Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 62 TRIBUNA ABIERTA VIERMES 2- 1- 87 E S lo cierto que desde los albores de ía historia de la civilización el pago de los tributos ha constituido un penoso deber. El grado de cumplimiento de esta obligación de contribuir ha estado sujeto a circunstancias cambiantes de espacio y tiempo, pues la moral política- y por tanto, la mora! ¡fiscal del ciudadano- se ha configurado siempre sobre la idea que el propio contribuyente tenía del Estado, de su Estado. En los tiempos previos a la modernidad, las relaciones fiscales se desarrollan en el marco de un Estado aún inmaduro. El gravamen de las contribuciones fueron causa de numeró sas revueltas que hicieron cambiar el curso de la Historia; no en vano las tensiones provocadas por la recaudación de los impuestos representa la forma más antigua de la lucha de clases. Así, la exacción de determinadas contribuciones durante el reinado de Roboam causó la segregación del Estado de Israel; la excesiva presión fiscal de la tierra en los inicios del Renacimiento provocará que los campesinos apoyen decisivamente la reforma luterana, e igualmente razones tributarias llevarán a los puritanos a impulsar la gran revolución del siglo XVII contra el gobierno de Carlos I, para que, más tarde y también por un odiado impuesto, se desencadenen los hechos que darán lugar a la independencia de los Estados Unidos. Todos ellos son ejemplos que muestran cómo el sistema tributario ha sido, a lo largo de la Historia, un elemento esencial en la dialéctica individuo- Estado, un sistema referenctal de gran valor en el turbulento diálogo social que ha tratado de encauzar el problema de la existencia colectiva. Sin embargo, con el Estado moderno que surge de la Revolución Francesa, la tributación dejará de ser una imposición basada en ta fuerza y la opresión para representar una deuda común de los ciudadanos, a la vez que el precio de las ventajas que a ellos procura la sociedad que les da cobijo. La tributación, en definitiva, pasa a fundamentarse sobre el principio de equivalencia Es entonces cuando la conciencia fiscal del ciudadano, nacida con los arbitristas del siglo XV, adquiere pleno valor y se desarrolla paulatinamente hasta nuestros días. Desde aquel momento, la resistencia fiscal basada desde tiempos inmemoriales en justificada reacción contra la opresión y el abuso de los poderosos, puso su acento en la falta de contraprestación en la relación tributaria con el Estado, en un pago psicológicamente sin motivo, en un sentimiento de aportación sin re- FABRICA PE MODA GRAN LIQUIDACIÓN DE RESTOS DE EXPORTACIÓN SOLO TRES ÚLTIMOS OÍAS VIERNES a DOMINGO, de 9 a 20 h. Todo en punto. Tenemos abiertos dos locales con moda joven, señora, caballero, niño, complementos y artículos de regalo Calle Virgen del Lluch, 38. A la altura de Quintana (B. Concepción) Calle Beato Berrio Ochoa, 8 (en el mismo edificio) propio ordenamiento jurídico, tradicionalmente constituido en un orden coercitivo basado en la Por Joaquín de ARESPACOCHAGA relación compulsiónsanción, para transfortorno, unido todo ello al ancestral oscura- marse paulatinamente en un sistema permisimiento que siempre ha acompañado a todo lo vo, meramente indicativo en muchos casos, tributario. La mentalidad fisca! que entonces un orden que confía en ta responsabilidad se conforma vendrá configurada como una ciudadana que nace de la libertad- En una variable fiel del grado de conciencia cívica de sociedad moderna, como pretende ser la la comunidad, por su actitud hacia lo público. nuestra, la sanción moral cobra mayor protaPorque no debemos olvidar que el cumpli- gonismo que la sanción legal, que se conviermiento de la obligación de contribuir a las te en complementaria de aquélla, en un recargas públicas, como toda relación ético- sorte secundario. social, ha sido, y es fundamentalmente, una Hpyt sin embargo, un nuevo problema viecuestión de educación, de civismo. A la recíne a agravar está disfunción: el agobiante déproca, la ordenación por el Estado de esta ficit de las economías occidentales, qué hace parcela de su actividad financiera estará caer a algunos dirigentes en una inercia peliacorde con la disposición del individuo en grosa de voracidad fiscal, repercutiendo soeste sentido. bre los contribuyentes todo el peso de una fiEs aquí donde hoy el ciudadano español nanciación imposible, aplicando de una forma sufre un sentimiento de frustración, en su rela- obtusa la vieja solución shakesperiana de alición con el Estado, pues éf progresivo desa- viar los males desesperados con soluciones rrollo de la conciencia cívica que se detecta desesperadas. Esta alevosa urgencia puede en nuestra sociedad no se ve txwrespondido llevar a los gobernantes a anteponer lo transipor la actitud de aquél hacia el contribuyente, torio a lo esencial, a riesgo de socavar el fonadoptando una postura un tanto hobbesiana, do cimentador de todo sistema tributario: la basada, fundamentalmente, en la imposición propia aquiescencia del ciudadano. del temor como toda relación, V no en la soPor todo ello, desde el Poder se debe pro cialidad natural como debe corresponder a una comunidad socialmente desarrollada, ba- curar atender a lo esencial, a lo prioritario, sada en el binomio libertad- responsabilidad educar las conciencias, acercando la mentalidad fiscal del ciudadano a la idea del do ut como fórmula de convivencia. des a la noción de intercambio, aproximará, Esta actitud inconsecuente adquiere su en definitiva, el deber fiscal a la moralidad del máxima representación en nuestro régimen individuo. Todo esto contribuirá a estimar y sancionador tributario, uno de los más riguro- ennoblecer el cumplimiento fiscal, desarraisos de la Europa occidental absolutamente gando definitivamente aquel trágico sentir podesproporcionado y tercermundista, más diri- pular que consideraba la conducta defraudagido a crear un clima de temor y amedrenta- dora como una moral de costumbres miento que a lograr su aplicación práctica, lo Completada hoy la transición política, le que, además de atentar contra los principios de seguridad jurídica y eficiencia normativa, queda a nuestro país superar una transición revela una preocupante falta de equivalencia más ardua: la transición social en la que el en el trato hacia una mayoría de ciudadanos español adquiera profunda conciencia de coconcienciados de sus obligaciones para con munidad y un abierto sentido de solidaridad. su comunidad. Un régimen basado en una A la feliz consecución de este objetivo, la Adprofunda desconfianza hacia el contribuyente, ministración está llamada a desempeñar un en una actitud trasnochada y anclada en vie- papel trascendental, recurriendo a fórmulas jos topismos que, poco a pócó, van quedan- acordes con el sentido cívico y el equipado periclitados por la abierta y responsable miento cultural que hoy disfruta nuestra sodisposición del español hacia lo público, ha- ciedad. ciendo de su vocación de solista carne de anticuario. En definitiva: este inadecuado planteamiento, como todos los represivos, revelan una actitud de debilidad del represor, acomeATRÉVASE A JUGAR Y A GANAR tiendo el problema del fraude desde lejos, no sabiendo separar el bálago del grano reCON EL NUEVO curriendo a una labor de intimidación indiscriJUEGO minada, que le hace caer en la indiferencia ESPECIAL PARA m ¿t film hacia aquellos que cumplen adecuadamente SUPEHJÜQAOORES B con sus obligaciones tributarias, con el grave EltB efecto de desánimo y desconfianza que esto Eün produce en el honrado ciudadano. Me viene DE R O S A A NVENTA EN: -UN BERNARDO. Í 7- 2 B 015 MABSiD aquí a la memoria el agudo Víctor Hugo de TELS. 9 3 3 9 9 33 221 SI 76 233 79 84 Los Miserables No hay malas hierbas ni hombres malos. Sólo hay malos cultivado- Descuento 20 o presentando este anuncio res. Demasiadas veces desde el Poder se olvida que administrar no sólo es exigir, perseguir, constreñir, castigar, sino, sobre todo, educar, enseñar y estimular. Es precisamente AGRADECE A SUS CLIENTES LA en este punto donde los responsables de las ATENCIÓN DISPENSADA EN SU fuerzas públicas no están a la altura del conNUEVO ESTABLECIMIENTO DE tribuyente español. El creciente grado de conAvenida de Betanzos, 67 cienciación cívica que va adquiriendo el ciuy les desea unas muy felices fiestas dadano medio debe modificar el talante del LA MORAL FISCAL Au