Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RTVE colaborará en la difusión de la cultura española en el extranjero El director general de Radiotelevisión Española, José María Calviño, y el director general de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores, Antonio de Senillosa, firmarán mañana lunes dos convenios de cooperación para fomentar, como instituciones de servicio público, la difusión de la cultura española en el extranjero. En el primer convenio que firmarán, RTVE pone a disposición de la Dirección General de Relaciones Culturales el catálogo de sus programas, confeccionados por la dirección de Recursos, Comercialización y Publicaciones de RTVE, para su exhibición en circuito cerrado en los Institutos y centros culturales dependientes directamente de las representaciones españolas en el extranjero o de la Dirección General de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores. La cesión de los programas será gratuita por parte de RTVE. En el segundo convenio, la Dirección de Relaciones Culturales acuerda la compra y posterior distribución de aquellos programas y series de RTVE que no estén siendo comercializados en la actualidad por el Ente Público, para su posterior distribución entre las estaciones de televisión de lengua española de todo el mundo. En este caso, RTVE aplicará unas tarifas extraordinarias que van desde el cobro del equivalente en pesetas a cincuenta dólares por cada hora de programa adquirido, en unos casos, hasta un descuento (igualmente excepcional) de un 25 por 100 en las tarifas, en otros. Ambos convenios tendrán una vigencia de tres años y su renovación se hará por anualidades sucesivas. La moda española, desde hoy en la noche de los domingos TVE, unida al Eutelsat desde Guadalajara Guadalajara. Luis Monje Ciruelo Televisión Española utilizará la estación terrena de seguimiento de satélites construida por la Telefónica en Almuña de Tajuña (Guadalajara) como consecuencia del acuerdo firmado recientemente por José María Calviño y Luis Solana. Esta estación, que permite trabajar con el sistema europeo de comunicaciones por satélite (Eutelsat) podrá ser utilizada hasta octubre de 1994 y pone a disposición de RTVE dos canales de televisión, uno para emisión y otro para recepción de señales de forma permanente. La estación será la encargada de proporcionar el sistema operativo del satélite ECS I- F. a. y el acceso a dos de los transpondedores de los que va provisto el satélite. Desafiando supersticiones y las horas de sueño de quienes gustan irse a dormir temprano, Televisión Española inicia hoy, a las doce menos cinco de la noche, una serie de trece capítulos dedicados a la moda, de media hora de duración cada uno. De moda título de esta nueva serie, le ha salido a TVE francamente barata. El capítulo que se emitirá esta noche, 40 años de moda española ha sido patrocinado por la Dirección General de Cooperación Cultural del Ministerio de Cultura, y los doce restantes se deben al patrocinio del Centro de Promoción de Diseño y Moda del Ministerio de Industria y Energía. El programa, pues, no ha sido ni producido ni realizado por TVE, sino cedido por estos organismos. En el espacio de esta noche, elaborado en gran parte con imágenes de archivo de NO- DO, serán entrevistados Pertegaz, Elio Berhanyer, Pedro Rodríguez y Asunción Bastida, que analizarán la evolución de la moda española. Una moda que ha pasado de ocultar su origen en algunas ocasiones a exhibir con orgullo el Hecho en España Para saber por dónde andan en la actualidad los diseños españoles, se ha elegido a Pedro del Hierro, Manuel Pina, Paco Casado, Antonio Miró, Jesús del Pozo, Roberto Verinno, Roser Mareé, Florentino, D Aqumo, Carmelo, Cortemans, Unicem, Sybilla, Javier Mariscal, Luis Fortes, Nacho Ruiz y Adolfo Domínguez, el hombre que ideó el eslogan- la arruga es bella -que hizo felices a las mujeres de edad y desgraciadas a las casas de cosméticos. Los programas se complementan con clips sobre los diferentes estilos de los diseñadores. -Detrás de la pantalla- José Luis Balbín presentó el pasado 1 de marzo ante el Juzgado de Primera Instancia número 20 de los de Madrid una demanda de protección al honor contra TVE, porque ésta, al dar la noticia del cierre de su programa, emitió, a juicio del demandante, frases injuriosas contra él al acusarle de caprichoso, arbitrario y de haber convertido La Clave en un instrumento de sus propios intereses Afirma el fiscal en su dictamen (A B C, 25- 4) que, efectivamente, TVE debería ser condenada por intromisión ¡legítima al derecho al honor del demandante. Sin embargo, se sostiene la doctrina, en otra de las motivaciones de la demanda, de que TVE no ha producido una vulneración del derecho a la libertad de expresión de José Luis Balbín al cerrarle su espacio de comparecencia en la pantalla. Entendemos que esto último afecta a un problema no personal sino colectivo, cuando tan alta autoridad señala que los derechos de RTVE marcan los del director, que están supeditados DOMINGO 4- 5- 86 LOS DERECHOS DE BALBIN a ella. Este juicio es muy grave. Este juicio es trascendente. Este juicio, con todos los respetos a tan alta magistratura judicial, consagra el poder totalitario de RTVE y de sus directivos políticos omnímodos, en este caso Calviño, a decidir, señores del Jurado, que los derechos del creador, del periodista, del director, del realizador, del guionista, terminan donde comienzan los de la empresa. Según noticias llegadas a este comentario, tal criterio ha producido un gran estupor, una gran consternación en los profesionales del medio, porque si ha de decidir la dirección, en cada caso, como patronal ideológica, como empresa del Estado, lo que es bueno o malo, lo que es emitible o no, lo que está de acuerdo o no con lo que es el fin esencial del servicio radiotelevisivo a la sociedad, nos encontraremos- como está sucediendo- -con una politización interesada, inadmisible, intolerable en términos democráticos, de toda la programación. Si se suprime un programa libre, crítico, plural y se reconoce el derecho de la empresa a suprimirlo, estamos, ni más ni menos, que corroborando la nefasta injerencia del poder político sobre el poder profesional que se reclama auténtico intérprete de la libertad de expresión. He aquí un tema que no debe pasar inadvertido, menos en tiempo electoral. Consagrar al autoritas de la empresa radiotelevisiva es grave. Toda la programación es, en la supuesta línea que imponen los autócratas, una vomitona contra la libertad. Los profesionales se rebelan ante ello; pero si, al parecer, no tienen ni les ampara ningún derecho, ¿hacia dónde caminan la sociedad democrática y sus libertades? También se señala que, en cualquier caso, el profesional, si no está de acuerdo con este planteamiento, puede acogerse a la cláusula de conciencia y pedir la rescisión de contrato como despido no procedente. Peor todavía. Porque ése sería el instrumento ideal para que salieran forzosamente de Radiotelevisión todos aquellos profesionales que, contra viento y marea, están defendiendo ahora, a golpes de expedientes en contra, la libertad profesional de expresión. Para esos que pidan la rescisión del contrato tiene el señor Calviño, señor fiscal, preparados unos cientos o miles de millones, con lo que RTVE quedaría como campo exclusivo de su excluyente (la de Calviño) visión de la realidad a favor del PSOE. No. La cláusula de conciencia no debe establecerse en términos de marchar o quedarse, sino en los de que deben ser protegidos con la permanencia del profesional en su puesto de trabajo. Eso, al menos, es lo que se está haciendo en las sociedades progresivas de Occidente. SPECTATOR ABC 109