Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama DOMINGO 4- 1- 87 A RAMÓN CASTRQVIEJO, i IN MEMORIAL MIGO don Ramón, vayan estas líneas de agradecimiento en nombre de cientos de miles de personas. Yo, que puedo retratar, y los miles que pueden ver y leer. ¡Ver! Soy fotógrafo. Sin la vista que estoy disfrutando- gracias a su benevolencia- puedo inmortalizar a personas que acuden a nuestra ayuda. ¿Cómo anda de vista? -m e preguntó cuando fui a visitarle en su fabuloso sanctorum en su clínica en Nueva York al final de la Quinta Avenida. -Bien, don Ramón. Aunque siempre queremos ver mejor, con más optimismo. Con tanta bomba atómica ¿han hecho algo a favor de la vista cansada? ¡Esto! -m e dice, y saca de su bolsillo sus gafas. Ya me quedé tranquilo. Me miró en su silla de consulta, apuntó unos números que yo no entendí. Fui a su óptico y por primera vez estrené gafas trifocales. Las mismas que usaba él. Tenemos- como hoy toda la Humanidadla vista cansada. A este gran hombre ya no sabían cómo agradecerle en el mundo entero. Cuando ya aquí en Madrid me llevó a su banco de ojos -creado por é l- para retratarle, vi un montón de marcos, uno encima de otro, y al preguntar de qué son, me contestó con su increíble modestia- -Son papeies enmarcados. Al mirarlos, los papeles eran nombramientos, agradecimientos, doctor honoris causa y reconocimientos por más de ciento veinte mil intervenciones de dos generaciones. Don Ramón, para mí era un bienhechor y para mi profesión una bendición. Ya retirado de las consultas, un día me llamó para retratarle operando. -Pero, don Ramón, ¿no está usted retirado? -N o puedo- m e contestó- voy a hacer un trasplante de córnea a un perro de un amigo mío. Y ahí fui. Mirarle era una tranquilidad absoluta, con sus gafas con lupa (invento suyo) Pero lo impresionante era ver la expresión de los doctores alrededor de él mirándole operar. Don Ramón Castroviejo era un gran amante de la fotografía. Conocía sus secretos y la importancia de la fotografía en la ciencia. (Y aquí tengo que hacer una comparación con otro genio español- otro Ramón, pero de apellido- el primero que realizó fotografías en color en España, año 1900: don Santiago Ramón y Cajal. Castroviejo, conociendo el valor para el futuro de sus trasplantes de córnea, realizó películas de los mismos que existen hoy día como consulta en todos los centros de investigación. Gracias por todo, don Ramón; por la seguridad nuestra de saber ver y saber captar con nuestras manos sin temblar el instante exacto, cuándo apretar el botón del disparador... Juan GYENES A METER CASTAÑAS ESA RANUF A. ffc N Ato 4 4 Planetario POBRE, CHICO... EL QOE MINISTRO S I no fuera por lo ricamente que se debe de vivir de ministro, resultaría dramático ser ministro en España. A Barrionuevo, por ejemplo, le sale un lobanillo purulento llamado Dudú debajo de la oreja. Ledesma, que lleno de buena voluntad quisiera presidir la procesión del Corpus de Toledo, acaba por resignarse a verla pasar desde un balcón porque el arzobispo don Marcelo, poco amigo de ciertas contradicciones, le prohibe lo primero. En cambio Narcis Serra, que se pirraría por lucir un uniforme lleno de resplandores en la pechera, renuncia, nadie sabe a qué se debe el duro sacrificio, a compartir con los generales las ceremonias de la Pascua Militar y no digamos nada del sacrificio de Alfonso Guerra, que disfrutaría lo suyo si pudiera ir a Palacio a explicarle a las infantas los secretos de Mahler y de Antonio Machado. ¡Dura vida la del ministro socialista ante sus legítimos deseos y sus anticuados compromisos! Pero donde se colma el cáliz de la amargura ministerial es en ese saco de insatisfaccio- CELINE PARÍS FELICES REYES Hoy abrimos de 12 a 8 mañana, lunes, de 10 horas a 10 noche CASTELCO, 72 Tel. 276 26 44 nes llamado la OTAN. Dicen los ministros que España no pondrá tropas más allá de sus fronteras, como hacen otro de sus consocios y en lugar de oír el aplauso de la oposición- esa fantasmagoría en torno a Rodríguez de Miñón y Hernández Mancha- lo que oye son agrias reclamaciones para que el Gobierno explique de una vez en qué consiste la participación española en la OTAN. ¿No le convendría a esta España cerril de la movida, el rock y el mírala, mírala del viejo cantor de don Francisco, prohijado ahora por todos los Ayuntamientos socialistas del país, enviar todos los años unos contingentes de autonomías variadas a europeizarle más allá de los Pirineos? Parece que no. Én eso, según se ve, la ectoplámica oposición y los ministros están de acuerdo. Lo que conviene es que nuestros quintos sigan siendo unos palurdos apegados a sus montañucas y sus porquerizas. ¿Qué puede aprender un ampurdanés en Sevilla o un pacense en San Sebastián? ¿Para qué enviar a unos leñadores vascos al Valladolid de los viejos grandes escultores, o a un gallego de las paleolíticas pallozas a la superolímpica Barcelona? ¡Nada! O nada bueno, que eso está claro cuando de lo que se trata es de volver a los tiempos anteriores ai proyecto inverosímil nacido en Asturias el siglo VIII, que decía Julián Marías el otro día, sin tener encuenta que Ignacio Olagüe, sostenía en un interesante libro publicado en 1969 que los árabes jamás invadieron España y que por tanto ese proyecto de la reconquista no es más que un cuento de Maricastaña. Hagan lo que haga, los pobres ministros no tropiezan más que con la incomprensión y la crítica. Eso debe de amargarles las existencia, digo yo. Si alguno, harto de tanta molestia quiere marcharse, que avise. Somos muchos los que nos apuntaríamos para tan desatinado puesto de sacrificio. Lorenzo LÓPEZ SANCHO