Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág- SUCESOS -LUNES 19- 5- 86 Una niña muerta y cinco heridos por un accidente en el Parque de Atracciones La pequeña salió despedida del aparato denominado El Pulpo Madrid. S. S. Una niña de ocho años resultó muerta en la tarde de ayer en el madrileño Parque de Atracciones a consecuencia de un accidente sufrido en el aparato denominado El Pulpo Asimismo otras cinco personas sufrieron heridas de diversa consideración, de las que estaban siendo asistidas a la hora de redactar estas líneas- nueve de la noche- Sobre este suceso ayer por la tarde corrieron diversas versiones, debido a la confusión reinante y a las declaraciones facilitadas por varios testigos. Sin embargo, al filo de las nueve de la noche ya se conocería la realidad de los hechos. Según nuestros informes, todo ocurrió cuando una niña llamada Azucena Hernández Ocaña, de ocho años, que había acudido con varios familiares a una comunión, se encontraba sentada en dicha atracción y por causas que ayer por la noche estaban siendo investigadas salió disparada al vacío, quedando enganchada en uno de los brazos del aparato, lo que le produjo heridas mortales. Fuentes de la Policía Municipal manifestaron a un redactor de ABC que la madre de la niña, María Jesús Ocaña Pérez, intentó rescatar a su hija, al igual que lo hicieron otras personas que, atónitas, contemplaban impotentes la escena. Todas éstas resultarían heridas de diversa consideración al ser golpeadas por los brazos de la atracción. En un coche radio- patrulla de la Policía Municipal trasladaron a la niña al hospital Primero de Octubre, donde ingresó cadáver. En otras unidades del mismo Cuerpo fueron llevadas al Hospital Clínico las siguientes personas: María Jesús Ocaña Pérez, madre de la niña; una joven cuyo nombre corresponde a las iniciales M. V. V. de dieciocho, y un muchacho, que la acompañaba, de la misma edad, J. S. S. Asimismo al Primero de Octubre fue trasladado un hombre, J. A. E. que, como los anteriores, sufría fracturas y diversas contusiones en distintas partes del cuerpo. Un portavoz del Parque de Atracciones manifestó a ABC que el accidente no se debía a fallo mecánico, ya que nada más ocurrir el aparato se examinó minuciosamente, comprobándose que su funcionamiento era correcto. Por su parte, otro portavoz manifestó que el accidente pudo producirse porque la pequeña se levantara dei asiente, en forma de góndola, descartando también cualquier fallo técnico en el sistema mecánico de la atracción, ya que dijo que El Pulpo había sido revisado inmediatamente, no. detectándose irregularidad alguna. En un principio había corrido la versión de que tanto la madre de la niña como ésta viajaban en uno de los asientos que había rozado el suelo en un momento dado, saliendo despedidas ambas, al igual que otras personas. Según la Policía Municipal, esta versión, en efecto, había sido difundida en principio, aunque con posterioridad se comprobaría que no era exacta. Nada más ocurrir el accidente el recinto ferial quedó cerrado al público y se detuvieron todos los aparatos. Pasadas las ocho y media de la tarde se encontraba en el lugar del suceso el juez de guardia, que ordenó investigar las causas del siniestro. El Pulpo es una atracción compuesta por cinco brazos móviles que suben y bajan alternativamente, en cada uno de los cuales hay habilitados asientos para dos plazas, y que suele alcanzar en su evolución una altura de dos metros y medio. El aparato ferial, situado a la entrada del Parque, a la izquierda, es uno de los preferidos tanto por chicos como por mayores que frecuentan estas instalaciones. Hace algunos años en el Parque de Atracciones de Madrid también ocurrió otro accidente mortal, en concreto en el aparato denominado Jet Star cuando un hombre que, según manifestó ayer un portavoz del Parque a ABC presentaba síntomas de intoxicación etílica, se puso en pie en la atracción, saliendo despedido de ésta, y matándose. En buen tiempo y días festivos suelen acudir al Parque de Atracciones alrededor de treinta mil personas. Ola de agresiones sexuales a niñas en un barrio de Vitoria Vitoria. Agencias El barrio vitoriano de Aranbizkarra ha sido escenario durante la semana pasada de una ola de agresiones sexuales que comenzaron el lunes con el intento de violación de una niña menor de doce años. Según informaron fuentes de la Asociación de Vecinos de dicho barrio, dos días después fue violada una niña de nueve años, y al día siguiente otra niña sufrió un intento de violación. La misma Asociación aseguró que una señora había sido asaltada en el ascensor de su casa por un presunto violador, al que consiguió ahuyentar gracias a sus conocimientos de defensa personal. Dos de las niñas agredidas coincidieron en Comisaría en la identificación de los rasgos del presunto violador, al que describieron como un joven alto y rubio, de unos dieciocho a veinte años. Según la Asociación de Vecinos de Aranbizkarra, la niña de nueve años fue violada en una de las muchas lonjas vacías que existen en el barrio, donde, atada de pies y manos, fue sometida a todo tipo de agresiones. Otra de las niñas que sufrió un intento de violación fue asaltada a las doce del mediodía y la otra a las once de la noche cuando bajaba la basura a la calle. El dueño de una cafetería aparece asesinado de una puñalada, junto a la Puerta del Sol Madrid. S. S. Madrugada de domingo en Madrid. Tranquilidad. El Servicio de Bomberos realiza alguna que otra salida rutinaria: se extinguen incendios en tres turismos, se rescata a unas personas de un ascensor y se sofocan las llamas que arden en un basurero. Un comunicante anónimo ¡lama por teléfono a la Comisaría de Los Cármenes para decir que a ia altura del número 226 de la carretera de Extremadura se encuentra un joven caído en el suelo. La Policía comproborá con posterioridad que el nombre de la víctima es Miguel Jiménez Martínez, de diecinueve años. A cincuenta metros del cadáver, una motocicleta. Según la hipótesis policial, el motorista debió chocar contra el pretil existente en la calle. Es una noche más. Sin embargo, una pareja de la Policía Municipal descubrirá un crimen en la confluencia de la calle del Pozo con la de la Victoria, en ios aledaños de la Puerta del Sol... Aún vaga por la ciudad algún que otro noctámbulo, y miembros del Cuerpo Nacional de Policía y parejas del Ayuntamiento que velan por la seguridad en la noche. Y así, dos miembros de la Policía Municipal, que rondan por la calle de la Victoria, descubrirán, caído en el suelo, el cuerpo de un hombre. La víctima presenta su pecho ensangrentado. Una profunda herida, a la altura de la región supramamana izquierda, le ha sido causada con un arma blanca: un estilete o una navaja. El herido, semiinconsciente, es trasladado a la Clínica de la Concepción donde, pese a ios esfuerzos realizados por los médicos, muere. Por la proximidad del lugar del suceso se hacen cargo de la investigación del mismo inspectores del Grupo de Homicidios. Parece que no ha habido testigos de la agresión y que e! motivo de la misma no parece haber sido el robo, por cuanto entre las pertenencias que llevaba consigo la víctima se encuentra su cartera con dinero y documentación, así como el reloj. Se sabrá que el nombre del agredido, cuyo cadáver ingresa a avanzadas horas de la madrugada en el Instituto Anatómico Forense, es el de Manuel Mochales Alcázar, de sesenta y dos años, hijo de Vicente y Eugenia, y propietario de la cafetería Mava de la calle de Juan Pantoja, número 16, en las cercanías de la estación de Metro de Alvarado. Seis de la mañana. Inspectores del mencionado Grupo de Homicidios, que ya han realizado gestiones en la calle de la Victoria, así como en el Hospital Clínico, se encuentran en la finca donde se enclava el establecimiento. De su investigación deducen que Manuel Mochales había instalado allí su negocio hacía unos ocho años; que con él trabajaban dos muchachos, según manifestó algún vecino, y que disponía de una habitación en la cafetería para pernoctar, aunque últimamente había comprado o alquilado una vivienda en el número 21 de la misma calle, donde asimismo, en la mañana de ayer, sobre la una de la tarde, agentes de Policía tomaban declaración a unos jóvenes que conocían a Manuel, al tiempo que se citaba a a guno de eilos.