a tanto. Ni siquiera la ciencia moderna, la cirugía o la genética, pueden hacer ese milagro. Usted puede conseguir convertir a Butragueño en Bibí Andersen, pero resulta imposible meter a Pilar Miró en un despacho de Prado del Rey y sacarla hecha un Calviño. Que se lo pregunten al doctor Rodríguez Delgado. Se ha inventado la transexualización, pero hasta ahora no hay quien intente la transcerebración. A don Alfonso Guerra, por ejemplo, le puso Fernández Brasso el cerebro de Leonardo da Vinci, pero eso fue una broma de la retórica. Bueno, pues lo mismo sucede con Pilar Miró y con José María Calviño, sólo que al revés. Te dicen que Alfonso Guerra es como Leonardo, y en seguida llega Julio Cerón con ía rebaja y lo deja en Pololo da Vinci. No hay droga, ni encantamiento, ni cirujano capaces de entontecer tanto a Pilar Miró como para que alguien la confunda con Calviño. La mentecatez calvinista no es accidente, sino sustancia. Calviño es el que es. Nadie que no sea Calviño puede comportarse como Calviño. Cualquier emulación sería un remedo evidente. Un servidor apagó pronto el televisor. En cuanto desaparecía de la pantalla Conchita Velasco, que es capaz de envolver las bellotas en papel de plata, o me ponía a bostezar o me daban arcadas. La náusea, que diría Sartre. ¿Qué te sucede, esposo mío? me preguntaba mi mujer, que tenía L entre las manos La perfecta casada de fray Luis. Yo estaba con los muermos, pero pude pedir angustiosamente: Que apaguen el televisor. Lo apagaron y me sentí mejor. Desapare- cieron el temblor de labios y las convulsiones de tripas. Me perdí la blasfemia, los desnudos y los chascarrillos cuarteleros. A pesar de la hermosa alocución electoral de don Júanito Precipicio, entré por uvas y se me atragantaron. José Luis Perales echaba sobre la noche una manta de tedio, y Tip y Coll, que jamás me defraudaron, no tenían su noche. La sombra de Calviño es alargada. Lo malo de estos chicos es que están dejando las Batuecas sembradas de cardos borriqueros y arrancar tanto cardo va a ser labor de chinos. El sol naciente del Poniente nos está dejando el patio que no va a haber quien lo limpie, ya pueda venir Ajax, nombre bíblico, o sea, el más poderoso. Y lo peor de esta Nochevieja de la televisión no es que fuera procaz, chabacana, vulgar, ramplona y ordinaria, sino que era vieja y fané, o sea, calvinista. Marrón, palurda, pachucha y démodé O sea, calvinista. Sobre todo, calvinista. Lo que ha metido Calviño en Prado del Rey es una lepra subcultural, y habría que cerrar los estudios y tenerlos aislados como un lazareto. Echar, insecticidas por los rincones. Fumigar. Desinfectar. Desratizar. Desinsectar. Y después, abrir las ventanas y orear los despachos. La herencia de Calviño nos persigue. A Calviño le han puesto un palo en la espalda, entre la columna vertebral y la coraza, jo, qué tío, y aparece en la pantalla a ganar programas después de muerto. O sea, como el Cid, pero en espantapájaros. Se nos ha quedado allí igual que un bausán, relleno de paja, pero con uniforme de combate, y todavía gana batallas. Es como un telecoco, penicilinorresistente, un hongo pertinaz, una tenia que se regenera y crece desde la cabeza. Y que aún sin cabeza sigue moviendo la cola. Calviño es la hidra de las siete colas. Y ya dijo él que Pilar Miró no tiene la salud de Hércules. Jaime CAMPMANY Citas literarias Sólo un diario de Madrid, conocido por su progubernamentalismo, ha defendido la reforma de la Puerta del Sol. Lo malo es que si toda la argumentación se parece a la literaria, de pobre defensa se trata. En efecto, el citado diario ha calificado a la histórica Puerta de rompeolas de las cuarenta y nueve provincias Las víctimas españolas atribuyéndole la deHay quien se plantea, y son finición a Antonio Machado. Pero más de uno y más de dos, que el poeta nunca dijo eso: se refirió la mejor pregunta que se le poen esos términos sólo a Madrid, dría hacer a los dirigentes lenicomo puede comprobrarse en nistas, revolucionarios o lo que cualquier edición de sus obras. Y sean, del pueblo de Badalatosa, no lo hizo una sola vez. La prique parecen sentir una especial mera ocasión fue en el poema amistad por Herri Batasuna y su En la fiesta de Grandmontagbrazo armado, es si saben cuánne composición incluida en el tos del millar de víctimas que lle- libro Nuevas canciones (1924) va a sus espaldas la banda de la segunda, en unos versos escriminales que se agrupan bajo critos en noviembre de 1936, las siglas de ETA eran andaludonde se reproduce la calificaces. Bastaría con repasar la lisción con leves variantes: romta. peolas de todas las Españas OVIDIO Enl 987 sonando. ¡Mucha suerte!