Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 30- TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 24- 12- 86 A necesaria modernización de la sanidad en España pasa por el adecuado aprovechamiento de los recursos existentes y por la valoración de la tecnología punta que se aplica en la actualidad. Las clínicas privadas, en este sentido, entienden que los recursos de tecnología punta con que cuentan están infrautilizados por el INSALUD y que habría que ir a un convenio marco que contemplase no solamente la valoración de las camas en cada centro, sino también la utilización de esa tecnología. Citemos, como ejemplos, el litofragmentador y resonancia magnética. Actualmente las relaciones Administraciónclínicas privadas vienen dadas casi en su totalidad por la dependencia de lo que podríamos llamar conciertos dispersos clínica a clínica. Falta un convenio marco que establezca las reglas del juego. Falta una comisión mixta que aproveche profesionalmente y de forma aséptica las inversiones privadas en aparatos de todo tipo que pueden complementar las deficiencias de los hospitales de la red del Estado. El sector privado de hospitalización en España se caracteriza por su heterogeneidad tanto en su distribución geográfica como en su calificación asistencial. La mayoría de los hospitales privados son pequeños y su función asistencial se centra en áreas de cirugía general, traumatología y rehabilitación. Pero, complementariamente, en la década de los setenta se han construido en bastantes pro- L TECNOLOGÍA PUNTA Y CUNOS PRIVADAS construcción de centros públicos. Esta atención de la Administración sanitaria al sector priPor Felipe RUIZ DUERTO vado evitaría el actual déficit hospitalario y dévincias españolas hospitales más grandes ficit ocupacional que conlleva el deterioro de con excelentes instalaciones que pueden la salud del enfermo, al convertir procesos compararse en la mayor parte de los casos agudos en crónicos; fomenta en muchos cacon centros de hospitalización públicos, dota- sos el absentismo laboral y supone un mayor dos con tipo de procesos. coste para la Seguridad Social en prestacioEn todos los casos, y según los múltiples nes económicas por incapacidad laboral tranestudios que se han realizado en los últimos sitoria e invalidez provisional. años, los costes de mantenimiento de las clíNo es difícil aventurar que nuestra capacinicas privadas son inferiores siempre en su- dad para mejorar la salud de los españoles puestos similares a los de los hospitales de la pasa por una mejor organización hospitalaria, Seguridad Social. También suelen ser inferio- donde se respete escrupulosamente la higieres dichos costes a los de otros hospitales ne en salas y quirófanos; se busque la maneconcertados públicos o semipúblicos, ya que ra de equilibrar el número de camas con la con frecuencia y a igualdad de tarifas éstos demanda existente y se articule la necesaria necesitan importantes subvenciones de muni- coordinación sanidad publica- sanidad privada, cipios o entes autonómicos. con el fin de acabar o de reducir drásticaTeniendo en cuenta estos factores, cree- mente las listas de espera en los centros púmos que la sanidad privada a través de sus blicos. centros de hospitalización puede contribuir de Con esto lograríamos alcanzar un nivel míuna manera rápida y fácil a acercar a nuestro país a los hospitales de media Europa com- nimo de atención hospitalaria que habría que prendidos en el Mercado Común, en los te- complementar con vistas a la modernización mas de calidad asistencial y número de ca- de la sanidad en España en base a la utilizamas por habitante, a través de dos canales ción e inversión adecuada de la tecnología que habría que negociar con el Ministerio de punta. Sanidad: reconversión del sector y nuevas inLas clínicas privadas españolas, por último, versiones. han propuesto a la Administración la idea de En este punto, el ministro de Sanidad, Jula inversión conjunta en tecnología punta y la lián García Vargas, ya ha manifestado su inutilización común de los aparatos específicos tención de dotar a las clínicas de los medios que, sin duda, agilizarían mucho la atención necesarios para evitar gastos nuevos en en los hospitales. tas, y tanto como los propios versos era agradable, necesario, el diálogo, y, sobre Por Manuel TARIN- IGLESIAS todo, los sueños. Nos vimos ya finaliguel Ciges Pérez, que luego fue presidente zado todo el bollo. Estaba feliz; venía mucho de la Audiencia valenciana, un pozo de sabi- a Barcelona, donde fundó un Instituto de Arte duría. Seguramente Víctor de Arribas era el Popular, y más tarde, como asiduo colaboramás maduro y yo el benjamín, con mis die- dor de Los Vieneses pasaba muchos meciocho años recién estrenados. Rafael de ses en la capital catalana. León me adelantaba en nueve años: había En 1941 ó 1942, en uno de los siempre nacido en 1910. Por lo tanto, todos, y con razón, eran mis maestros. Poeta que en el refe- agradables encuentros- y o ya era periodista réndum de la tertulia hubiera obtenido mayo- de un diario barcelonés- Rafael vino a la ría, León Felipe; García Lorca gozaba de mu- Redacción para entregarme su libro, Pena y cha estima, y bastante menos, Antonio Ma- alegría del amor que hoy es un volumen muy buscado, con muchos de los versos inichado. Rafael era tímido; hablaba casi siempre en ciados precisamente en la cárcel Modelo. En un tono de voz apacible; no se enfadaba ja- este libro, el poema dedicado a su hermano más y, por lo menos en aquellas circunstan- Pedro es una de las obras maestras: cias, tanto como escribir versos le agradaba Yo quizá fuera el último en conocer tu recitarlos. Muchas polémicas en cuanto a demuerte y por eso no pude llorar sobre tu clamar entre Rafael de León y Larrañaga, sábana. Vivía en un planeta sin torres ni más enérgico, más cerca de Echegaray que jardines, donde estaban prohibidos el de Bretón de los Herreros, y Rafael de León, llanto y la sonrisa. Pero presentía mi cuando Larrañaga censuraba su estilo en desangre derramada. cir versos, reprochábale su trabajo en el gaEramos diez hermanos, y de ellos, seis leli -u n material algo más duro que el plásvarones y las balas sabían el camino de tico- que era la peor ofensa que a Larrasombra que va desde la noche al pájaro ñaga podía hacérsele. Las discusiones termique vuela naban, siempre, en paz, bajo la promesa de Juanito Pons de que estrenaría una comedia, Rafael de León. Casi medio siglo de estos por supuesto en verso, de Rafael de León, recuerdos, poeta que es necesario actualizar. protagonizada por Larrañaga, proyecto que Debe borrarse que, en su biografía, figure jamás se convirtió en realidad. sólo una escueta ficha, letrista de cancio ¿Qué poemas escribió tras las rejas Rafael nes como muy bien ha recordado Santiago de León en aquel agitado período? Bastan- Castelo. Fue un gran poeta hasta hace cuatro tes; no los recuerdo bien, no se tomaban no- años, hasta 1982, en que murió. i AFAEL de León, poeta, al que ahora, merecidamente, se intenta rescatar del olvido, estuvo algún tiempo, durante la guerra civil, residiendo en plurales cárceles de la zona republicana. Pero, ni entre rejas, en aquel clima, se abatía su vena literaria, su sensibilidad, su señorío. Me es difícil recordar, con exactitud, si Rafael de León coincidió en la prisión con otro poeta, también injustamente marginada su memoria, Luys Santa Marina, Si el tiempo y la autoridad lo permitían la tertulia, muchas horas, porque sobraba tiempo, tenía por marco el soleado patio entre la cuarta y quinta galerías, y los asistentes, una abigarrada mezcla, y además de Rafael de León, entre otros dos poetas sobre los que también ha caído el telón de silencio: Lope Martínez de Ribera y Fernando Gutiérrez; asistía a la reunión el actor Larrañaga- casado con María Fernanda Ladrón de Guevara, que permanecía internada en el Preventorio de Mujeres- el maestro Garrido, compositor de melodías ligeras; Víctor de Arribas, escritor, hermano del que años más tarde sería cardenal arzobispo de Tarragona; Julio Romaguera, capitán del Ejército y notable escritor sobre temas especializados con su oficio. No faltaba un fabuloso cantante de jotas navarras, y en el mundo capitán de Caballería, Fernando Ochoa; ni, por supuesto, un empresario de espectáculos, Juanito Pons, que había regentado el teatro Victoria, en aquellos tiempos socializado. Es posible que me deje algún nombre en el tintero, quizás el doctor Emilio Letang, o el jurista Mi- R RAFAEL DE LEÓN: POESÍA ENTRE REJAS