Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XII ABC Reediciones ABC 3 enero- 1987 Historia El carrusel de los políticos José Luis Fernández- Rúa Ediciones Rialp Madrid, 1986. 286 páginas Diario de viaje aItalia, por Suiza y Alemania Michel de Montaigne Edición y traducción ¿le J. Casáis Pons. Ediciones Península Barcelona, 1986 Este diario de Montaigne constituye una lí- serenidad; es decir, al reposo en el camino. rica y divertida exaltación del viaje como cir- Acusada personalidad de Montaigne, neuróticunstancia itinerante, como acompañamiento co y alto: es decir, muy inteligente. Puentes dulce de vivir. Sí, el tema de los viajes ha inquietantes en la vida de Montaigne que aparecen en este diario de rosas: Sé detiene sido sumamente utilizaMontaigne ante las devociones humanas del do por el escritor de alma inquieta o sosegada. Busca luz en sus alma ancha. Y lo sigue andares de peregrino intelectual, que nació siendo. Ya que hemos en el castillo de Montaigne el 28 de febrero hablado dé circunstande 1533. Vivió para hacer unos estudios cia, citemos a Ortega, mundiales y un diario excepcional, que es el que le entusiasmaba de nuestro comentario. Busca luz- estamos viajar en automóvil con el diario- en sus andares como ya hedescubierto. Machado mos consignado, sí, y no importa repetirlo, nos dice que viajaba para más tarde convertir el pensamiento en en tren, en departaparajes amorosos, en líricos jardines, en esmento de tercera clase. tancias gratas y de paz. Y no es hombre trisY Azorín, viajero de te Montaigne. Nos lo dice él mismo: Yo soy pausas y posadas, a de los más exentos de esta pasión- l a tristeveces se incomoda con za- y no siento hacia ella ninguna inclinación lo largo y molestísimo M. de Montaigne ni amor. del viaje. Llega a nuestras manos ahora el diario de Tal vez los dolores de vientre del iluminado viaje de Montaigne, muy cuidadosamente edi- metafísico, los dolorosos males de piedra y tado. En seguida nos percatamos de que via- demás monsergas que le dañaban le hicieron jar no es sólo asomarse a una ventana o ce- dejar a un lado, en la cuneta de sus sueños, rrar los ojos. Es algo más, es aproximarse a circunstancialmente, tas dolencias espirituales las almas, a las piedras, a los jardines, a los que sufría en tiempo de soledad o ante la dicementerios... Casáis Pons, que traduce el li- fusa melancolía de un paisaje desierto, sin bro, nos habla de los interesantes avatares rosas, sin terminar de ver. de este diario, en el que el gentilhombre señor de Montaigne, con el pretexto de tomar El libro es excelente. Constituye un lujo exaguas medicinales por el mal de piedra cepcional el hecho de poder ahora viajar al que padece, recorre lugares de Europa y nos lado de Michel de Montaigne. Por Italia, Franacerca a lo que pudiéramos llamar la teoría y cia, Suiza, Alemania. Nadie se podrá arrepráctica del balneario. Y es tan delicioso y pentir de vivir en sueños de colores esta sencillo lo que se nos expresa en el diario aventura de oro, rigurosamente inteligente. -parece ser que escrito nada más que para uso personal- que, en todo momento, la iroJosé Luis MARTIN ABRIL nía refinada supera a la posible vulgaridad de los motivos físicos imprescincibles. Los detalles del relato- porque éste es un libro de detalles- resultan sumamente curiosos y entretenidos; detalles sobre costumbres, horas, ciencias, comidas, sociedad, cultura, economía, alojamientos, religiones... Énfasis en el lenguaje, sí, muy propio del siglo XVI. El BODÍIQUES miércoles por la mañana los señores de Estissac y de Montaigne fueron a besar las maREBAJAS nos del duque. Ello, en Ferrara, donde un INVIERNO, 86 rosal florece todos los meses del año. José Luis Fernández- Rúa es un periodista enamorado de la Historia. A él. -se deben títulos inolvidables como España secreta, Medio siglo de crónica escandalosa o sobre los dos ensayos de República que ha tenido España. Siente por la historia reciente española una infinita ternura. Se diría que el siglo XIX y lo que llevamos del XX ejercen sobre él una magia especial. A ese cariño se une su pro- fundo conocimiento de los hechos y su magnífico arsenal de datos y citas casi desconocidas. Si a todo esto agregamos un estilo literario claro y directo, de periodista, con unas inagotables dosis de ternura e ironía, nos encontramos con este nuevo libro, alegato contra la intolerancia, que es El carrusel de los políticos. Leyéndolo nos damos cuenta que ei español no cambia, que sus errores se repiten de manera sistemática, lo que nos hace ser un punto escépticos en cuanto a esta reiteración de catástrofes nacionales. El nos cuenta las causas de estas repeticiones y analiza, con ironía y agudeza, con gracia literaria y sentido periodístico, todos esos males tan consustanciales con nuestro carácter como son la intolerancia, el fanatismo o la cerrilidad. Manuel Blanco Tobío, en el prólogo, señala que este libro es una reflexión analitica. de la: historia que tan desventurados hizo a tantas generaciones de españoles. Libros como éste- agrega Blanco Tobío- inducen a una inmersión profunda en nuestro carácter y es de esperar a salir de ella curados de nuestros propios venenos: El encanto de El carrusel de los políticos es su optimismo. Porque tras desgranarnos una serie de anécdotas, ocurrencias, hechos históricos de todo jaez, amargos unos, desenfadados otros, José Luis Fernández- Rúa apunta por la ilusión y la esperanza. El lector que guste de la historia y la intrahistoria, por el ser y el sentir de los españoles, por todo lo que constituye nuestro ayer y nuestro hoy, encontrará en estas páginas un bálsamo para sus meditaciones y para sus sonrisas. Porque por aquí desfilan Cánovas, y Azaña, y Sagasta y el camaleonismo político, y aparecen los cursis y los gajes de la censura y una breve y sabrosa antología de textos testimoniales que abarcan desde Jovellanos a Largo Caballero, para cerrarse con unas frases del Rey Don Juan Carlos abogando por la concordia de su primer mensaje a los españoles. Como dice el propio José Luis Fernández- Rúa, los españoles, afortunadamente, se dan ya cuenta de que un discrepante, aunque sea hablando de política, no es el enemigo público número uno. Si acaso, un adversario. Y para esto no hace falta descomponer el gesto ni alzar la voz Por fortuna también, la esperanza y él optimismo quedan en el ambiente como una nueva luz de la historia. Serena y ilusionada. Santiago CASTELO CHITA No se cansa el escritor, que muere cerca de los sesenta años, de enseñarnos a su manera los paisajes que presencia, las ciudades que visita, los consejos que recibe, dolamas que padece, cómo le sientan las, en parte, proxenetas aguas medicinales... Michel. de Montaigne, ilustre caballero, en un principio dicta sus emociones o frialdades a un secretario, para después, a la mitad del camino, ser el propio autor quien nos habla en primera persona, muy significativamente, con delicia e ingenio. Montaigne es un devoto del agua como lo es de la belleza. En este relato íntimo la ciencia de describir, de descubrir también y de estar, adquiere características de modelo trascendente. Se reposa el arte y se pide consejo a la amable O Donnell, 2O Núñez de Balboa, 37 FABRICA DE MODA GRAN LIQUIDACIÓN DE RESTOS DE EXPORTACIÓN Todo en punto. Tenemos abiertos dos locales con moda joven, señora, caballero, niño, complementos y artículos de regalo Calle Virgen del Lluch, 38. A la altura de Quintana (B. Concepción) Calle Beato Berrio Ochoa, 8 (en el mismo edificio) DOS ÚLTIMOS DÍAS DOMINGO (9 a 20 horas) LUNES (9 a 24 horas) IÜIHHUÜ)