Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 28 TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 4- 1- 87 S E van a producir, d e n t r o ya de unas semanas, unas importantísimas elecciones en España que nos afectan a todos, pero cuya preparación- que existe y se intensifica día tras día- parece que transcurre en otra galaxia: la de los complicados y, sin embargo, rectilíneos pasillos de la Conferencia Episcopal española, lugar abierto a todos y, sin embargo, tan hermético que ni siquiera el nombre de su calle figura en el Diccionario de la Academia. Los setenta y tres grandes electores (tres cardenales, once arzobispos, cincuenta y nueve obispos residenciales y auxiliares) han de elegir, en febrero próximo, al presidente de la Conferencia Episcopal, en una asamblea plenarta a la que también podrán asistir, con voto consultivo, tos dieciocho obispos dimisionarios, dos de ellos cardenales. Estas elecciones motivarán seguramente cambios importantes en la Comisión Permanente, en el Comité Ejecutivo y en las Comisiones Episcopales, después del resonante fracaso de un proyecto de reforma de todo el organigrama de la Conferencia, que se ha producido recientemente y delque no se ha filtrado una sola línea a la Prensa. Es curioso que mientras nuestros obispos alientan a los cristianos para que participen en la vida pública, suelen retraer toda la información sobre la vida pública de la Iglesia, cuyas incidencias debemos adivinar a veces por procedimientos próximos a la nigromancia. Aunque todo se disimula con divinas palabras, lo cierto es que los sondeos, presiones y conjeturas de nuestras ruidosas elecciones políticas son un juego impreciso frente a las técnicas semejantes que se utilizan, sólo entre bastidores, para este proceso electoral de la Iglesia española, en el que todos los católicos nos jugamos muchísimo. No muy lejos de estas páginas, por ejemplo, ha aparecido hace poco un formidable toque de rebato electoral, con el endoso clarísimo a uno de los candidatos a la presidencia episcopal, la sutil descalificación de otro y la propuesta subliminal de un tercero en discordia (que según mis noticias tiene más bien poco que hacer) para remachar el objetivo principal. círculo del cardenal, y el intencionado retraso de años en la elevación al cardenalato del anterior nuncio, monsePor Ricardo de la CiERVA ñor Dadaglio, delegado nuestra pequeña verdad sobre problemas tan para una determinada política eclesiástica en esenciales y tergiversados sobre el de la teo- la España de la transición? logía de la liberación, y expresemos ahora 2. En este periodo se han comunicado a nuestra preocupación sobre las próximas los fieles documentos de excepcional valía elecciones a la presidencia de los obispos. (alguno de ellos después de tormentosa hisEl actual presidente, don Gabino Díaz Mer- toria interna en la Conferencia) que, sin embargo, según sus propios panechán, arzobispo de Oviedo, ha giristas, apenas han calado en la ejercido ya su cargo durante dos opinión pública española. El protrienios, desde febrero de 1981. pio presidente de la Conferencia Necesita, pues, ahora para una ha definido la situación eclesial reelección que, según acaba de de hoy como letárgica Cuandeclarar noblemente (y creo que do no parece que el Papa Juan sinceramente, pese a que en Pablo II pueda convivir fácilmencampaña electoral vale casi te con el letargo. todo) no busca las dos terceras partes de los votos. No faltan en 3. Los vientos de la Iglesia la Conferencia Episcopal voces universal impulsan hoy a los ca (silenciosas) que pretendan aplitólicos a una milítancia mucho car otra vez en este caso el prinmayor, no a la inhibición y el macipio de inercia, y opten por una rasmo, ni menos a la politización nueva reelección. No faltan, enalienante en que durante los petre los portavoces de la oscura riodos que ahora terminan han campaña exterior, quienes nos vivido los movimientos apostóliRicardo de la Cierva cos e incluso los propios medios adviertan, con actitud próxima al Historiador chantaje piadoso, que cualquier de comunicación de la Iglesia, propuesta en favor de otro candisobre alguno de los cuales, didato (sobre todo si se apunta que Roma le rectamente dependiente de la Conferencia favorece) puede en realidad perjudicarle, Episcopal, ha recaído, por parte de la opinión como si esto fuera una Iglesia cismática o ga- pública, el duro veredicto del abandono. licana y no la católica, apostólica y romana que nos enseñaron nuestros padres en la fe. 4. De hecho muchos católicos españoles nos hemos sentido desasistidos e incluso No voy a asumir ahora irreverentemente el abandonados por nuestros pastores en comlema de la revolución mexicana: Sufragio bates tan vitales como el de la enseñanza, el efectivo, no reelección, porque el famoso PRI de la resistencia al marxismo (sobre el que la tiene mucho mejores imitadores en el Estado Conferencia nunca se ha pronunciado) e inactual que en la Iglesia de España. Pero si cluso, pese a declaraciones insuficientes, el queremos atender a algunos signos de tos del aborto y el de la degradación de los metiempos como suelen decir los falsos progre- dios públicos de comunicación. Sí, ya sé, hay sistas para llevarse el agua a su molino, so- declaraciones y documentos. Eso: declaraciomos muchos los católicos españoles que ve- nes y documentos. ríamos con gusto un cambio profundo en la 5. La ambigüedad e incluso la ilusión con dirección de la Conferencia Episcopal ante el que ciertos sectores de la Iglesia recibieron la evidente cambio en los signos de los tiempos, y tras agradecer el histórico servicio de llegada de los socialistas al poder, para dereconciliación y de orientación que se nos ha sembocar después, ante las realidades de la presunta justicia social en la decepción y La verdad es que, enfrascado en varios li- dado desde la actual presidencia en el sexe- las tardías lamentaciones. nio que ahora termina: bros de profundización histórica (dos de ellos La lista podría engrosar y detallarse. No sobre la vida contemporánea de la Iglesia en 1. Este periodo ha sido la continuación de hace falta. Claro que no pretendo, con estas España y en América) me preocupo ahora menos del comentario sobre la actualidad, a la etapa 1972- 1981, regida por el cardenal líneas, representar a nadie, aunque me costa la que espero precisamente en la Historia; Tarancón, que ya es historia, reduplicativa- que muchos católicos comparten estas ideas. pero acabo de tropezarme con el Canon 212 mente hablando; es decir, que ya no es ac- No diré una palabra sobre otros candidatos ni del nuevo Código Legislativo de la Iglesia y tual. ¿Significa algo o no significa nada la in- trazaré el retrato robot que está en la mente mediata aceptación por Roma de la dimisión de muchos, y cuya silueta en negro queda no puedo resistir la tentación de obedecerle. Los fieles- dice su párrafo tres- tienen el del cardenal, un hecho inesperado en el clara en los cinco puntos anteriores. Pero muchos católicos no quisiéramos que el derecho, a veces incluso el deber, en razón próximo presidente de la Conferencia Episcode su propio conocimiento, competencia y pal se designara por el principio de inercia, prestigio, de manifestar a los pastores sagrasino por la exigencia de cambio, aire fresco y dos su opinión sobre aquello que pertenece vitalidad pastoral. Que no se aplicara más el al bien de la Iglesia y de manifestarla a tos Spain is different en la Iglesia de Juan Pademás fieles, salvando siempre la integridad UNA CASA EN LA MARINA blo II. Cuando un reciente congreso de la de la fe y las costumbres, la reverencia hacia Iglesia española recomendó la prohibición de 2 Habitaciones y jardín. los pastores, y habida cuenta de la utilidad 3 Habitaciones y Jardín nuestros nuevos mártires, y el Papa Juan Pacomún y de la dignidad de las personas. desde 1.650 X 00 Pts. blo II se dispone a elevar a los altares a Este Canon, que confirma plenamente lo que UN CHALET, 3 Habitaciones, nuestras tres primeras nuevas mártires que ya había enseñado Pío XII sobre la necesii 300 m 1 da jardín desde dieron, con su sangre, un testimonio de redad de que se suscite una opinión pública en 2.400.000 Ptas. Para iníomiarso: 1 conciliación mil veces más profundo que toel seno de la Iglesia, justifica en que, ante MAGDALENA PASCUAL navas moxmus CONSTRUCCIÓN DE r CON fAClUOAOES SM HIPOTECAS das las reticencias y las cobardías, y los euciertos silencios de quienes habrían de hablar C Princesa, 2- MADRID mCLUTE UN VALE POS. 100.000 P U S EN MUEBLES Tete. 12418071- 2418072 femismos y oi, letargos. y callan, digamos desde el último banco EL 212 L 4OO.OOO pta