Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2- 1- 87- ÓPIÍVíON -ABC, pág. 19 SEDE AGREDIDA Médicos de Madrid, en la antigua Facultad de Sari Carlos, es un suceso de gra- ves magnitudes simbólicas. Presuntamente asistidos en su responsabilidad individual por una orden emanada de la Administración, varios operarios han procedido a violentar cerrojos y candados de unos locales qué están legítima e históricamente vinculados a los médicos de Madrid y á la Medicina española en su tradición más gloriosa: La pacífica posición de esas dependencias, reforzada, además, por la reciente interposesión de un interdicto, puesto que el Gó- biernp había, hecho saber ya su pretensión de desalojar al Colegio de Médicos de su actual sede, ha sido, de la forma que indicamos, viólenla mente vulnerada, Por eso es, tan. grave y, tan lamentable lo qué este suceso simboliza: el profundo despreció al Derecho qué anida en nó pocos medios de la Administración socialista, Esa desestima del respeto y del cuidado qué exige el im- pério de la Ley parece correr pareja, en situaciones como esta, con lo que se llama uso alternativo del derecho En este sentido parece, una vez más, como si el poder socialista tomara posiciones ante el modo con que la ley asiste a sus interlocutores, conforme sea la actitud que éstos, sus interlocutores, adopten ante la política realizada por ese poder a través de la labor de gobierno. Los Colegios de Médicos, y entre ellos el de Madrid, mantienen coii el Gobierno socialista una serie de pleitos políticos, deontológicoa y morales que incluyen desde la propia defensa de su derecho a seguir constituyendo cuerpos profesionales a la abierta batalla en la defensa del derecho a la vida, con el que colisiona la política socialista sobre el aborto y la planificación familiar. Este conjunto de tensiones y enfrentamientos entre los médicos y el Gobierno parece estar en la misma base de la decisión administrativa de movilizar lias piquetas y los cortafríos contra la sede del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, pasando sobre los cerrojos y los candados que la asalto a la de E Lque Colegio piqueta de ha sido objeto la sede del Oficial guardaban en uno de sus accesos. Desde el mismo punto de vista no conviene olvidar, de manera especial, la suspensión decidida por la Sala Tercera del Tribunal Supremo del real decreto sobre aplicación de la nueva normativa referente al aborto. Y aunque no se deba ni sé pueda establecer relación de éaüsa- éfecto entre esta sentencia y lo actuado contra la sede del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, sí debe situarse obligadamente este suceso, del que hay que esperar la sanción libre- y justa de los Tribunales, en ése contexto de tensión al que aludimos. Existe eñ España un con- junto de colectivos profesionales distinguidos con la agresión por ía política socialista destinada a la déforestación social y a establecer una supeditación irreversible de la sociedad frente al Estado. Pues bien, a ése síndrome de agresión pertenece, de- modo inequívoco, el forzamiento de la sede del Colegio de Madrid. LA ECONOMÍA Y GIBRñLTAR so, en relación con los acuerdos Orej a- Carrington de Lisboa, que significaban los de Bruselas, logrados por Moran. En él apuntábamos no sólo las graves consecuencias diplomáticas de estos últimos, sino también las económicas. La situación es, sin paliativos, tan preocupante que bien merece una atención particular. En este sentido ha de admitirse que Londres planeó con mucha habilidad el futuro económico del Peñón. El cerco planteado por Castielia respondía á una verdad esencial: cortemos la comunicación con España y hagamos progresar con fuerza al. Campo de Gibraltar. Las dos cosas se; complementaban. La primera asfixiaría a una economía con exceso parásita de España. La segunda mostraría a los llanitos las ventajas de integrarse éh; una comunidad qué les sobrepasaba éñ renta. Para esto, España siguió un programa industrializanuestro editorial Sin E Nnegociación el retroceen Gibraltar señalábamos dor apoyado en lo que hoy se califica como un conjunto de sectores maduros: construcción naval, siderurgia, industria textil y, en cierto sentido, la petroleoquímica. Por eso, grandísima parte de lo programado se derrumbó con la c r i s i s de 1973, y no hubo ni voluntad ni quizá comprensión para crear algo alternativo. En cambio, en el- Peñón quedó muy claro que. su futuro debería programarse ño sobre la basé del arsenal, sino con una formidable tercerización. Pos- sectores pasarían a ser claves: éí turismo, aprovechando las economías externas de nuestra Costa del Sol, y los servicios financieros, que deberían seguir él espléndido sendero marcado por las islas de Jersey y Güérhesey, que sé han convertido en prosperísimos centros europeos financieros fuera de costa offshore con sus cincuenta y tres Bancos y otras instituciones financieras, y con cuarenta y cinco Güérñesey. Para lograr algo parecido en Gibraltar había que conseguir el final del cerco español, y la alegría surgió cuando el propio P OE y su ministro Moran consideraron fundamental abrir la frontera. Hoy, al saltar el cerrojo español, lo que se había concebido por Luis Triay en 1967 sé puso la base para construir en Gibraltar un paraíso fiscal. Como se podía leer en The Wall Street Journal el pasado 18 de diciembre, las presiones políticas españolas se han esfumado y ahora los financieros que llegan la Roca en viaje de negocios pueden dedicar a éstos la semana y el fin de ella a jugar al golf en territorio español La consolidación colonial, como se deduce de todo esto, es mucho más vigorosa después del levantamiento de las restricciones que antes de que las restricciones se aplicaran. La economía gibraltareña ya no necesita del contrabando para parasitar la economía española. Le basta con su instalación en lo que más le conviene de ésta. Entre lo pagado de más por el Gobierno socialista para que entráramos en la CEE cuando le convenía hay que apuntar, obligadamente, esa entrega de la llave de la verja de Gibraltar. PILAR MIRO Y LA BLASFEMIA E L mal gusto, llevado hasta la degradación, hasta lo más bajo y chabacano con que TVE acometió el programa de comienzo de 1987 ha indignado a una mayoría de españoles. Toda la responsabilidad, en último término, es de Pilar Miró, la directora general de RTVE. Y esa responsabilidad no excluye, en un programa de vergüenza que ha costado un dineral, alguna blasfemia contra Dios que nunca se había escuchado en TVE. Si Pilar Miró no destituye a los responsables directos de esta grave ofensa contra el sentimiento general de los españoles, se habrá instalado en la línea cínica de su antecesor y comenzará a perder toda credibilidad. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D, Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R de Góngora, J. Amado Jefes d o Redacción: J. A. GuncJn (Continuidad) J C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (Sábado Cultural) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Varios) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Conínudad) J- Otmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteb (Cdaboraóones) J. M. Zutoaga (Nacional) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Ftua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) T. Cuesta (Cultura) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) fc. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J L Martin Descalzo (Religión) M. A. Martin (Sanidad) D. Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J. A. G. a Valenzuela Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 43531 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 0225. Apartado 43 Prensa Española, S. A.