Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ABC CULTURA DOMINGO 4- 1- 87 La Casa de Alba recibió ayer la Medalla de Oro de Salamanca Salamanca. Iñigo Domínguez La Casa de Alba recibió ayer la Medalla de Oro de Salamanca en el transcurso de un acto presidido por los duques de Alba y al que asistieron las primeras autoridades de la ciudad. La distinción se ha concedido como muestra de agradecimiento por la restauración del palacio de Monterrey, construido en 1539 por el conde de ese nombre, título que también ostentan los duques de Alba. El especial cariño de los duques por Salamanca- -no hay que olvidar que en ésta provincia se encuentra la histórica localidad de Alba, de la que la Casa ducal toma nómbrese ha comprobado de manera singular en los últimos años. Recordemos que fue en esta ciudad donde tuvo lugar la presentación mundial de los dos espléndidos paisajes de Ribera descubiertos en el citado palacio, residencia habitual de los duques. Se rescataron así dos importantes lienzos de El Españoleto, que tienen especial valor por ser el paisaje muy poco frecuente en su obra. Mayor importancia aún la de la restauración de que ha sido objeto el palacio de Monterrey, en la que la Casa de Alba invirtió, sin ningún tipo de subvenciones, 126 millones de pesetas. El edificio, construido en la primera mitad del siglo XVI y obra maestra de la arquitectura renacentista, se restauró con métodos vanguardistas. El reconocimiento de la importante tarea llegó también a través de la organización Europa Nostra, ligada al Consejo de Europa, que concedió un premio a la Casa de Alba el pasado año. Esta es la primera vez- recuerda don Jesús Aguirre- -que el galardón se concede a una familia. El palacio es una de las joyas de nuestro arte plateresco, a pesar de que sólo se construyeron una de las cuatro fachadas proyectadas, que hubiesen hecho de él, según cuenta José Pijoán, el palacio particular más grande del mundo. Con el paso de Ips años, la fachada se vio afectada, igual que toda Salamanca, del llamado mal dé piedra, por lo que la Casa de Alba decidió, por propia iniciativa, restaurar la fachada (torreones, crestería y muros) cuyos desprendimientos comenzaban a ser un peligro para los peatones. Las obras comenzaron en 1979. Aquel año se colocó un andamio o plataforma definitiva que protegía a los peatones de las piedras que caían a la calle. En 1984 se iniciaron los trabajos que pueden considerarse de restauración, tarea que concluyó en septiembre de 1985. Los arquitectos que realizaron el proyecto fueron José Carlos Marcos y Pío GarcíaEscudero Márquez y el técnico Jerónimo García Gallego. Para la consolidación de los elementos que componen el edificio se aplicaron resinas y fibras de vidrio. En su Historia del arte José Pijoán escribe que el palacio fue construido para el conde de Monterrey, ex virrey de México Enriquecen la fachada- -escribe- tres torres que terminan en una crestería de platero. Los dos pisos inferiores de las alas del palacio tienen paramentos lisos y las ventanas carecen de decoración; toda la escultura se ha acumulado, con exquisito gusto, en la logia del segundo piso y en la crestería de remate. La sinrazón de las predicciones de Unamuno sobre el idioma gallego Galicia recuerda al autor a los cincuenta años de su muerte Lugo. Juan Soto Hay constancia de que, al menos tres veces, estuvo en Galicia don Miguel de Unamuno, de cuya muerte se acaba de cumplir medio siglo. Ni ese eventual contacto, ni la relación amistosa y admirativa que mantuvo con varías figuras de la cultura gallega, fueron suficientes para que don Miguel captase, en su cabal dimensión, algunas de las singularidades de una región que él vio consumida por la abrumadora laxitud de sus habitantes. En realidad, el sentimiento y e) pensamiento unamunianos respecto a Galicia son... unamunianos, es decir, arbitrariamente contradictorios. En 1903, el año que asiste al Congreso de Pedagogía que se celebra en Orense, subraya entre los rasgos c a r a c t e r í s t i c o s del hombre g a l l e g o la m a n s e d u m b r e y la blandura, asiento de un proceder acuoso, lento y obstinado Nueve años más tarde, el mismo en el que don Miguel actúa como mantenedor de los Juegos Florales de Pontevedra y es varapaleado en Miguel de Unamuno los p e r i ó d i c o s a santo de su furibunda crítica de las corridas de toros de las fiestas de La Peregrina, Galicia está ya habitada por redomados que se aprovechan cucamente de la protección del Estado y por paisanos que no cesan de quejarse de los impuestos, cuya liquidación con el fisco hacen tarde, mal y a la fuerza. Pero la paradójica inteligencia unamuntana se transforma en sinrazón cuando sus consideraciones coneiernen al idioma gallego. Don Miguel era visceralmente crítico con todo intento de revitalizar las lenguas catalana, vasca y gallega, para las que auguraba un tránsito cercano e inevitable, a fauces del castellano. En las Cortes Constituyentes de 1931, don Miguel, diputado por Salamanca, pierde la brújula y retoma el camino de pésimo vidente por el que ya había transitado en 1896, cuando escribió: El renacimiento del catalán es algo; el del gallego y vascuence, nulo. El gallego es castellano, porque su vida es el portugués. En 1934, el lingüista Unamuno, ya escarmentado definitivamente de la política partidista, la emprende contra la puerilidad ridicula de los galleguistas, que, con una mentecatez pseudocéltica y pesudosuévica inefable, han dado en las innovaciones diferenciales más camelísticas. ¡Haxádegos de caiderádegos! ¿Qué es esto? Pues... hallazgos de catedráticos. Que a semejanza del castellano hallazgo cuyo sufijo- a z g o- viene del grecolatino áticu han forjado de haxar (hallar) que, en rigor etimológico habría de escribirse, tanto en castellano como en gallego, según la derivación más probable, sin h inicial, un haxádego de catedrático, cadeirádego, y se quedó tan ancho el pobre diablo diferencial de semejante ocurrencia En 1936, muy poco antes de su muerte, don Miguel volverá a echar mano de los haxádegos de cadeirádegos para zaherir a ese gallego de formación de los galleguistas... esa especie de esperanto comarcal o regional A la vista del desarrollo conseguido por el gallego en los últimos años, parece difícil que entre las incontables cualidades de Unamuno pueda reconocerse la de la profecía. No empequeñece esta manquedad, así lo fuere, la enorme talia intelectual y humana del paradójico don Miguel, de quien continúan vigentes y desatendidas sus invitaciones a convertir en actuante el fondo, jamás agotado, de la suprema rebeldía A esa gigantez unamuniana tampoco le faltaron incomprensiones por parte de algunos gallegos. En la renovada maravilla de Salamanca se recuerda aún la estulticia de un gobernador civil, facturado allí desde Galicia, que el 29 de diciembre de 1966, ocupando la tribuna de la Cámara de Comercio salmantina, vituperaba a don Miguel de hombre nefasto para aquella ciudad. Los muros de la vieja Universidad no se desmoronaron porque eran tiempos aquellos en que una erosión, silenciosa e implacable, anunciaba vísperas agónicas para la mentecatez y el sectarismo. Granada conmemoró su toma por los Reyes Católicos en 1492 Granada. Inmaculada Vilardebó Un año más, y también bajo el signo de la división, Granada conmemoró al iniciarse el año la fiesta de la toma de la ciudad por tos Reyes Católicos, la celebración más antigua que conserva la ciudad. Miles de personas asistieron a las dos funciones- l a tradicional de carácter cívico- religioso de tremulación del estandarte real en la Capilla real y su traslado desde el Palacio Consistorial de Granada- que estuvieron precedidas por el saludo del concejal que portaba el estandarte al pueblo granadino, con las voces rituales: Granada, Granada, Granada, por los ínclitos Reyes de España Don Fernando V de Aragón y Doña Isabel I de Castilla. Viva España. Viva el Rey. Viva Andalucía. Viva Granada. Estos actos se desarrollan desde 1515, a raíz de la muerte del Rey Fernando de Aragón, quien lo dejó así establecido en su testamento, ai igual que la custodia del estandarte real de Castilla y su espada, que igualmente corresponde a esta capital granadina. La celebración fue empañada, como últimamente viene sucediendo, por una minoría perteneciente a grupos de extrema izquierda, colectivos musulmanes y andalucistas que realizan el llamado Paseo de los tristes junto al Darro, en un acto de desagravio ante lo que ellos denominan Día de luto para Andalucía fecha en la que culminó el genocidio de toda una nación como recoge un comunicado de L s Juventudes Andaíucistas. Ulcti ni t i3i í