Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 1- 87 ABC REPORTAJE A B C 53 na logística orazón de Andalucía El pueblo sevillano de Badolatosa, convertido en parada y fonda de comandos procedentes del sur de la región un puesto primordial dentro de la estructura política y ejercen poder sin menoscabo alguno, a pesar de presentarse aparentemente distantes. Entre éstas destacan una a la que llaman La Perdigona y la hermana de Romero, concejala de cultura en el Ayuntamiento. Esta infraestructura política no se queda tan sólo reducida a un ámbito local. Observadores entendidos manifiestan las claras relaciones, en muchos casos intensas, que CC OO del Campo en Badolatosa mantienen con el sindicato radical vasco LAB (Langile Abertzaleen Batzordeak) y cómo, junto con otro pueblo próximo, también en la sierra de Sevilla, Marinaleda, son receptores de ciertas cantidades de dinero, subvenciones directas del LAB. Fuera del territorio nacional hay numerosas relaciones públicas con Libia, Checoslovaquia- a donde han acudido muchos jornaleros de éste pueblo y otros próximos a trabajar y a realizar cursillos, no se sabe bien de qué- y con la URSS, cuyos funcionarios de la Embajada en España visitan frecuentemente Badolatosa. Según Jerónimo Rodas, todavía tenemos que fomentar más las relaciones con Libia, contactos que le debemos a Juan Antonio Romero, secretario en Andalucóa de nuestro sindicato que el dictador Gadafí declaraba zona de contraataque libio a las ciudades del sur de Europa, y, evidentemente, a España, tras el conflicto entre Libia y Estados Unidos en el golfo de Sirte, Romero y un grupo de estudiantes, profesores y jornaleros de Granada, Sevilla, Huelva y Cádiz, encabezados por Francisco Casero, dirigente del SOC (Sindicato de Obreros del Campo) asistían en Trípoli al desfile militar que conmemoraba el décimo aniversario de la Revolución Estudiantil: en aquel país. Entonces, la única bandera extranjera que ondeó en la capital libia fue la de la Comunidad Autónoma Andaluza. Pero tampoco hay que olvidar que Gadafi presta apoyo descarado a buena parte de los movimientos terroristas que actúan en el mundo libre. 1986- tres vascos, uno de ellos marido de la dulce Edurne Otro no tiene más de veinte años. Sus nombres no se dicen a los extraños; pero tampoco son conocidos por los no adictos al sindicato, y de éstos unos pocos tan sólo lo saben. Lo que sí conoce todo el mundo en Badolatosa es que alíí hay tres vascos que llegaron hace un par de días en un vehículo Ford Fiesta, matrícula de Madrid, de color marrón metalizado, y que sólo son una muestra de los que habitualmente pasan o se quedan unos días en la localidad. De hecho, cada día toma más cuerpo la idea de que comandos procedentes de otros lugares del Sur, como, por ejemplo, Málaga, permanecen algunos días en Badolatosa. Fuentes solventes consultadas por ABC daban como segura esta hipótesis. Es más, se referían a la existencia de refugiados pertenecientes a la banda terrorista. Entre los líderes de CC OO, en este pueblo sobresalen personajes como Antonio Cuadrado Pineda, alias Rubiche uno de los más próximos al comandante Romero y al Tito, y que ejerce una gran presión sobre los afiliados al sindicato; Francisco Mendoza Chacón, alias Chucho Ruiz Hidalgo, alias Chicuelo Juan León Linares, alias El Fraile e incluso familias enteras, como Los Caleros y Los Canitos. Pero no sólo los hombres. En el sindicato obrero tas mujeres ocupan Badolatosa tiene 3.109 habitantes, mil parados entre la población activa y su principal recurso es la agricultura: algodón y aceituna. El nivel cultural es muy bajo y más de novecientas personas no saben ni leer ni escribir. La mecanización no se da en las fincas colindantes, porque autoridades municipales o, lo que es lo mismo, del sindicato, no han permitido su entrada, evitando, por tanto, como sucede en Marinaleda, la paralización, un día sí y otro también, de las máquinas que zaNo se olvida que el mismo día en randean los olivos para que caiga el El sindicato comunista ejerce un poder totalitario: los habitantes no pueden ni votar libremente Algunos habitantes confirman la existencia de campos de entrenamiento en esta zona de la sierra sur andaluza Entretanto, los vecinos de Badolatosa siguen atentos los ires y ve Los dirigentes están en contacto habi- nires de los compañeros vascos pendientes, tual con Libia, Checoslovaquia y la jer, de que como decía aquella mu el día menos pensado ETA nos dé un mal rato URSS Miguel MARTÍNEZ fruto. El resultado son unos costes muy elevados en mano de obra v poca competencia frente al Mercado Común. Una cosa es evidente: el hambre en Andalucía y, concretamente, en pueblos de similares características a Badolatosa, es un mito. La realidad es otra. El caso del PER es un ejemplo claro de la coacción y poder totalitario que ejerce CC OO en el gobierno del pueblo. Cuando se sortea el empleo rural, tos primeros que obtienen trabajo son los del sindicato, y los que no pertenecen a él, ni salen. Es más, cuando alguno de los vecinos ha querido comprobar si su papeleta estaba en la urna, se le há prohibido hacerlo. Pero esto es sólo un ejemplo. En el caso de las elecciones generales últimas, las papeletas para votar se mandaban a los domicilios particulares y directamente los individuos eran conducidos a la urna, en donde no tenían más remedio que depositar lo que llevaban en la mano. Y al que no le sucedía esto, cuando llegaba al colegio y tenía que coger la papeleta, las cosas se ponían feas y un grupito atento a la decisión del vecino. Este, además, no podía siquiera ejercer su voto secreto, puesto que aunque había cabina, ésta no tenía cortinas, lo que para el caso era lo mismo. Yo exigí que hasta que aquello no estuviera en condiciones no se empezaría. Todo esto no es más que una anéc dota comparado con la situación diaria en el pueblo. Aquí, al que no comulga con CC OO se le tacha de fascista y si tiene un negocio se le intenta arruinar, prohibiendo la entrada a ese local a todos aquellos que lo pretendiesen, bajo coacción. Aquí no se puede hablar de nada El nivel cultural es muy bajo y unos pocos líderes han encontrado üri caldo de cultivo muy favorable ante tanta ignorancia. No le digo más que en unas votaciones, en vez de salir papeletas, los encargados del recuento se encontraron con 250 estampitas de la Patrona del pueblo. Aquí no existe la crítica desde hace diez años. Esto, comparado con la dictadura franquista, no sé qué decirle manifestó a ABC un concejal del Grupo Socialista, que, como ya se dijo antes, desde el homenaje a Brouard no ha vuelto a pisar el Ayuntamiento.