Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f Barcelona obtuvo la mayoría absoluta en la tercera votación, sin que París fuera nunca un rival serio Amsterdam y Birmingham fueron las La candidatura de la Ciudad Condal primeras eliminadas consiguió 47 votos Previamente se designó a la ciudad francesa de Albertville, sede de los Juegos de Invierno Lausana. Andrés Mercé Várela Con una atronadora ovación fue acogida en la abarrotada sala de reuniones del Palais de Beaulleu la designación de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de verano de 1992. La Ciu 11; Brisbane, 9, y Birmingham, siendo eliminada, 8. En la tercera y que luego sería definitiva, Barcelona consiguió 47 votos; París, 23; Brisbane, 10, y Belgrado, 5. El resultado ha sido considerado altamente positivo para los miembros de la delegación española pues era difícil pensar que se obtuviese la mayoría absoluta a las primeras de cambio. En principio se presentaban seis ciudades y cada una de ellas contaba con un número determinado de apoyos, por lo que se produjo una cierta dispersión, que dificultaba el conseguir la mayoría absoluta. A partir de la segunda votación, y sin el apoyo de Birminghan, lo que dejaba libres en la votación a los numerosos representantes del COI de países en la órbita anglosajona, quedaba dad Condal obtuvo la mayoría absoluta en la tercera votación, al conseguir 47 votos. París nunca fue la gran rival que se esperaba, en parte por la Influencia que tuvo la designación de la ciudad gala de Albertville como sede para los Juegos de invierno. claro que las posibilidades de Barcelona eran altas. Pero el empujón definitivo para la candidatura española se produjo cuando tos representantes de los países del Este se dieron cuenta de que Belgrado, a quien concedieron los votos de cortesía en la primera votación, ya no podía aspirar a más por lo que había que definirse y afinar mejor en la pugna entre Barcelona y París. Según todas las fuentes consultadas, las posibilidades de París estaban en todo momento mermadas, debido a que la mayoría se había fijado el objetivo de Albertville, para albergar los Juegos de invierno. Luego, una vez que Juan Antonio Samaranch diera a conocer la designación, la alegría en la delegación catalana fue inmensa. El alcalde barcelonés, Pascual Maragall, no pudo contener Jordi Pujol A las 13,29 horas, Juan Antonio Samaranch pronunció las siguientes palabras: En calidad de presidente del Comité Olímpico Internacional, tengo el honor de anunciar que el COI, reunido en sesión plenaria, ha atribuido la organización de los Juegos de la 25 Olimpiada 1992 a la ciudad de Barcelona A continuación, cuando se acabaron las ovaciones en la sala, pronunció la nominación de Albertville como sede de los Juegos de invierno. Carlos Ferrer Salat, presente en las votaciones por ser miembro del COI, manifestó después que es difícil saber si la elección de Albertville ha influido en la votación posterior para designar los Juegos de verano. Pienso que perjudicar no ha perjudicado, aunque pienso que el resultado final hubiese sido el mismo si la elegida para los Juegos de invierno no hubiese sido la candidatura francesa Barcelona alcanzó los 47 votos que le dieron la mayoría absoluta en la tercera votación, aunque en las dos anteriores consiguió más votos que sus otras rivales. Los resultados de la primera votación fueron: Barcelona, 29 votos; París, 19; Belgrado, 13; Brisbane, 11; Birmingham, 8, y A m s t e r d a m que quedo eliminada, 5. En la segunda votación, Barcelona obtuvo 37 votos; París, 20; Belgrado, Carlos Ferrer Salat las lágrimas, mientras los miembros de la candidatura barcelonesa, emocionados, se abrazaban unos a o t r o s Pascual Maragall; el ex alcalde de Barcelona y ministro de Defensa, Narciso Serra; el presidente del Comité Olímpico Español, don Alfonso de Borbón; el presidente de la Diputación, Antonio Comas; el secretario de Estado para el Deporte, Román Cuyas; el director General de Deportes de la Generalidad, José Luis Vilaseca; el líder de la oposición municipal de Barcelona, Ramón Trías Fargas; el consejerodelegado de la candidatura barcelonesa, José Miguel Abad, y el director de la Oficina Olímpica, Jordi Serra. Pascual Maragall dedicó el triunfo de la candidatura al deporte catalán y al deporte español Con la emoción reflejada aún en su rostro, dijo posteriormente que hemos trabajado mucho y con gran eficacia a lo largo de estos años Carlos Ferrer Salat manifestó el agrado con que fue acogida la designación de Barcelona entre los miembros del COI. Por su parte, Román Cuyas dijo que tenemos que llegar a 1992 con una sociedad que haga deporte. No habrá muchos cambios y si los hacemos se harán despacio porque tenemos mucho tiempo, no hay prisas El Rey: Tengo una gran alegría, como todos los españoles Valladolid. R. G. Tengo una gran alegría, como creo que la tendrá toda España y todos los españoles ha manifestado en Valladolid Su Majestad El Rey al conocer ia noticia de la proclamación de Barcelona como ciudad sede de los Juegos Olímpicos de verano de 1992. Don Juan Carlos presidió el acto extraordinario de solemne investidura de la Reina Sofía como doctora honoris causa por la Universidad de esta ciudad. En improvisadas declaraciones a los medios informativos, bromeando incluso con los informadores, a quienes preguntó, a su vez, ¿y ustedes no se alegran? Don Juan Carlos dijo: El éxito del trabajo se ha visto colmado con el éxito de la votación y con el éxito para Barcelona por su capacidad y voluntad para celebrar los Juegos Olímpicos de mil novecientos noventa y dos. El Rey exhortó a los españoles y a los encargados del deporte a seguir trabajando. Os prometo que seguiré trabajando para ésos y para otras cosas que sabéis Finalmente puso de relieve que hemos puesto de nuestra parte todo lo que hemos podido Felipe González Por su parte, el presidente del Gobierno, Felipe González, agradeció la confianza que en todos nosotros han demostrado los miembros del COI recalcando posteriormente que aún queda mucho por hacer. La satisfacción de este momento debe ir acompañada de un sentimiento de responsabilidad