Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 1- 87- ESPECTACULOS -ABC, póg. 75 La semana El Ballet Nacional de España obtuvo gran éxito con sus dos nuevos montajes, El sombrero de tres picos y Los Tarantos que recogieron una abundante cosecha de ovaciones del público que llenaba el Teatro de la Zarzuela. Andrei Tarkovski falleció en una clínica de París. El cineasta soviético murió víctima de un cáncer a la edad de cincuenta y cuatro años. Su filmógrafía, resumida a sólo siete títulos, queda como una de tas más completas y consecuentes de la historia del cine. Transmisión simultánea de cuatro emisoras de radio. Las cadenas de radió en Onda Media Radiocadena Española, Radio Nacional de España, Cadena SER y COPE conectaron en la mañana del día 31 para dirigirse, por primera vez de forma simultánea, a todos sus oyentes a través de más de doscientas emisoras. Plácido Domingo, premiado por los críticos neoyorquinos. El tenor español fue elegido por la Asociación Neoyorquina de Cronistas del Espectáculo artista internacional del año por la campaña pro damnificados por el terremoto de México y la relevante actuación en la ópera Goya de Gian Cario Menotti, estrenada en Washington el pasado mes de noviembre con asistencia de Su Majestad la Reina Sofía. Hermfda y Gabilondo no pueden volver a TVE hasta el mes de marzo. Los dos profesionales, que debían incorporarse este mes a TVE al frente de dos nuevos programas, no podrán presentar ningún espacio hasta marzo, según el Consejo de Administración de RTVE. La imposibilidad se debe a sus apariciones en publicidad televisiva emitida recientemente. Indignación popular por el programa de fin de año de TVE. Sólo se salvaron Concha Velasco y algunas atracciones aisladas del naufragio del espacio Viva 87 que resultó un cúmulo de ordinariez, mal gusto y aburrimiento, y provocó la repulsa generalizada de los telespectadores. Pilar Miró recibe así la herencia envenenada de José María Calviño. lberpop- 87 abrió sus puertas. La muestra, inaugurada en Logroño, abarca toda una serie de ofertas para espectadores de todas ¡as edades: cine, vídeo y fotografía, en el espejo de la vanguardia. i Ingmar Bergman se mira en el espejo de Hamlet y sorprende y apasiona al público sueco La representación tiene lugar en los sentidos del público Estocolmo. Carmen Villar Estos días de fiesta lo son también de estrenos y en Estocolmo ha tenido lugar un acontecimiento teatral que muchos califican como el estreno del siglo el de Hamlet pieza de culto shakespeariano por excelencia, dirigida por el hermético y complejo Ingmar Bergman en el Dramaten (Real Teatro Nacional Sueco) El famoso cineasta nórdico se enfrenta por primera vez, a sus sesenta y ocho años, con la obra más representada del mundo, un drama sobre el que Voltaire, con ojo clínico nada certero, opinaba que, dada su vulgaridad, ningún público, por poco culto que fuera, permitiría que se representara en sus teatros Pues bien, este Hamlet bergmaniano llena diariamente hasta los topes las solemnes butacas del Dramaten. Peter Stormare (el Jean de la strindbergiana Señorita Julia que el público español pudo ver cuando el Dramaten visitó nuestro país) viste todas las tardes el manto del dubitativo Príncipe de Dinamarca para batirse con su trágico destino. ¿Cómo es su Hamlet pregunto a Bergman. Y él, con una sonrisa que pretende ser mefistofélica, contesta: Alto. El famoso director sueco, que huye como de la peste de poner etiquetas a sus obras, siempre toma a broma sus éxitos: Empezamos con La viuda alegre -d i c e- y terminamos con El imperio (nombre de un grupo rockero de estas frías latitudes) La representación tiene lugar en los sentidos del público. Yo doy solamente una sugestión. ¿Y por qué Hamlet ahora vuelvo a la carga. Tengo casi setenta años- responde- y es a esta edad cuando el hombre sabe apreciar de verdad a los clásicos, cuando sabe amar profundamente los grandes textos. Lo que no comenta el maestro -así le llaman sus alumnos y admiradores- es que su Príncipe danés se le parece mucho. El público se da cuenta cuando Peter Stormare aparece en escena: Es igual que Ingmar Bergman... Un autorretrato... El parecido es, efectivamente, asombroso, como en un espejo Este Hamlet de Bergman despierta la atención de los espectadores desde el primer momento. Lo que más fascina al cabo de la representación son los colores y la luz, que azota el escenario desde arriba, como un rayo láser que casi pulveriza a los actores con su intensidad. El rojo y el negro, blasones stendhalianos, son los colores que imperan a lo largo de la obra, los Ingmar Bergman favoritos de Bergman y símbolos respectivos de dos principios opuestos en un mundo de extremos, como es el del famoso director: amor y odio, vida y muerte. El Hamlet de Ingmar Bergman habla con el texto clásico, pero el nervio es actual. El montaje es atrevido, sensual, emocionante... El Príncipe danés es un intelectual chic que, a ratos, viste ropa de cuero y usa gafas de sol: negro por dentro, negro por fuera. A pesar de que todo el mundo conoce bien la trama, nadie parece darse cuenta de lo que pasa en el escenario. Como en las películas del sueco insigne, nadie entiende, de verdad, lo que ve. Las opiniones de los críticos son muchas y diversas. Sería osado dar juicios negativos sobre un genio nacional Así y todo, el crítico del Dagens Nyheter lo hace, pero con un subtono de respeto: Este Shakespeare no es digno de Bergman. Ni Bergman es digno de este Shakespeare. Genial o no, la representación no deja a nadie indiferente. Bergman sabe cómo fascinar a su público, que ni siquiera acusa la incomodidad de los asientos del Dramaten durante las tres horas y media que dura la obra. El final es rojo como la sangre... y negro como la muerte. Música metálica de rock ensordece y emociona... Después- como dice el autor- el silencio que al cabo de unos instantes es roto por la enorme ovación del público puesto en pie; Los aplausos son interminables, los bravos son sinceros. La gente adora a su ídolo. El Hámtet de Bergman recorrerá el mundo. Yukio Mishima, un samurai en el tocador de Madame de Sade Teatro del Sol presenta la obra en Oviedo Gijón. Manuel Robles La compañía Teatro del Sol presenta en Oviedo, durante tres días, su montaje Madame de Sade sobre textos del escritor japonés Yukio Mishima, un autor de moda, que se rebeló contra la mediocridad por medio de la milenaria técnica suicida del sepuku. En el reparto de esta Mada- montaje de Madame de Sade me de Sadé que se representa que el próximo día 8 será estreen el teatro Campoamor, figuran nado en Madrid, en el Centro Berta Riaza, Magüi Mira y Car- Cultural de la Villa, y cuya vermen Elias. Esta obra es la única sión catalana puso en escena el incursión de Mishima, exquisito Teatre Lliure en Barcelona. personaje defenáor de una tradición en retirada, en un teatro de La acción de la obra transcucorte occidental. A pesar de que rre unos años después de la reel escritor es fundamentalmente volución francesa. Interpretada conocido por sus novelas, siem- enteramente por mujeres, despre sintió una especial atracción cubre por distintos caminos- -sepor el mundo de la escena, cjué gún la sinopsis argumental- que consideraba uno ie los polos e) espíritu del marqués de Sade magnéticos de su obra. ha penetrado éri las protagonisJoaquín Vida ha dirigido este tas, fjóséyérídolas á distancia