Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 3O O parece exagerado afirmar que nunca, a lo largo de la historia, el l e g a d o c u l t u r a l de nuestros predecesores ha merecido mayor respeto que en este siglo. El romanticismo dio, seguramente, el impulso inicial, y los estudios posteriores de filosofía de la historia, junto a la nueva mentalidad historicista, originaron una nueva concepción del hombre en la que el discurrir temporal entraba a formar parte de su esencia, por lo que cualquier momento de la historia humana tenía similar valoración en tanto que expresión sustancial de su ser. La creciente seriedad de los investigadores ha logrado difundirse a amplísimos sectores de la sociedad, de manera que hoy día cualquier acción contraria a la integridad de obras artísticas es considerada como un atentado grave contra la cultura, patrimonio común de un pueblo. Sin embargo, puede observarse que esta actitud peca de notorias insuficiencias y contradicciones, aun en los mismos celadores de esa cultura. Por de pronto, en las artes plásticas, el respeto casi religioso ante pinturas y esculturas se sustituye, con demasiada frecuencia, por un desprecio alarmante hacia edificios o conjuntos arquitectónicos, consecuencia unas veces de la codicia, y otras de los progresismos de profesionales sin sensibilidad histórica. Sólo una educación desde la cuna pondrá remedio a este descalabro, como demuestra el TRIBUNA ABIERTA VIERNES 2- 1- 87 N EL BURLADOR BURLADO se reduce a una vulgar historia de Casanova o de moderno playboy. El Convidado de piedra personifica lo trascenPor Enrique RUSPOLI dente que viene a adpueblo italiano, para el cual su ciudad es tan vertir al agnóstico de la existencia de un más allá. intocable como sus seres más queridos. Parece que en determinados ambientes de Los géneros literarios gozan también por lo general del respeto unánime. No acontece la progresía intelectual no se soporta lo trasasí, sin embargo, con el teatro, cuyo acaba- cendente, que es combatido aun a costa de miento como realidad artística plena se logra cortar la cabeza a Mozart o a Wagner. Lo mismo ocurre en El holandés únicamente en la representación. errante wagneriano adaptado por Por ello, sobre director y actores Harry Kupfer para Bayreuth, donha recaído siempre la responsade el sacrificio de la vida para libilidad de alcanzar este acababerar al holandés de su errático miento o frustrarlo. Es bien conoviaje sin esperanza es convertido cida, y alabada o criticada, seen sueño neurótico de una Senta gún los casos, la tendencia presa de oscuras represiones creciente a adaptar a la sensibilisexuales. dad del público moderno las obras clásicas, so prejexto de Recientemente afirmaban acercarlas a su gusto y comnuestros dramaturgos que el diprensión. La cuestión es peliagurector debe respetar los textos da, pues todo depende del umde autores vivos. ¿Y por qué no bral y del techo al que se consitambién los de autores consadere lícito llegar. Creo que el grados por la historia? Si velaejemplo de adaptadores de nomos por la conservación de las velas al cine ha ejercido un nocigrandes obras artísticas, ¿quiere Enrique Ruspoli vo efecto en el mundo del teatro. Profesor de la Universi- decirse que sólo merecen respePorque es evidente que la liberdad Complutense to Leonardo, Velázquez o Picastad de aquéllos no puede ser la so, mientras que Tirso de Molimisma que iá de éstos. El novelista no pensó na, Lorenzo da Ponte o Zorrilla pueden ser en la objetivación material en unas secuen- sacrificados impunemente? Creo que se trata cias plásticas y, por tanto, es tarea que com- de un grave atentado cultural. pete con pleno derecho al adaptador, que debe transferir la obra literaria a un medio artístico diferente. El dramaturgo, en cambio, ha escrito su obra para su objetivación material en el escenario, por lo que la mediación del ejecutor es mucho más limitada. Asistimos, no obstante, al frecuente espectáculo del autor corregido y mejorado por las ocurrencias de directores ávidos de fama. ¿No será posible una cura de humildad? ALFOMBRAS PERSASJC ORÍENTALES es un regalo GUCCI Un detalle Estas reflexiones vienen a cuento de una reciente representación del Don Giovanni de Mozart en el Teatro de la Opera de Bonn. La aparición en la escena final del Convidado de piedra, que con voz tenebrosa recita aquello de Don Giovanni, a cenar teco m invitasti, e son venuto constituye uno de los momentos culminantes de la historia de la música, en el que el dramatismo y la intensidad del; diálogo con Don Juan se convierten, merced a la música mozartiana, en uno de esos raros prodigios a los que el genio humano llega de vez en cuando. Paladeaba yo con anticipación ese momento sublime cuando todo se vino abajo por la genialidad del director. La estatua se despoja de los velos que la cubren y aparece, en su lugar, el insignificante Masetto, artífice de la burla finar al Burlador. Pero éste, presa del terror, y olvidado de su valentía y virilidad, sigue creyendo que tiene ante sí la estatua del Comendador y, tras violentas convulsiones, muere de pánico. La música permanecía intacta, afortunadamente, con todo su dramatismo genial, pero ante nosotros se desarrollaba la más burda de las representaciones. El director, cuyo nombre es mejor olvidar, había logrado destruir de un manotazo la esencia del mito de Don Juan. Sin la aparición del muerto, todo L EXTRARRADIO SIERRA DE FILABRES, 22 (Detrás n. 15 Av. Albufera) GRUPO DE EMPRESAS DE TRANSPORTE DE VIAJEROS necesita para CARGO DIRECTIVO C D. Ramón de la Cruz, 2. Madrid. -DOMIMGO 4 ABIERTO TODO EL DÍA INGENIERO INDUSTRIAL -Edad de 25 a 40 años. -Incorporación inmediata. -Condiciones a convenir. -Residencia en Salamanca. -Proyección de futuro. Interesados remitan curriculum vitae a José Ortega y Gasset, 42, 2. Señorita Merche. 28006 MADRID ECONOMISTA deO. P. o MOQUETAS- FELPUDOS ALFOMBRAS. Información: 233 2180