Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 4 DE ENERO DE 1987 ABC El dardo en la palabra REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID Gran desastre, este de AP, admirablemente glosado por un cronista, días pasados, el cual demandaba para el p a r t i d o un l í d e r que pueda confrontarse con Felipe González Como confrontarse significa estar o ponerse una persona o cosa frente a otra bastará con que ese personaje se plante ante el presidente del Gobierno y le mire a los ojos; no parece difícil para un político, aprovechando un momento de descuido. El currante del boli querría decir enfrentarse, verbo este último que, por cierto, sufre fuerte zurra cuando tantos manifiestan que hay que enfrentar tal o cual situación, en lugar de afrontarla como es debido. El rock de los prefijos es de aquelarre. FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA LLA acaba de triunfar en Las Vegas... El refinado presentador de TV empieza así la loa que abre camino hacia la pantalla a la formidable estrella que va a cantar. No sabemos a quién o a qué se refiere esa ella propinado como introito. Sólo al final de su ditirambo revelará el nombre de la eminencia: ¡Edith Stevenson! El pulido presentador, quod candidos habet dentes porque tiene dientes de escarcha, sonríe de oreja a oreja, satisfecho de haber clavado un rejón a la lengua española. Si dijera, como debía: La cantante que vamos a escuchar acaba de triunfar en Las Vegas se parecería poco a los héroes yankis de la antena, con lo cual sería su mérito más escaso. Produciría, además, menor suspensión; aquel giro, por lo contrario, prende los sentidos de quien escucha, por el hecho simple de ser extravagante y porque deja los ánimos ansiosos de colgar aquel ella a un nombre común o propio. Tensa el arco de nuestra curiosidad hasta el punto irresistible en que dispara la flecha del nombre anhelado (y, tal vez, desconocido) Si ese modo de hablar triunfa, dispongámonos a contar, llegando furiosos a casa: El me ha puesto una multa. Es tan cafre que no ha atendido a razones. Yo sólo había detenido el coche en doble fila para tomar una copa. Cosa normal, ¿no? Se trata de un policía municipal. Chocar, pasmar, maravillar... son los músculos que mueven la lengua de tantos locuaces, aunque hablen con el vientre (o con más sur) Y, al servicio de esa furia exhibitoria, ponen en marcha el énfasis o el descoyuntamiento de las significaciones, tomando rábanos por hojas. Deberían tener la humildad del perro soviético, ¿recuerdan? En una exposición canina coinciden un chucho de Londres, otro de Varsovia y un tercero de Moscú. El inglés, rabierquido, rizado y presuntuoso, comenta: Pues yo, ladro y enseguida me dan carne. El polaco interroga: ¿Qué es carne? Y el ruso: ¿Qué es ladrar? Muchos de nuestros charlatanes no se paran a averiguar: sueltan cuanto les viene a la boca, sea gargajo o destilado humor gongorino. Así, el que informa que, en una de las actuales inmundas guerras, se han pactado cien días de alto el fuego A los combatientes se les va a dormir el dedo de tenerlo tanto tiempo inmóvil en el gatillo. Porque alto el fuego es la orden que da el oficial para que cesen los disparos por cualquier causa. Pero si ésta es un convenio que establece un paréntesis, tal silencio se llama tregua, voz definida en el Diccionario como cesación de hostilidades por un determinado tiempo Demasiada sutileza, sin duda, para el escribiente bombástico. E HEGEMONÍA lo que pasa en términos guerreros) Narrando qué ocurría el día de las elecciones vascas, una locutora de pantalla anunció, en hora de máxima expectación: Vamos a conectar con los cuarteles de invierno de los diversos partidos. Imagino que produjo perplejidad general: ¿qué hacían, en pleno otoño, los partidos metidos en sus cuarteles invernales? Y, ¿por qué se ponían a hibernar cuando tenían que andar a la rebatiña de escaños? Énfasis, énfasis; a la linda vizcaína no le bastaba con decir sedes locales o, incluso, si a lo remontado se inclinaba, cuarteles generales Ignoraba qué eran los cuarteles de invierno, pero debían de sonarle a mucho. Y es que, cuando oyó hablar de ellos, no tuvo la franciscana humildad del perrillo moscovita para preguntar: ¿Qué son? Dentro de esa crisis aliancista leo: Herrero de Miñón es superior a Osorio en el dominio del Parlamento. Énfasis gigante y con chorreras: ¿qué demonio de dominio será el del señor Herrero, cuando no consigue colar ni siquiera una enmienda lilipuInformó luego de que los nacionalistas tiense? Y, de ser superiores sus fuerzas, estaban cosechando mayor respaldo ¿cuánta no será la extenuación que padeporque cosechar, aunque resulte insensato ce el señor Osorio en la Carrera de San en tal contexto, le pareció más enorme que Jerónimo? Obviamente, no es dominio lo obtener lograr o alcanzar En esa que ejerce el primero, sino que, en opinión misma vena inflada, y con motivo de la di- mal manifestada del opinante, es más hábil misión del señor Fraga como jefe de la o brillante o incordiante o bullidor en el paoposición, ha podido leerse que ejerce lacio de frente al Palace. plenamente desde ayer como un diputado Aun ese vocablo, dominio, parecía incomás Lo cual, como decimos por Salaloro a otro comentarista político que, venmanca, que está muy bien eso de ejercer teando aires vascos, profetizaba la víspera plenamente de poco. Dígase, pues, que en de los comicios autonómicos: La hegemoEspaña ejercen plenamente de parados nía del partido que gane será de dos o tres tantos o cuantos millones (que ya no se escaños. Pues ¡vaya hegemonía! Consulsabe, por los submarinistas) Pero, a pesar temos el Diccionario: Supremacía que un de su degradación, la ubicuidad del decaíEstado ejerce sobre otro; como Macedonia do jefe permanece, por testimonio del mis- sobre la antigua Grecia. Eso sí que lo era; mo informador, según el cual, apeado de o la actual de las superpotencias. Un poder su asiento, fue a sentarse junto a los de- grande sobre otros poderes, una prepondemás diputados No es nimio el volumen rancia magna, un imperio abrumador: tal es del señor Fraga; parece, sin embargo, hiel significado de la palabra, introducida del pérbole que posea perímetro bastante para griego antiguo por los franceses a princiestablecer juntura con cien diputados. El pios del siglo pasado e incorporada a nuesnarrador intentaba, tal vez, decir que tomó tro idioma hace cien años. Aguantaba bien, asiento entre ellos, a ejercer plenamente pero se nos ha puesto tan mustia últimade uno más. mente que ya sirve para expresar que un partido cuenta con dos diputados más. Pronto, si el partido es de fútbol, afirmaremos que el vencedor impuso su hegemonía por un gol. O advertiremos: No hables para eso con el marido; dirígete a la mujer, que es la hegemónica. Oro en lingotes Monedas Krugerrand Diamantes CIOD Centro de Inversión del Oro y del Diamante, S. A. Torres de Jerez. Plaza de Colón, 2 I Teléfs. 419 68 91- 94- -MADRID- 11 Un maese Pedro particular debería andar tras los pasos de tantos colosalistas verbales, como ángel de la guarda, recordándoles que toda afectación es mala. Parecen infinitos los oriundos de aquel pueblo grandilocuente donde llaman antílopes a las cabras, y al alcalde, con ese mismo nombre multiplicado por- ón. Fernando LÁZARO CARRETER de la Real Academia Española La parla militar sucede a muchos y le roban expresiones con el acierto que vemos, o la convierten en metáforas de errada puntería. (Mal síntoma, claro, el de explicar