Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Unión Soviética oculta el verdadero de unanube radiactiva de casi 2.000 kilómetros Tass comunicó el accidente como medida para impedir especulaciones Washington le resta importancia y no ve una situación peligrosa Nueva York. José María Carrascal La Casa Blanca volante, sin embargo, ha tratado de evitar la alarma. Los Estados Unidos no ven una situación peligrosa ha dicho el portavoz del presidente Reagan antes de partir de Honolulú. Habría que oír al portavoz de Gorbachov en caso contrario. un dispararse de las especulaciones, empezando por la de si sería accidente militar. Con el anuncio han querido evitarlo. Pero como han dicho sólo la mitad de la verdad, han logrado evitarlo sólo a medias. Técnicos europeos aseguran que la radiactividad no procede de una central En un raro despliegue de apertura informativa, la agencia oficial soviética Tass ha informado sobre el accidente que tuvo lugar en una central nuclear a cincuenta kilómetros de Kiev, capital de Ucrania. Pero la apertura se acabó ahí. Lo demás son conjeturas. Aunque no se nos indica el calibre del accidente, tuvo que ser grave. El haberse detectado la nube radiactiva en Escandmavia, a mil kilómetros, advierte que la filtración fue masiva Los técnicos norteamericanos, sin embargo, no respaldan la hipótesis de algunos europeos de que, dado el volumen de radiación, tuvo que ser una explosión de otro tipo, la de un misil atómico, por ejemplo. Podría tratarse de la fusión del núcleo rad activo de la central, por fallo dei sistema de refrigeración ha dicho el doctor Geoffreí Eicholtz, profesor de Energía Nuclear de la Universidad de Georgia En lo que se esta de acuerdo con los técnicos europeos es en que siendo Kiev una ciudaa de vanos millones de habitantes y estando Moscú en camino de Escandmavia, hacia donde posiblemente soplaba el viento, han tenido que ser muchas las personas afectadas en la Unión Soviética y países de su btoque ¿Con muertos? Por lo general- dice otro de estos expertosIos accidentes nucleares no suelen producir muertes instantáneas, a no ser que se esté justo al lado de donde ocurre Son los efectos a largo plazo los de temer En estos momentos, los científicos norteamericanos estudian con sus colegas europeos cuantos datos les llegan de esa nube. Sus análisis nos darán el tipo de central de donde procedía, la clase de material radiactivo utilizado y la magnitud exacta del accidente De momento, se conoce sólo esto último. Los rusos tienen dos tipos de reactores y es muy posible que el que ha estallado perteneciese al tipo de presión Multiplica su gravedad el que las centrales nucleares soviéticas no tienen, como las occidentales, edificio de contención una especie de contenedor en torno, para evitar Radiactividad más de dos veces superior a la normal en Berlín Bonn. Afp Radiactividad dos veces y media superior a la normal fue registrada por el Instituto Físico- Nuclear Hahn- Meitner de Berlín- Oeste, según informó a primeras horas de la noche de ayer uno de sus miembros. El profesor Linderberger subrayó, de todas formas, que esta subida de los niveles podría no tener relación con el accidente en la central nuclear soviética de Chernobyl, al norte de Kiev (Ucrania) y que podía deberse simplemente a las condiciones meteorológicas Será necesario esperar algunos días para tener una respuesta segura En un día normal, nosotros no hubiéramos prestado atención a la subida añadió. Más adelante, el profesor Lmderberger señaló que la estación finlandesa de Tempera, en el centro de este país, había registrado una radiactividad seis veces superior a la normal. Por otra parte, expertos occidentales estiman que será sin duda difícil saber qué ha pasado en la central nuclear soviética. Según señalaron, la central no figura en la lista de las instalaciones que la Union Soviética permitirá que sean inspeccionadas por técnicos de la Agencia Internacional de la Energía Atómica de Viena, en virtud del acuerdo que firmó con ella en febrero de 1985. En la imagen, un aspecto de la central nuclear de Chernobil, cerca de Kiev- capital de Ucrania- desde donde se ha producido una inmensa nube radiactiva capaz de cubrir una distancia de casi dos mil kilómetros escapes de que la central en sí no sufra desperfectos por terremotos, choque de un avión u otra causa accidental exterior. Lo que significa que cualquier fallo interior trae consigo filtración. Sus costes son también más baratos, pero los riesgos son mucho mayores. Los rusos empezaron más tarde con su programa de energía nuclear, pero lo han acelerado, teniendo hoy cuarenta y cinco centrales Dicen que éste es su primer accidente. Sin embargo, se les ha detectado por lo menos otro, eso sí, en una central experimental ¿Por qué lo han reconocido? Pues porque no tenían otro remedio. En Finlandia ya habían detectado la nube radiactiva antes incluso de que la Tass lo anunciase. Dejándolo en el misterio, lo único que traería sería