Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 4- 1- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 17 Escenas políticas Terrorismo Bajo el título Campaña de invierno publica un comentario editorial La Vanguardia al que pertenece este párrafo: El estallido de unos artefactos en Navacerrada abona la tesis de que el ingenio colocado por ETA en Baqueira no iba contra nadie determinado. Estamos ante el mismo tipo de agresión que el desplegado este verano en algunos centros característicos de la industria turística. La cuestión, para la organización terrorista, es conseguir sembrar la alarma en los lugares que, para su sosiego, eligen mucha gente en los días de vacaciones. Estas brutales acciones están en la línea destructiva de los distintos movimientos subversivos que colean en Europa, para beneficio de los adversarios de! sistema democrático. gios para la fiesta nacional, sino un trato justo, acorde con su tradición, con el número de espectadores que arrastra (más de treinta millones el año pasado en más de cinco mil funciones taurómacas en toda España) y a que es la fiesta más querida por el pueblo español. Quirófano El presidente de los Estados Unidos se somete mañana a una intervención quirúrgica. La segunda en su mandato. Según la mayor parte de los especialistas, la poca importancia de la misma y la fortaleza física del presidente no hacen presagiar dificultades mayores. Queda un aspecto por valorar, como la tensión psicológica del mandatario norteamericano ante el acoso interno del Irangate y la ofensiva pacífica soviética: Sajarov y el alto el fuego en Afganistán. Pero está claro que el presidente de la primera potencia, del mundo se siente seguro de sí mismo y durante su periodo operatorio y postoperatorio no hará cesión alguna de sus poderes. Algo poco gratificante para los agoreros que le quisieran ver ahora mismo fuera de la Casa Blanca. Toros Tienen razón los taurinos cuando se lamentan de que la fiesta nacional se ha convertido Injustamente én la cenicienta del mundo del espectáculo. Se olvida que se trata del segundo espectáculo de masas de la nación, que atrae un dineral en divisas y que, por h i s t o r i a y también por cultura, es el de mayor arraigo popular. No se han atendido las peticiones- justísimas- de la Federación taurina respecto a la supresión del impuesto del IVA, como parece que se va a hacer con el deporte. El vicepresidente de la Federación se lamenta en estas mismas páginas de la falta, de unión de los taurinos para conseguir lo que otros logran representando espectáculos de carácter minoritario. La Televisión no puede seguir ignorando las corridas dé toros o reduciéndolas a una emisión semanal en la segunda cadena a una hora de flaca audiencia. No se piden privile- Una plaza El intento de apropiación por parte de un club deportivo de una plaza pública de este barrio madrileño sigue dando todavía que hablar. Aunque las obras están paralizadas de momento, los vecinos no las tienen todas consigo y han comenzado a desplegar pancartas que acusan de! atropello al alcalde y a la Gerencia de Urbanismo. Barranco, Tierno no lo hubiera hecho reza una de ellas. Esto ultimo no lo sabemos, pero lo qué parece claro es que si una plaza es pública, lo es a todos los efectos. OVIDIO OS socialistas de Cádiz celebraron en la noche de Fin de Año la que ya se conoce como Fiesta de los Abrigos. Si los liberales doceañistas eligieron Cádiz para celebrar las Cortes de la P e p a ¡Viva la Pepa! aquella Constitución que mandaba a todos los españoles ser justos y benéficos, los socialistas de la Tacita de Plata han promulgado allí la nueva Constitución del Abrigo Libre. La tierra, para el que la trabaja, y el abrigo, para quien lo pille. La Fundación Social y Cultural de Cádiz convocó a los militantes y simpatizantes del PSOE a una fiesta en la noche de San Silvestre. Se trataba de recibir a 1987 en solidaridad y compañerismo. El propósito de la Fundación era loable, pues no sólo se ofrecía diversión y esparcimiento a los esforzados militantes del partido, caballeros de carné, cofrades de la rosa y congregantes de la mamandurria, sino que se les liberaba del gran bostezo nacional de la televisión. Ni siquiera a un militante puede pedírsele tanto sacrificio. Una cosa es sufrir todo el año a don Pepote Rodríguez de la Borbolla, incluso pagarle avión propio para que lleve a todos ios rincones de la Tierra el mensaje verdiblanco de Andalucía redimida y autonómica, y otra cosa diferente es aguantar la despedida del año pegado al televisor. Demasié para el cuerpo, tronco. Ni don José Federico de Carvajal, poetapolítico en arte mayor y predicador de ovejas, resistiría una dosis tan fuerte. También la televisión puede matar de sobredosis. La Fundación Social y Cultural organizó bien las cosas. A lo mejor, para otra cosa, nó, pero como organizadores, nuestros socialistas no tienen precio. Ahí están, como ejemplos, el referéndum, la almoneda de Rumasa y la cacería misteriosa de los patos de Doñana. Si lo de la televisión sale mal, es porque a nadie le puede salir bien. Quien tenga mejores ¡deas, que salga y que las diga. Los socialistas de la Fundación dispusieron un guardarropas con cuatro servidores y varios guardas jurados. Se trataba de que cada L socialista, al final de la fiesta, recogiera su propio abrigo. Al fin y al cabo, era socialista aquel presidente de las Cortes, don Julián Besteiro, que al preguntarle los señores d i p u t a d o s agobiados por el calor del verano, si podían quitarse las chaquetas, respondió: Sí, pero cada uno la suya. Don Julián, que era profesor, o sea, como don Enrique, sabía lo que se llevaba entre manos y con qué clase, de sujetos se estaba jugando los cuartos. Los servidores del guardarropa y los cuatro guardas jurados pertenecían, naturalmente, a las bases. Su obligación: votar y guardar los abrigos de los psoeñoritos y de las esposas, acompañantes y compañeras de los psoeñoritos. Cumplieron bien su deber los de las bases hasta entrada la madrugada. Con el fresco del alba, las bases empezaron a notar un cosquilleo en el estómago, que estaba pidiendo a gritos una copita de heré y una tapita de argo para entretener el hambre. Total, que a las bases se les bicharon las narices y, abandonando el guardarropa, se lanzaron a la conquista de la barra. Natura, compare. ¿O es que a las bases no se les seca el galillo, y no tienen sus tripitas que zurren cuando andan vacías durante algún tiempo, y no tienen derecho a moharse los labios el día de Año Nuevo? Porque si no tienen derecho a nada de eso, a ver para qué hemos inventado el rodillo, mi arma Total, que los socialistas de la fiesta empezaron a coger abrigos por su cuenta, sin control de los responsables, ni los tiques del comité organizador, ni vales del comisario político de la Fundación, ni ná de ná ¡hala, a caño libre! Cada compañero a se llevó el abrigo que más le gustaba de los que quedaban a mano, y un abrigo de lince que debía de pertenecer a algún socialista de los de la jet de Marbella o de los madamases de Madrid, despertó especial atractivo. Aquello fue peor que la noche de San Bartolomé. Don Julián Besteiro, desde su tumba, se echó las manos a la cabeza, mientras exclamaba: ¡Estos socialistas de ahora son de abrigo! Jaime CAMPMANY Enl 987 ¡Mucha suerte!