Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
O N la fiesta del 6 de enero tierrfl el largo ciclo de lai Naviüjtdcs. y en día l.i Egle i ccIcbíG kt m 3iii fesrad 4 n de ¡tn J 1 mundo, que es ID que Epifanía ngnifii iJ Iradu do a nuestra lengua. También se conm e m n i a la a d o r a c i ó n de Eos Reyes Magos, que según ruda las p r e s u n c i o n e s no f u e r o n ni res, ni reyes, ni magos, aunque sin duda exisücron y. lo que más nos pudiera miere ar (sobre ICKIO a lüs pequeños) rindieron pleiíC sía en Bcíi n portiidorcs de relíalos. C fiASTRONOHIA LA COMIDA DEL DÍA DE REYES Así como para las olías fechas navideñas la t r a d i d i í n ha fijado ciertas reíttas y usos gastir núm ¡cos, en el dia de Reyes no guardamos otra costumbre que la del roscón; eso sí. con U impórtame a ñ a d i d u r a de la sorpresa -o- haba posiblemente unji verdadera haba seca en los primeros tiempos, luego sustituida por una n- ionei a o por una figurila dr plací, vidrio, porcelana y hasta de plástico. Lo impórtame tiunca fue el hallazgo en sí, sino la suelte y ventura futura que prometía a quien L e n c o n t r a r a y que en ücmpos de griegos y romanoi llegaba a suponer un pasajero y circunstancial ejercicio de poder, que en la Edad Media aparejaba d e r l a s veniajas materiales... a condidí n de servir de diversión en la mesa de los poderosos y aguantar hirientes bromas durante un tiempo... Oíros recogen el posible íiTÍgen griego de la fiesta de Reyes como pervivencia de las Basilindas, coQvenicn temen le crisiiani adas. De hecho, seguimos coronando a quien encuentra el haba o la sorpresa, que se reviste de una efímera realeza- como recuerda Néstor Lujan. E l tonel o roscón en si no tiene ninguna complicaciún, y no conciliaria tanta expectación ü no fuera por el gmfícado simbólico que reúne: harina, m a n t e q u l l b azúcar molido, levadura, hijcvos. algo de sal, algo de naranja y l i món y algunas frutas confitadas son todo su secreto (más el amasado y el h o m o daro cstí) pero ninguna fiesta del día de Reyes lo es ya sin el roscón, que sirve para ej desayuno (como acompahamiento y contrapunio de los regalos) y no debe faltar a los pustres en la comida, ni con el cava o el champaña en el baile y c itillón de la noche de Reyes. De todas maneras, dedr de ese baile que tcrminarú en cotillón (y ii- mpre se dicej no dcjd de ser una redundanda. una vestidura retórica añddida, pues según el dicdonario, cotillón es dania con figuras en compis de vals, que suele ejecutarse al ítn de los bailes de soaedad- fiestas míe celebren el cotillón del úU de Reyes; y por razones simbólicas, puesto que ya pasaron los t i e m p o s del- s o c o n u s c o a q u e l h i r v i e n i e c h o c o l a t e de nuestros hisabuelos. para el que el roscón de Reyes estaba que ni pintado. La comida de la noche y del dia de Reyes es pues y sobre todo una comida de fiesta, en la que la bebida (príndpalmeme la eufórica y espumosa) tt; ndr ¡i prind p a l protagonismo. En la Edad Media se elegía como- r e y del haba al niño m pobre de la villa, se le engalanaba como a un rey y se le bacía beber, y cuando é bebfji, todos apuraban su copa clamando- j c l Rey bebe! Masta hoy nos ha llegado el roscón en forma de corona, con h s frutas confitadas a manera de piedras preciosas, y la costumbre de brindar a su alrededor y con ella como pretexto. Y ya no coronamos a un niño como gesto simK fhco porque hace tiempo que todos los niños se proclamaron a sí mismos reyes de la casa y muy cspcdalmentc en ese su día de Reyes y de regados. Este año es de esperar que i o dos encontremos el- haba y seamos coronados (o nos coronemos nosotros mismos) con una perpetua corona de papel de plata, con lo cual ya tenemos pretexto para levantar nuestra copa de cava y brindar por la común filiadad durante iodo el año. Ruperto DE ÑOLA Noticia L i coBtumbre del roscón d Reyes noa ha sido legedn de tiempos n uy lejanos. Nos tui llegado hasta hoy con fofma de corona con Irutos confluidos A manera de piedras preciosas L a costumbre del roscón de Reyes es, pues, muy posible que nos ha a sido legada de tiempos muy lejanos, e incluso que nos haya Uceado por muchos caminos finalmente comcidentes. Según el Evangelio de San M a t e o unos Magos venidos de Oriente a Jerusalfn preguntaron por el naado Rey de los judíos, y le ofrecieron- présenles de oro, incienso y mirra -Luego, a partir del siglo V I los Magos se hicieron también Reyes, en número de tres y con los nombres de Gaspar. Melchor y Baltasar (Apeüo A m e n o y Damasco en griego, y en hebreo, Galgalalh, Malgalath y Saradn) Hay que advertir que. según el sentido de entonces, mago era lo mismo (fue astrónomo, hombre s? hfíi o p krnso L a excitación de la espera de los regalos, y los regalos mismos, hacen de la noche de Reyes el acontecimiento más esperado del año por los niñoik, con la contradicción de que ocurre precisamente el último día de las vacadones: pero para los mayores, de cualquier edad y condidon, la expectación no es menor, pues a todos agrada c dar y recibir regalos. Esto ha hecho que bajo el árbol del día de la Navidad o en el aco de San Nicolás. Santa Claus, se reciban con igual ¿legría uniTs regalos ijue se anticipan a los que se redbirán el día de Reyes, y todos estibo dispuestos a aumentar su particular Olimpo de tan generosos personajes. D e d a el tan nombrado J J Rousseau que el hombre se mueve, en l ¿iníanda, por los dulces. en la madurez por la ambidón. o derto es que en la vejez vuelve a los dulces, si es que alguna vez los abandonó del t o d o El roscón de Revés OP es. a fit de cuentas, sino un bollo, más propio del desayuno que de la comida o la cena, y por eso no lo encontraremos en los restaurantes más que ese día, Y aún habria que aventurar que prindpalmente en los de los hoteles y salas de Días pasados tuvo ugar en Salamanca. en el trdnscurso de un almuerzo en el Campo de Tiro, la primera reunión oficial de la Cofradía Gastronómica de Salamanca, con jíistencia de la casi totalidad de sus veinticinco miembrosPresidida por Garios Sánchez Tabemero. la Junta Directi -a (de la que forma pane Federico Palacios, miembro lambichi de la Cofradía de la Buena Mesa) se propone difundir, reconocer y enaltecer (y también disfrutar) los fogones y productos de la tierra salmantina a veces injustamente olvidad, El menú, preparado por la cocina del Campo de T i r o contó con la ayuda culinaria de Tomasa Ledesma. viuda del famoso Nandi, Que regentara el bar de su nomore j u m o a la casa de las muertes- Entrada de setas, un consomt- S cardo, perdices estofadas y queso de Hmoja y pcrrunílias con el acom pan cimiento del vino de Soioserrano (cosecha particular) y el aguardiente de la lie rra. E n t r e sus proyectos está la creadón. en lugar de tan alta tradición académica, de una cátedra de Gastronomla. 43 I