Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 17 DICIEMBRE 1986 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA ABLAR de cultura Alguno Salvador de tachó su erudición Madariaga después de ver su es llenar nuestro actuación en la farecuerdo de imágemosa reunión de nes distintas, conMunich de 1 962 El sábado por la tarde, unas horas antes de morir, don Petradictorias y unicomentando que dro Sainz Rodríguez dejó manuscrito en la mesa de su das en un diálogo Madariaga era la despacho un artículo que publicamos a continuación abierto a todas las anciana alcahueta t e n d e n c i a s del de un internacionapensamiento. Su gran talla intelec- gra que algunos habían querido co- lismo desmedulado muy acto para tual y su vocación europeísta le locar sobre nuestro pueblo. La idea jovencitos de cintura quebradiza mantuvieron al margen de las políti- romántica- d e c í a- de que España Era drástico cuando afirmaba que cas de cacique. Era el gallego genial es una nación comida por los curas, era menester crear instituciones instalado en esa difícil posición hu- a la que cierra el paso hacia la luz morista que esconde las uñas, afila de la ciencia una maligna Iglesia ca- mundiales de gobierno y de administración sin apartarse nunca del diálolas ideas y busca a Dios hasta en tólica, ha de confinarse al basurero go amplio y abierto que despertaba sus bromas eternas. de los numerosos errores que sobre en él el Consejo Español del MoviEn los años cuarenta, quien se España circulan por el mundo. Du- miento Europeo, del que fue presihabía definido como liberal sin tacha dente poco después de participar en o demócrata republicano, situaba su rante su corta etapa como ministro el Congreso de La Haya. Quizá por esperanza en un total restableci- de Instrucción Pública, en 1934, ha- este motivo se mantuvo al margen miento de la libertad en España con bía descubierto que era más fácil de toda afiliación política concreta y la Monarquía de Don Juan de Bor- satisfacer las inquietudes culturales pudo ser protagonista de la política bón. Su experiencia diplomático! de los españoles contando con los exterior española. como embajador en Washington y creyentes católicos. Su espíritu toleConsecuente con estas ideas, acuen París durante el periodo republi- rante le hacía entender con claridad cano y sus contactos con los dife- estas cosas. Quizá también este dió a la Asamblea de Munich, califirentes Estados de Hispanoamérica le mismo espíritu le llevó a inhibirse cada de contubernio por unos y de hacían pensar de este modo. Quizá públicamente del conflicto de nuestra sepulcro de la guerra civil por otros, para unir a los españoles. Los contambién contribuyeron a ello su sen- guerra civil. gresistas hispanos del interior estatido objetivo de la realidad, adquirido ban presididos por Gil Robles, y los en su formación de ingeniero y la inSabía que la descatolización de fluencia que tuvo en su vida la clara España era casi nula, un tanto apa- del exterior, por Madariaga. Allí sonaron afirmaciones molestas para inteligencia de su digna compañera. rente y escasa en los no practican- quienes no sintonizaban con las Madariaga aprendió a conocer el tes, y debía tenerse en cuenta este ideas, años antes expresadas, del espíritu de Galicia amando su paisa- hecho a la hora de hacer política re- manifiesto de Lausana, para quienes je y las emociones humanas de sus; ligiosa. Apreciaba, como pocos, los tenían la mente poco preparada para gentes. Pero esta saudade que entender al catedrático de Literatura siempre tuvo por la provincia, no le valores espirituales del hombre y es- de Oxford. Pero allí se inició una cribía, allá por el año treinta y cinco, encerró en círculos estrechos carena Europa que estaba desates de un horizonte lleno de las leja- que los defectos de la Iglesia espa- apertura en las bases monárquicas. rrollada nías de ensueño del gran océano. ñola y en particular la incultura de la Sintonizaban bien sus ideas euro- masa que bajo su manto se cobija El diálogo cultural de Madariaga peístas con el espíritu de una Mo- se deben no a ser católica, sino a no sólo fue con Europa, sino con narquía en constante diálogo con to- ser española; es decir, a que la Igle- Hispanoamérica. Desde Londres endos los españoles y con el mece- sia católica ha acompañado al resto viaba, colaboraciones al The Times nazgo que siempre ha caracterizado y a ABC, y se puso en relación con a la Casa de Borbón para alentar de España en su decadencia e in- los literatos y políticos más eminencualquier manifestación cultural. En tes de la época. Esta actitud se le mis conversaciones con el Conde de recompensa con el prestigioso preBarcelona siempre ha habido refemio periodístico Mariano de Cavia rencias a la cultura de España y ha por un espléndido artículo publicado tenido alguna grata iniciativa para su en ABC. mayor promoción. ¡Con qué entuHombres en contacto con la cultusiasmo me hablaba Don Juan hace ra y dispuestos a dialogar, sin otras unos días de las fundaciones cultupreocupaciones que el bien de Esrales y de la exposición de Goya a paña, son los que hoy necesita este la que había asistido Su Majestad la en gran pueblo de viejas virtudes y mís y li Reina! ticas ideas. Como buen estudioso de nuestras Pedro SAINZ RODRÍGUEZ raíces culturales, don Salvador sabía de la Real Academia Española sacudirse el polvo de la leyenda ne- ABC REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID H SALVADOR DE MADARIAGA, UNA CONCIENCIA EUROPEA