Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 1- 87 INTERNACIONAL ABC 31 Remodelación delos órganos de decisión económica en el Gobierno de Hungría Kadar, un seguro de vida del comunismo en el país Javier G. Buendía La última reunión del año 1986 del Comité Central del Partido Comunista húngaro se celebró en un clima de inquietud por la crisis económica por la que atraviesa el país, y se decidió por los cambios de algunas de las personas directamente implicadas en la toma de decisiones económicas, tanto en el Gobierno como en el partido. El simple cambio de los nombres no parece, sin embargo, mejorar sustancialmente las expectativas. Quizá, y para que nadie se considere imprescindible en el puesto que ocupa, Kadar- que es lo permanente en la construcción de lo que se ha dado en llamar nueva Hungría -ha hecho rodar algunas cabezas del Gobierno y del partido. Según nos informa José Grau, uno de los cuatro vicepresidentes del Gobierno, Lajos Faluvegi, ha sido destituido de ese puesto, y del de presidente de la Oficina de Planificación Nacional, y sustituido por Laszlo Marothy. Dejan sus carteras el ministro de Finanzas, Istvan Hetenyi, que será sustituido por Peter Medgyessi, y el presidente de la Comisión Central de Control del Pueblo, Joszef Szakali, que será sustituido por Laszto Baliai. El partido también ha sido retocado. El Departamento de Política Económica del Comité Central tendrá a partir de ahora un nuevo jefe, Miklos Nemteh, que desplaza así a Baliai. Todos los cambios afectan a los órganos de decisión económica en una carrera a la desesperada por conseguir sobreponerse a la crisis. La Oficina de Planificación Nacional tiene un especial peso a la hora de decidir las líneas generales de la política económica. De ahí han partido las medidas liberalizadoras que hacen aumentar las semejanzas del comunismo húngaro, en materia económica, con un sistema de libre mercado. Én este sentido, si ya son una realidad las empresas mixtas, aunque con una mínima participación del exterior, ahora se contempla la posibilidad de permitir la entrada de empresas multinacionales, por medio de las cuales se pretende una mayor afluencia tanto de productos de consumo masivo como de la tecnología consiguiente. Pero a pesar de las reformas del llamado experimento húngaro auspiciadas por Janos Kadar, el país se debate en el mismo dilema de todos los del bloque: la fidelidad al marxismo- leninismo, con sus postulados económicos incluidos, y la introducción de la eficacia capitalista en ei sistema para salir del impasse Las mejoras conseguidas por Hungría, cuyo nivel económico es superior al resto de las naciones socialistas, se han logrado precisamente gracias a la puesta en práctica de ciertas técnicas del libre- mercado. Sin embargo, la liberalización pretendida por el Partido Comunista choca inevitablemente con su propio corpus doctrinal, en el que no caben experimentos al margen de la ortodoxia marxista, vigilada atentamente- y también de forma inevitable- desde Moscú. Los magiares se sienten molestos ante este tipo de afirmaciones- dicen que la independencia de nuestra política es indiscutible ya que se consideran libres de hacer y deshacer en todos los terrenos dentro de su patria. Pero si esto no es cierto ni en los países de más tradición liberal- por la multitud de dependencias que entraña toda colaboración, por más amistosa y cordial que aparezca- mucho menos lo es en el seno de una comunidad que se rige por unos férreos principios doctrinales, de los que no es posible olvidarse sin riesgo de quedar al margen (esto sería lo menos grave) de la efectiva colaboración y ayuda de sus miembros. Se multiplica, pues, la disyuntiva: urgen las soluciones; la imaginación capitalista pugna como un reto en la mente de algunos dirigentes comunistas húngaros- nos consta- hay un muro infranqueable de carácter ideológico: ¿Qué hacer? Pues, ante la duda, la libertad. Es decir, abocarse a una auténtica liberalización que pase por el logro de una soberanía no- e- na- je- na- da y el desbaratamiento de los engranajes que transmiten la fuerza al Gobierno de los magiares los comunistas soviéticos de turno. Quizá sea esto menos utópico que el rizo que intentan rizar los húngaros gobernantes con ese revoltijo liberal- autocrático, no propiciado, sino solamente consentido por Gorbachov. Puntos de interés Afp, Ap, Dpa, Efe, Reuter China. Otros dos obreros han sido detenidos por la Policía china como consecuencia de las manifestaciones estudiantiles. Con éstos, oficialmente se eleva a diez el número de personas no estudiantes detenidas desde el comienzo de la agitación hace poco más de un mes. Los dos obreros, calificados de agitadores trabajan en Wuhu, provincia de Anhui, y fueron detenidos durante una manifestación estudiantil que tuvo lugar el pasado 27 de diciembre ante el cuartel general de la Policía de esta ciudad del Este de China que sólo cuenta con algunos cientos de miles de habitantes. Grecia- Irán. Un refugiado iraní fue asesinado en plena calle de Atenas con cuatro tiros de pistola en la cabeza cuando se apeaba de su coche para ingresar en un club noct u r n o El muerto se l l a m a b a Ajmad Musagadabi, tenía unos treinta años de edad y vivía en Grecia como refugiado político desde 1981. A unos cien metros del lugar del atentado fue encontrada una bolsa de plástico que contenía un arma automática, cien balas y un pasaporte. La Policía griega cuenta con muy pocas pistas para seguir el caso. Suráfrica. Al menos una persona (una mujer de raza negra) resultó herida ayer en una explosión ocurrida en un edificio de oficinas en el centro comercial de Johannesburgo, según testigos presenciales. Miembros de las Fuerzas de Seguridad surafricanas acudieron inmediatamente al lugar de la explosión. y acordonaron la zona, mientras llegaban varias ambulancias. Según algunas versiones, el estruendo de la explosión pudo oírse en todo el barrio y un testigo dijo haber visto un par de zapatos de hombre en la calzada. Líbano. La línea de demarcación de Beirut ha sido el escenario de violentos enfrentamientos el pasado viernes tras una tregua de varias semanas, al tiempo que en el sur del Líbano se han iniciado las negociaciones para la puesta en práctica de medidas de suavización en torno al campo palestino de Rachidiyeh. Doce personas han sido heridas en intercambios de disparos de uno y otro lado de la linea divisoria entre el sector musulmán y el cristiano. Por su parte, las autoridades libanesas pidieron ayer a los países capaces de ayudar al Líbano que intervengan en favor de la paz en Oriente Medio. ANTES DE ELEGIR SUS REGALOS ¡VISÍTENOS!