Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR N yí 44 Éí OISCRIHINACiOÑ E L público ve y aplaude los quiebros y retjuícbros de Butragucno y UoreDlc, c d tdoloi madnIcñtR. El público, acuaatJo por U pasión les pide más. y más. V más, y mucbo más. Pues bien- Htamus en la obligación de decir, a riesgo de parecer mezquinos, que el público, al a d u a r de 1 1 modo ÍDCUITC en una grave irresponsabitidad. Sí, señoícs- porque l á en j u o la salud de un hombre: c defenu, VcámOfle por un insrante desprovistos de iodo acaloraQiiemo, Observemos con ¿tend ó n el cuerpo de esc defensa. 5 U gestos, sus djverue miembios V árganos. Entonces comprcnaeremos que esas solicitudes liedlas desde la grada soa Palabra de horror BUTRAGUEÑO Y LLÓRENTE irresponsables, allamenie pclignwaí. El defensa anda ya de forma un poco exiraña. Desde la giada. alguicn de fina visla osegura que sus piernas componen un 3 S de guia- Otros, vecinos de localidad, opinan que no, que esc nudo es una doble lacada, o en Iodo caso, un baÚcsmnguc. No sólo sus extremidades han quedado deterioradas. En su cuello es evidente una insólita rigidez y u boca permanece abierta. Da ICTTor pensar en el tiempo que pueden nece itar sus mandíbulas para volver a cerrarla. Quizá ya no lo consigan n u n c a quién sabe... Un tic ba venido a complementar el lastimo efecto producido por sus pesados movim i e n t o s C o n l i n u a m e n l e se rola los ojos con los dedos índices. Le duelen, no hay duda, le duelen mucho- Tal vez lus visiones han quedado icduddas a una e ede de fugaces relámpagos de cuero. A d e m á s d a grandes voces, gime. Y. lo que es peor: rota como una peonza. Es posible que su sentido del equilibrio esté ya dañado irre- misiblemente. Palabra de horror, es para estremecerse. Podemos sospechar que esc buen hombre jarnás volverá a ser el mismo. Y. sin embargo, ¡qué espanto, qué espanloT, d público les pide más a Butragucño y a Llórente. Más Untas, más regales, más genialidades. Hse púbhco- -pensamos de nuevo- -es irresponsable. Pero no queremos insistii más. Sabemos que nuestra recomendación será desoída, clamamos en el? je algún hincha, másdesierto, orno mucbo, conseguiremos que sensible que los demás, griíe desde su asiento: jCuidatki, Buitre, que se marea! h V en eso quedará todo nuestro noble empeño en velar por I3 salud del defensa, F 9 n CÍ 0 TORRUOS CANDELA 30