Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 54 ACE bastantes años, Kawashima me dijo. que no quena morirse sin estrechar la mano de Franco. Ambos tenían entonces mucha edad y no pudo ser. ¿Por qué el vicepresidente, y portavoz dé la Dieta, del Partido Liberal- Conservador, que. ha venido gobernando ininterrumpidamente el Japón desde la posguerra, sentía un punto de admiración por un gobernante tan poco liberal como el nuestro? El me lo dijo: porque e! general Franco, contra todas las tendencias fáciles de la época, que presenció el derrumbamiento de algunas Monarquías, consideró que la única solución viable para España, tras su muerte, era restaurar una Corona qué tenía la sangre de cien reyes. Instaurar, decía el régimen, para no enmendaíla. Recuerdo a Kawashima, con su eterno y enorme puro en la boca, a la manera de otro gran estadista contemporáneo de su generación, pero éste occidental. Y a veces me pregunto, perversamente, si algunos jóvenes políticos fuman habanos por el deseo subconsciente de suplir con inhalaciones la falta de inspiración; con aspiraciones la carencia de imaginación. Ignorando que el viejo proverbio salmantino, puesto ai día, nos advierte que lo que la experiencia no da, la nicotina no presta. Confundiendo la imagen del político- que es el resultado de larga formación- con la política de imagen- que es pura técnica de información. Y me vienen a la memoria estos viejos conocidos japoneses por una reciente y grata peripecia personal, que ahora no hace al caso. Observaba yo que Japón y España no tenían hasta ahora más que tres puntos de contacto: uno histórico, otro cosmológico y otro psicológico. El primero ha sido el aislamiento en todas sus dimensiones, el encierro en sí mismos lejos de las civilizaciones que se desarrollaban en China y en Europa, dedicados a la forja de dos pueblos, austeros y belicosos por- necesidad y retrasados en su plena incorporación al mundo moderno; pero, aquí acaba esta similitud, para nuestra desgracia. En el aspecto cosmológico, sólo recordaré que el sol que allí nacía cada mañana- con una indescriptible belleza, que yo he presenciado en su ancha frontera marina- -aquí se ocultaba, finís terrae durante milenios, también con majestad impresionante, como si después de su periplo incansable de- TRIBUNA ABIERTA VIERNES 2- -87 H ESOS MAGOS DEL ORIENTE puñado de arroz. ¡Por Dios, no es que ganen poco, es que trabajan mucho! (Y aquí el viejo Por Miguel JUSTE IRIBARREN chiste español: ¿Trabajando? Así, cualquiecidiera que ya no había gran cosa que ver; ra. Claro, cualquiera que sea japonés. Pero no quiero acabar sin dejar bien claro hasta aquí llegaría la coincidencia, si no hubieran decidido españoles y japoneses que el verdadero secreto a voces de su triunfo: lo era oportuno lanzarse a averiguar, más y que se ha llamado Japón, S. A. El Japón más allá, nuevos ocasos, y aquí les gana- es una gran empresa, una formidable máquina de exquisito equilibrio y delicadamente enmos, porque España llegó a América hace grasada, de la que todos los jacinco siglos y Japón sólo ha des. poneses se sienten accionistas. cubierto Europa hace cinco lusEmpresarios, trabajadores y polítros. En cuanto a la analogía psiticos, hombro junto a hombro, cológica estriba en que ninguno cierran filas. Cuando los petrodóde ambos pueblos tiene prisa; láres iniciaron la penetración fieso sí, ahí acaba el parecido: nanciera- a l mismo tiempo que porque los españoles no creecomenzaron a comprar el Occimos que vale la pena tener pridente palmo a palmo- los gransa, mientras los japoneses creen des mamuts nipones se juraque vale la pena no tenerla. mentaron para impedirlo, lleganEsos tópicos que todos conodo a intercambiarse grandes cemos: lentos, pero seguros paquetes de acciones. Y su Go sin prisa ni pausa etcétera, bierno, como agente comercial. ellos, además, los ejercen. ReEn un país como España, que cuerdo aquellas elementales cainventó la guerra de guerrillas, la ricaturas de hace veinte años, quinta columna, que desde el cuando los occidentales, absorCid hasta Hernán Cortés tuvietos en la contemplación de sí M. Juste Iribarren ron que hacer las conquistas por mismos, lejos- su atención de Abogado su cuenta, esto de ir todos a una otros mundos- a l Sur y al resulta impensable. Este- que despertaban del sueño de siglos, creían que los japoneses eran unos miles de Allí los políticos empiezan su carrera, o sus turistas con máquinas fotográficas al hombro, probabilidades de gobierno, a la edad en que interesados en copiar la torre Eiffel, el Parthe- aquí los jubilamos. No es el carisma su virtud non y la torre de Londres, ert un intento de principal, ni la más apreciada, sino la pacienreproducirlos. Craso error. Lo único que los cia y la armonía. Un japonés es apto para el japoneses han retratado era aquello que no gobierno no si tiene muchos seguidores, sino pensaban copiar; con tenerlo en estampitas, cuando tiene pocos enemigos. ¿Ven ustedes bastaba. Hoy día, en que ese Imperio de anticómo esto puede retratarse, pero no imitarguas tradiciones y modernísima tecnología ha se? También, así, cualquiera. Cualquiera que llegado a ser la segunda potencia económica no sea español. Aquí todos están dispuestos mundial, el Japón es el país que tiene más a ser presidentes a los setenta años. Pero sin robots por metro cuadrado. Y cuanto más interrupción, desde los cuarenta. mecanizan sus fábricas, menos paro les agobia. Vamos a tener que ir todos allá, con la Tienen políticos que saben que las riquemáquina al hombro, a ver si nos enteramos zas las producen otros; tienen sindicatos que de cómo se las han arreglado. Pero me temo saben que su prosperidad e influencia depenque no saldrán en las fotos. de de la eficacia de una larga marcha en común, y tienen empresarios que saben que No saldrá en las fotos su espíritu competiti- serio es un privilegio que tienen que ganarse vo. Competencia contra todos, pero cohesión cada día. Por eso, modestamente, tienen un entre sí. Observen ustedes: cuando hablamos lema: Allá donde vaya el Japón, iremos con de las industrias y las multinacionales de Oc- él. Los más agudos comentaristas sospecidente decimos ésta, ésta y ésta Cuando chan lo contrario: a donde ellos empujan, va nos referimos a las suyas decimos los japoel Japón. neses Compiten, sí, entre ellos; si no ¿cómo podrían competir con los demás? Y no es que copien, es que tienen el genio- e l sentido común, que es lo genial- de la adaptación. Se vigilan constantemente entre sí, y ANUNCIO DE CAMBIO con admirable agilidad se renuevan. No es DE DOMICILIO SOCIAL que todos los gigantes japoneses tengan La Sociedad Automóviles, Camiones y idéntica estrategia, es que cuando alguno la Tractores Agrícolas, S. A. Atasa, comunica mejora los demás le siguen, y así llegan toque por Junta general extraordinaria celebrada en Madrid ef día 11 de noviembre de dos en pelotón a la meta. No sólo es que tienen miles de años a la espalda; es que están seguros de que tienen miles de años por delante. Jamás hacen planes a corto plazo. Son un pueblo de místicos. Hasta hace una generación tuvieron una mística guerrera; hoy es una mística comercial, de penetración pacífica, pero siguen siendo samurais. Aquí nos consolamos diciendo que su táctica secreta consiste en que sus trabajadores ganan poco, el estúpido cuento del 1986 se acordó el cambio de domicilio social de Raimundo Fernández Villaverde, 45, en Madrid, a la avenida de Gregorio Prieto, 18, en Valdepeñas Ciudad Real) lo que se comunica para dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 86 de fa ley de Sociedades Anónimas de 17 de julio de 1951. ELIO BERHANYER- NINARICCI CHRISTIAN DIOR- EBOLI ESCADA SENSACIONALES DEL 2 5 AL 5O o SERRANO, 110. TEL. 4114836. MADRID