Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 11- 5- 86- EDUCACION -ABCpág. 63 Antiguos alumnos del Instituto Escuela evocan su modelo de proyecto educativo Descubren una placa dedicada a María Zambrano y a sus profesores Madrid. Rodrigo Gutiérrez Los antiguos alumnos del Instituto Escuela conmemoraron ayer el 68 aniversario de la creación y el 50 de la desaparición de uno de los instrumentos más destacables de la Institución Libre de Enseñanzas en el ámbito de la Enseñanza Primaría y Secundaria. Durante el acto, celebrado en el Instituto Ramiro de Maeztu- antigua sede del Instituto Escuela- se descubrió una placa dedicada a María Zambrano y a los profesores de aquel edificio de las columnas El Instituto Escuela nació, según la orden fundacional de 10 de mayo de 1918, con dos objetivos básicos: ser instrumento de reformas en la segunda enseñanza y servir para el aprendizaje de los nuevos profesores de ese nivel. El centro, sin embargo, contaba con una sección primaria que se fundía con la secundaria en un mismo concepto pedagógico. Gonzalo Menéndez- Pidal explicó ayer, en calidad de alumno del montón -según afirmó- la historia del centro desde su fundación en la primitiva sede de la calle Miguel Ángel, 8, hasta su desaparición- y a en la sede actual de Ramiro de Maeztu- a causa del estallido bélico de 1936. ción Respecto a los medios sugeridos a los profesores figuraba la acción, el estudio directo de la Naturaleza, las lecturas reelaboradas y asimiladas, la exposición hecha por el maestro y el diálogo entre profesor y alumno Los métodos pedagógicos se basaban en la curiosidad, realismo y motivación interna del alumno. No es enteramente desdichado el que puede contarse a sí mismo su propia historia María Zambrano dios complementarios en centros extranjeros. El sistema de trabajo, según Antonio Molero Pintado, rechazaba cualquier estimulación basada en los honores, premios o castigos u otros intereses ajenos a las materias enseñadas; no se confrontaban a unos con otros, sino que cada niño era objeto de comparación consigo mismo, analizado lo que hacía y lo que podría hacer. Cuaderno de notas El secretario de la Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto Escuela, Helios Sainz, confirmó ayer que la inauguración de la última sede del centro tuvo lugar el 3 de octubre de 1932, según se desprende de la lectura de los dictados que escribían los propios alumnos en sus cuadernos de notas. Muchos de estos cuadernos, además de otros trabajos y objetos del instituto, fueron expuestos ayer en la actual biblioteca del Ramiro de Maeztu. Precisamente, en esa sala, Carmen Bravo- Villasante, en presencia de cerca de doscientos antiguos alumnos, descubrió ayer una placa en homenaje a aquellos docentes: El Instituto de Bachillerato Ramiro de Maeztu a María Zambrano y a los profesores del Instituto Escuela. En el grabado también se recoge, con caracteres más pequeños, una frase de María Zambrano, que enmarca en el acto celebrado ayer: No es enteramente desdichado el qué puede contarse a sí mismo su propia historia. Pero el Instituto, además de una escuela de formación dé bachilleres, era un centro de aprendizaje para los profesores afirmó durante la conmemoración el que fuera profesor de Ciencias Naturales Vicente Sos Bainat. Efectivamente, los aspirantes al profesorado simultaneaban sus estudios universitarios con las prácticas docentes en la escuela y los trabajos en los seminarios pedagógicos. Además, se fomentaban las prácticas y los estu- Sin exámenes El plan de estudios- que rechazaba los libros de texto y potenciaba las actitudes investigadoras- se articulaba en materias obligatorias y optativas. En la promoción de los alumnos se mantenía un criterio de máxima flexibilidad- s e suprimeron radicalmente los exámenes- desplazando el término año por el desarrollo mental y conocimientos alcanzados. En ningún caso el título de Bachillerato se alcanzaba antes de los diecisiete años. A partir de 1931, una red de centros similares al instalado en Madrid se extendió por diversas provincias (Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Gijón) aunque en alguno de ellos los avatares posteriores impidieron su consolidación. Pero, realmente, la verdadera historia de este ensayo pedagógico quedó circunscrita a Madrid, donde más tarde- i n cluso durante la dictadura- algunos centros mantuvieron su carácter de centros piloto Esta situación beneficiosa para los centros que podían ensayar y desarrollar sus propios proyectos pedagógicos ha quedado desautorizada hace soto dos años por el actual ministro de Educación, José María Maravall. Entre otros centros, tenía esta consideración el Ramiro de Maeztu, Instituto de Bachillerato en el que precisamente ayer se evocaban los dieciséis años de historia del Instituto Escuela. Vivencias personales Gonzalo Menéndez- Pidal hizo un repaso anecdótico de la historia de aquella empresa pedagógica, dependiente de la Junta de Ampliación de Estudios, y surgida de una experiencia espontánea que se estaba realizando desde 1912 en la Residencia de Estudiantes con un grupo de niños y niñas detosprimeros cursos. Además de sus vivencias personales, Gonzalo Menéndez- Pidal salpicó su intervención con anécdotas tomadas de un libro de notas escrito por su madre, María Goyri, entonces encargada de las labores de inspección y administración del Instituto Escuela Carmen Bravo- Vitlasante, también antigua alumna del centro, destacó en su intervención que el método pedagógico del Instituto Escuela todavía no se ha superado. Entre los fines propuestos en su modelo pedagógico figuraba desarrollar, mediante un adecuado ejercicio, las facultades mentales de los alumnos, su poder de observación y comprensión, su firmeza en el juicio, su originalidad, su pluralidad de interés y sus actitudes para la ac- r V La m a y o r x t o l e e í f f i ALFOMBRAS PERSAS Y ORIENTALES GRAN EXPOSICIÓN Y VENTA DEL 11 AL 2 1 DE MAYO Certificados deorigerí h y garantía de cambió; T M ¡P Pintnr Rnc r. HlDIOr HOS Facilidades dePago J U I sin recargo. í TelS. 241 90 8 8