Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
221 A B C OPINIÓN VIERNES 2- 1- 87, Panorama AfO TONS MAL, TIEMPO AL TIEMPO H E releído la poesía y la prosa de Antonio Machado. Ante la unidad de belleza y de pensamiento de la obra del artista, me venían al recuerdo muy diversos estudios sobre él, que han añadido aún más luces acerca de su trabajo. Entre tanta riqueza me preguntaba cuál era el clamor silencioso, el mensaje principal que se desprende de su quehacer. Como ocurre siempre al considerar una vigorosa personalidad que ha estado en espíritu tantos años junto a nosotros, eran muchas las voces que se alzaban. Pero entre todas ellas, hay una más nuestra, la que parece decirnos confidencial e insistentemente a nosotros. Para mí es el ejemplo de su trabajo humilde y tenaz, que ha producido obras tan perfectas. Machado dice de sí mismo que sentía a veces su león interno pero también repite en una y otra ocasión que se veía como un asno que toca la flauta por casualidad. Ahora bien, reconoce que ese momento imprevisto lo persiguió y alcanzó a base de esfuerzo sereno. Por eso rechazaba al homúnculo activo al homuneulüs movílis que se convierte en mero proyectil según sus propias palabras. Quería ser la humilde abeja que con constancia va libando la miel. Amaba lo poco bueno, sobre lo mucho mato; lo natural, sobre lo vistoso; lo grande oculto con pudor -esa palabra que tantas veces utiliza- en fin, amaba él trabajo bien hecho, realizado con gran paciencia. Planetario EL COMPADREO EJANDO un rastro de cava, dejando un rastro de las más variadas basuras y otro de suerte recaudatoria- -la loto, ofrecida número a número, verdes como manzanas del prohibido Edén de la riqueza, por la mano de una nueva Eva elegida no sé cuándo como Miss Madrid -se ha ido el año 1986 a hacer encajes de puñetería fina. Decía un El ejemplo machadiano nos introduce en el olvidado pequeño filósofo belga finisecular, día de ayer, cuando comienza un nuevo año, que un año que termina es una piedra arrojay la Iglesia lo celebra con la solemnidad de la da al fondo del pozo de las edades, que cae Maternidad divina. La Virgen María es el pro- en él con resonancias de adiós, ¡Adiós, pues! totipo más perfecto de cómo aprovechar el El nuevo empieza mal, puesto que empieza tiempo, pues cumplió fielmente la voluntad de con discursos de paz. Reagan, en WashingDios; y lo hizo sin ruido, al compás silencioso ton; Gorbachov, en Moscú; Juan Pablo H, en del paso de las horas. Roma... Todos quieren lo mismo, pero hay un pequeño inconveniente: difieren en la manera Así fue toda su vida: desde el inicio hasta de conseguirlo. Eso hace de, la paz uno de el momento final de su Asunción a los cielos. esos objetos como el amor p ja felicidad, que Pero brevemente se pueden rememorar la Humanidad anhela aun a sabiendas de aquellos treinta años que vivió en Nazareth que son imposibles. en compañía de su Hijo y de San José. En el pedruseo que ¡según Firmin van den Cuánta oración, cuánto amor a Dios en su corazón, y todo ello vivificando el quehacer Bosch, retumba al caer por el pozo dei tiemsencillo de una madre de familia de aquel pe- po, la paz es una de las aristas que van mequeño pueblo. Es muy grato verla iluminando llándose al tropezar con lo bérróqueño del con su alegría aquel hogar, mientras realiza brocal. Poco importa: el hombre es un ser pricon suma perfección las tareas cotidianas. Y pensar cómo Jesús y San José se sentirían acogidos por los mil pequeños detalles, cuidados, pulcros, hechos con tanto quehacer por la Virgen. Hondamente quedaron grabados- én Cristo esas labores hogareñas que más tarde glosó mediante parábolas en su vida pública. D mitivo que sigue embriagándose con vino y con palabras. A la mañana siguiente, o sea, todas las mañanas, despierta con resaca y aspirinas. De los últimos recuerdos de esas horas interminables, que la tele se esfuerza en transformar en imagen de la eternidad con anuncios, algunos superviven, aunque poco. Entre ellos, el del joven compadre que hacía una entrevista al alcalde de Madrid, don Juan Barranco. El alcalde, liberado de los iniciales resabios falsamente democratizantes, a los que todavía son fieles algunos personajes como Nicolás Redondo, de duro cuello inasequible al burgués yugo de la corbata. Un Barranco discretamente embutido en un terno gris, corbata a juego, rubicunda barba pulida por un barbero digno de haber sido uno de ios jardineros de Lenótre, discurso moderado y optimista mesuradamente. El joven compadre, ceñido en un chirriante jersey de confección casera, garganta desparramada entre las orillas de un cuello sin botones, como si toda la vida hubiera sítíc compañero de mus y de copas del Corregidor de la Villa. ¿Por qué? ¿Cuándo. va a convencerse la tele de que la familiaridad a la fuerza, por mucha movida subvencionada que haya, no es un modelo exportable a los indefensos hogares españoles? Los personajes a quienes la tele recibe, mercen un respeto. Del Campo en Punto y aparte Lizcano en su programa, son dos ejemplos simpáticos y atractivos de la corrección en el vestir y en el comportarse. Tutear al canciller alemán o a Rocío Jurado no es de buen gusto. Es de temer que esa piedra de 1986, que hemos arrojado con tan dudosa faramalla al pozó del tiempo, seguirá rebotando, resonando, con los malos modos, durante 1987, No es exagerar Andamos atrasados en tantas cosas porque nos obstinamos en mantener como buenos nuestros antimodelos. Propósito: hablar de eso este ano nuevo. Lorenzo LÓPEZ SANCHO ce UNE Ante este año que se abre lleno de posibilidades, hemos de pedirle a nuestra Madre la Virgen que aprendamos de Ella a santificar cada: día, a; vivirlo con paz y gozo cara a Dios, sabiendo glosar a lo divino, aquel poema de Machaao: Demos tiempo al tiempo: para que el vaso rebose hay que llenarlo primero. PARÍS SÁBADO 3 Abierto de 10 a 2 y 4; 30 a 8 i DOMINGO 1 Abierto de Í 2; a 5 a, JCASTELLO, 72 Tel. 276 26 44 Federico DELCLAUX