Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í ¿Ustedes lo vieron? AMOR A LA CATÁSTROFE Ver cómo les ocurre algo a los demás parece ser muy atractivo para la masa. De ahí la moda de las películas llamadas catastróficas en las que un grupo de seres humanos sufre los peligros de un accidente en el que unos perecen y los otros se salvan precariamente. Se trata de la serie basada en aviones, barcos, terremotos o incendios, como este último visto en TVE y que devoró un edificio de cien pisos. Uno tiene ciertas dudas sobre la oportunidad de proyectar esas películas en fechas que se consideran de paz y de alegría en las familias. ¿Cómo vamos a desearnos buenas venturas ante tanta desventura? Observen ustedes que en los aviones no se proyecta nunca un filme del grupo aeropuerto donde en un aeroplano se pone en peligro a la tripulación y a los pasajeros como tampoco en los barcos se recuerda nunca cinematográficamente al Titanic o a un Poseidón dándose la vuelta; a TVE, en cambio, le parece lógico ofrecer esas estampas de terror a quienes cada vez más estamos viviendo en edificios de cierta altura y que, lógicamente, se sentirán posibles y futuros protagonistas de esa triste aventura. De oportuno, nada. Dicho esto- como remataría Fraga, otro coloso en llamas últimamente- reconozcamos que la película está dignamente llevada a cabo, tanto en la parte a cargo de los técnicos de efectos especiales como en los que se ocuparon de crear la distinta aventura humana que destaque sobre el fondo rojizo del fuego. No falta el malvado codicioso que dejó de pagar el dinero capaz de reforzar la seguridad del local, la frivola, el bombero sobrio y fuerte. Fred Astaire demuestra en esta película que era capaz de impresionar seriamente al espectador tanto como le había encantado frivolamente con sus bailes. Incluso interviene el perrillo cuya suerte pone al espectador el corazón en un puño y que se salvará porque la Sociedad Protectora de Animales se hubiera indignado en caso contrario, mientras que la relativa a proteger al género humano, al no existir, no puede intervenir para evitar que veamos a nuestros hermanos bípedos morir de varias y nunca agradables formas, churruscados o precipitados desde el piso ochenta y cinco. Por cierto que no sé si ustedes notaron que cuando empieza el incendio y se inutilizan progresivamente los ascensores a nadie se le ocurre utilizar las escaleras para ir bajando. En la vida norteamericana, tan entregada a la tecnología de la misma manera que en terreno llano los pies se conciben sólo para usar del acelerador, freno y embrague y no para caminar, no hay quien imagine que pueda bajarse de un edificio por algo que se llaman escalones. Cuando un personaje alude a esa posibilidad le miran como a un marciano y, además, ya resulta demasiado tarde, porque la escalera está también invadida por las llamas. En fin, no sé si ese tipo de películas tiene como justificación el mensaje moral de que cuando más te ensalces más pronto se ras derribado, como en el episodio de la Torre de Barbel; eso vale tanto para la altura física como para la social, claro, porque aparte de algunos pobres obreros de mantenimiento, las víctimas de esa película son gente endiosada de esmóking y visón. Si no es por ello, insisto en que no veo la necesidad de desmentirnos trágicamente cuando estamos deseándonos unos a los otros mil prosperidades para el próximo año. Fernando DÍAZ PLAJA La jungla de asfalto una de las obras maestras de Huston Dirección: John Huston. 1950. Blanco y negro. Ciento siete minutos. Hoy, a las diez y diez, por la Segunda Cadena, en Lunes cine Se cierra este tercer ciclo dedicado por TVE al cine negro americano con una obra maestra no ya del género en cuestión, sino del cine en general, capaz de resistir, por no hablar más que del propio Huston, la confrontación con esa otra película ejemplar que fue su opera prima El halcón maltés y, en definitiva, con cualquiera de los títulos gloriosos de la especialidad, aunque quepa discutir, en aras del purismo más estricto, si La jungla de asfalto no sería más exactamente un filme de gangsters en la línea de los que, poco menos que en cadena, producía la Warner Bros en los años treinta. En cualquier caso, y dada la flexibilidad de la frontera entre uno y otro género, lo que es indiscutible es que el filme, basado en una novela de W. R. Burnett convertida en guión por Ben Maddow y el realizador, además de ser el más perfecto de los que tienen como tema un atraco perfecto- e n potencia es una desesperada crónica urbana, Una jovencísima Marilyn la patética historia de un puñado de hombres y, en cometidos auxiliares, mujeres- sobre los que parece cernirse un destino adverso, por no decir fatal, con un final que es uno de los más bellos y tristes de la historia del cine. Sin ser de lujo en el sentido convencional, el reparto es magistral. Cabe destacar en él a Sterling Hayden y Sam Jafe. Y se impone recordar que en la película tuvo uno de sus primeros papeles de relieve una entonces jovencísima Marilyn Monroe. El mundo árabe debe prepararse para la televisión semidirecta que, por uno de los canales del satélite Arabsat permitirá la recepción de programas en cualquier punto del mundo árabe, anunció el secretario general de la Unión de Radiodifusión Árabe (ASBU) Abdallah Chakrun. Chakrun, que hizo estas declaraciones en la apertura en Túnez de la XIII asamblea general de la ASBU, no precisó las modalidades prácticas para la entrada en vigor de este sistema de difusión televisiva. Sistema de TV semidirecta para el mundo árabe Al hacer un resumen de la actividad de su organización en estos dos últimos años, Chakrun indicó que los países árabes, después del lanzamiento del satélite árabe Arabsat están procediendo aun intercambio de información y de programas y organizando ciclos de formación para técnicos. Chakrun añadió que se están terminando los trabajos de equipamiento del centro de coordinación de intercambio de programas de televisión que, instalado provisionalmente en Túnez, será trasladado a Argelia. OTRO PIANO PE LA TÓMBOLA. En Real Musical, esta Navidad, ¡uegue a la tómbola musical. Regalos de calidad y en cantidad. Regalo seguro por cada 1.000 Pts. de compra. 10 pianos, 15 órganos, 20 instrumentos de viento, 30 violines, 40 acordeones, 100 guitarras y 30.000 premios más. Juegue a la tómbota musical. En Real Musical y hasta el 5 de enero. OEAL X V MUSICAL Abierto sábados tarde durante Navidades. Carlos I I I n I Frente a! Teatro Real