Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 3- 1- 87 ESPECTÁCULOS A B C 79 Crítica de cine Días rebeldes de Albert Magnoli Prod. Schaffel Chapín para Lorimar (USA) 1986. Director: Albert Magnoli. Guión: Evan Archerd y Jeff Benjamín, según un argumento de Archerd, Benjamín y Susan Williams. Fotografía: Donald E. Thorn. Color. Música: Alan Silvestri, con canciones de Mr. Mister. Andy Taylor, Stevie Nicks, Graham Nash, John Parr e Inxs. Duración: noventa minutos. Principales intérpretes: Mitch Gaylord, Janet Jones y Michelle Phillips. Salas de estreno: Paz, Real Cinema y Richmond. Documental gimnástico, trufado de elementos melodramáticos, con música discotequera y conclusión patriótica. La juventud sigue siendo mayoritaria a la hora de entrar en los cines norteamericanos, y por ello continúan haciéndose películas destinadas a su gratificación. Padres torpes, aunque sean casi siempre bienintencionados, y dificultades que parecen insalvables, pero que al cabo resultan vencidas por el protagonista, y además amor en dosis variables, fotografía más o menos publicitaria y mucha música, con más ritmo que melodía. Tal es la fórmula más generalizada, y tal es el esquema fundamental de Días rebeldes American Anthem de Albert Magnoli. La originalidad de Días rebeldes viene dada por la dedicación de los protagonistas. Tanto Steve como Julie son gimnastas. Ella ha llegado de Nueva York a California para entrenarse en el mejor gimnasio, el Top, y él, después de haber sido estrella del rugby americano y gimnasta, por problemas de entendimiento con su padre, en el paro, parece dispuesto a abandonarlo todo. Los problemas de Julie con alguna de sus compañeras y con el entrador, que impone la música con que la muchacha ha de actuar en los ejercicios en el suelo, y los de Steve con su progenitor y también con el propio entrenador, que le reprocha su escaso entusiasmó, se verán finalmente superados, Albert Magnoli muestra ser un realizador efectista, que subraya caprichosamente los pasajes melodramáticos de! telato, forzando fa escasa expresividad de sus intérpretes; éstos acaban pareciendo orientales por su apoyatura gestual. Días febeldes no pasa, en definitiva, de ser una sucesión de vídeo- clips con el cachas Mitch Gaylord y la esbelta y potente Janet Jones como ejes de cada supuesta narración parcial. No cabe juzgar aquí su labor como actores, pues apenas si tienen ocasión de lucir algo más que posturas. Entre el reparto de los actores que no saltan, se cuelgan de las anillas o se lanzan desde la barra fija cabe señalar a la en tiempos exquisita Michelle Phillips, que aquí aparece incorporando a la madre dei protagonista. Días rebeldes concluye con el espíritu exaltadamente patriótico que Ronald Fteagan ha sabido infundir en los Estados Unidos y la bandera de las barras y estrellas al fondo, como una moraleja a digerir por la juventud norteamericana, seguramente tan abrumada como las de otros países, de Oriente o de Occidente, ante su porvenir inmediato. Pedro CRESPO México reduce a la mitad los Cineastas soviéticos recuerdan impuestos a las empresas teatrales a Tarkovski Moscú. Efe El Sindicato Soviético de Trabajadores Cinematográficos y el Comité Estatal de la URSS de Cinematografía hicieron pública una nota de pésame por la muerte del director de cine soviético Andrei Tarkovski, fallecido hace tres días en París. En la nota necrológica se destaca que Tarkovski fue una prominente personalidad cinematográfica, cuyo arte floreció en su tierra natal En una referencia directa a su abandono de la URSS, para instalarse en Occidente, la nota dice que en los últimos años Tarkovski tuvo un difícil periodo de crisis, vivió y trabajó fuera de su país, cosas en las que no se puede pensar sin amargura y pesar y añade que es imposible aceptar esto o llegar a reconciliarse con ello A pesar de este reproche, la nota de los cineastas soviéticos finaliza señalando que la memoria de Andrei Tarkovski es querida para la cinematografía soviética, para sus discípulos y camaradas Andrei Tarkovski, junto con Konchalovski, el más importante director de cine soviético de los últimos años, abandonó su país en 1984, después de que sus últimas películas le ocasionaran numerosos problemas con las autoridades soviéticas. Poco antes de su muerte, Elem Klimov, presidente del Sindicato de Trabajadores Cinematográficos Soviéticos, había afirmado que Tarkovski podía regresar a la URSS cuando deseara. México. Torcuata Luca de Tena Los impuestos sobre los ingresos de las empresas teatrales acaban de reducirse en México del 15 al 8 por 100, casi la mitad. Siempre fue tradicional en este país un gran respeto fiscal por las manifestaciones culturales. Y es así que las cantidades originadas por derechos de autor, lo mismo si proceden de libros que de teatro, cine, música o televisión, están exentos del Impuesto sobre la Renta. Para los ingresos de taquilla teatral existía tradicionalmente un miniimpuesto del 2 por 100, que fue elevado en 1974 al 5 por 100, y que, inexplicablemente, ascendió a un 15 por 100 en 1985. Esto representó la ruina para los empresarios teatrales, quienes, no obstante, estrenaron el pasado año ciento veinte obras en los difentes cuarenta teatros de la capital, pero- salvo excepciones- sin obtener beneficios o, los más privilegiados, un beneficio mínimo que no compensaba ni la devaluación de la moneda ni los riesgos del capital invertido en un montaje escénico. La mayor parte de las empresas cerraron el año con pérdidas, algunas cuantiosas. El teatro dejó de ser negocio en 1986. Los enseres subieron en un 150 por 100, y, aunque los precios de las localidades pasaron de mil quientos pesos a cuatro o cinco mil, esta cantidad resultaba exorbitante para el público, con lo cual el número de asistentes bajó sensiblemente. En lo que atañe al montaje, los presupuestos más altos fueron los que invirtieron Irán Eori en Por la calle de Alcalá (un popurrí muy valioso, de números musicales españoles, en los que se gastó sesenta millones de pesos) otra comedia musical, La maestra milagrosa cuyos empresarios se gastaron veintiún millones, y La casa de Bernarda Alba de García Lorca, interpretada por Nati Mistral, siempre en la brecha, que costó cuatro millones. Divida usted por seis y hallará las cuentas en pesetas. Entendiendo que no convenía gravar al teatro con demasiadas cargas, el Estado ha disminuido al 8 por 100 sus impuestos sobre taquilla, quedando libres de otros gravámenes los resultados finales de las empresas de teatro. Las producciones independientes en este último año bajaron sensiblemente y no hubo más que tres autores- o coperativas de cómicos- que se atrevieran a sufragar sus propias obras. D La actriz alemana Grete Mosheim falleció el pasado lunes, en Nueva York, a causa de trastornos circulatorios, según el parte médico. La mitad del cielo y Ran mejores películas del año Madrid Las películas La mitad del cielo de Manuel Gutiérrez Aragón, y Ran del japonés Akira Kurosawa, han sido elegidas mejores filmes español y extranjero de 1986 por los críticos de la revista Reseña de literatura, arte y espectáculos Los críticos destacan en la ctnta españoia el espléndido tratamiento de la crisis social y moral de España de los años sesenta, mientras que en la película japonesa resaltan el enfoque épico de la adaptación de El rey Lear de ShaRespeare. En la última votación fueron eliminadas Sacrificio de Andrei TarkosvskL, y El color púrpura de Steven Spielberg. PRESENTA DE NUEVO AL HUMORISTA CANARIO MANOLO VIEIRA en su SHOW RÍETE UNA HORA ANTES Y SU ESPECTÁCULO DE ARTE ESPAÑOL GRAN GALA DE REYES 27: ¡7 8 0: 27- 5 2