Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 A B C EL REGRESO DEL CUADRO DE GOYA VIERNES 11- 4- 86 Los gozos y el asombro La reacción que produjo ayer en el mundo cultural la noticia del rescate de La marquesa de Santa Cruz por cerca de 900 millones de pesetas fluctuaba entre la alegría por la recuperación del Goya y el asombro ante el dispendio. Ofrecemos en esta encuesta un abanico de declaraciones de urgencia que contrastan vivamente con las manifestaciones triunfalistas del Gobierno. Nota oficial del Museo del Prado El ingreso en el Museo del Prado de la Marquesa de Santa Cruz pone fin a una ya larga y tortuosa historia, y enriquece ai Museo con una pieza absolutamente singular que cuenta entre las obras capitales de su autor en el momento quizá más maduro de su producción. Por sus dimensiones, su carácter y su interés histórico, enriquecido además por las vicisitudes vividas en los años cuarenta, es obra imprescindible en el Prado. Fechada en 1805, retrata a doña Joaquina Téllez Girón, marquesa de Santa Cruz, a quien Goya ya había retratado niña en el lienzo de La familia de los duques de Osuna (1788) en el que también figura a los cuatro años. Su actitud y vestido, a la moda imperio, ha hecho que se le considere obra neoclásica, pero su magistral calidad técnica y el encanto que Goya ha sabido transmitir al retrato hacen de él una pieza excepcional, libre de cualquier limitación temporal. No expuesta al público desde 1961, y habiendo negado su propietario la obtención de nuevas fotografías, se ha reproducido siempre en viejos negativos y puede decirse que es totalmente desconocido a las generaciones jóvenes. Como se ha dicho repetidas veces estos días, es, sin duda, la obra española más importante ofrecida en el mercado internacional desde la venta del Juan de Pareja de Velázquez, al final de la década de los sesenta. Su estima en el mercado internacional hubiera sido, de no mediar las medidas adoptadas por el Gobierno español, muy superior a la cantidad compensatoria establecida al amparo de la legislación y del convenio de la Unesco, suscrito por España. José Caballero: Un abuso en plena crisis Todavía no se sabe bien por qué el cuadro salió fuera de España, pero su vuelta ha costado realmente demasiado. Novecientos mellones de pesetas para una sociedad que v ¡v tal crisis económica me parece una cantidac abusiva. El cuadro de Goya es, desde luego, un buen cuadro, pero no es un Goya de primer orden. Hace todavía pocos meses que se subastó el Vuelo de brujas y, sin embargo, el Estado no pujó y permitió que lo comprara un particular. En fin, habrá que sopesar muy bien si merecía o no la pena pagar una cifra tan alta. José- Mignel Ullán: Las marquesas no tienen precio Dado que las marquesas no tienen precio, todo precio- barato o caro- es soberanamente injusto. Pero injusticia tal queda ahora equilibrada por el hecho de que ei cliente, Javier Solana, no paga nada para gozo propio, sino tan sólo por amor al orden que supone lograr que la marquesa, viva o muerta, regrese pronto a casa. A mí me parece bien, en suma, que el portavoz de! orden no se arredre a la hora de ser ministro de un robo injusto. Después de todo, el viejo dicho encaja en ei nuevo hecho: Pagan justos por pecadores. Alvaro Delgado: Un cuadro menor Sólo conozco la obra a través de reproducciones y no me parece uno de los grandes goyas. Así pues, ei precio pagado por él me parece altísimo y, sin duda, excesivo, tratándose como se trata de un cuadro que no ayuda a completar, en calidad, al conjunto del patrimonio del pintor que tenemos en España. Tal vez ese dinero podría haberse destinado a la compra de otro cuadro. Al mismo tiempo, el hecho de que un cuadro de un gran pintor español se encuentre fuera de España no me parece mal. No padezco ese nacionalismo corto y provinciano y creo que ese afán de recuperar cosas obedece muchas veces a una óptica un tanto minúscula de nuestro patrimonio. Tener por ahí fuera como embajadores españoles a Goya, Zurbarán, Velázquez o El Greco es una cosa importante. Antonio Bonet Correa: La cantidad me deja perplejo Es un tema difícil de valorar. El cuadro salió de España de una forma anormal y no aclarada. Es un Goya, pero goyas hay muchos, y éste no es de los mejores. La cantidad me deja perplejo. Sin duda influyen otros factores que, incluso, en! a adquisición de obras de arte, pueden ser emocionales de pundonor o prurito. Juan Cueto: Cifra desmesurada En mi opinión, con esa cantidad de dinero, a todas luces desmesurada, se puede generar, o impulsar, una importante acción cultural, en cualquier sentido, no solamente el pictórico. En concreto, en el Principado de Asturias, zona deprimida culturalmente, podríamos hacer una verdadera revolución. Evelyn Botella: Una historia lamentable Dentro de que este tipo de obras no entran en mis dominios, opino que es interesante que el cuadro regrese a España. Lo realmente lamentable es toda la historia de alrededor. Las gestiones del comercio del arte deberían de ser más fáciles y más limpias. Se decidió, supongo, su regreso por razones del Patrimonio Nacional. España, en el estado en el que estaba la cuestión, no podía dejar ei cuadro fuera. Naturalmente, con esa cantidad de dinero tan importante se podrían hacer grandes cosas. Santiago Amón: Escasa calidad La marquesa de Santa Cruz es un cuadro de escasa calidad, siendo, naturalmente, un Goya. Podríamos decir que Goya cuando realizó este cuadro, de encargo, no estaba en su mejor día. La cantidad que el Estado pagará a lord Winbome me parece de una desmesura totai, más teniendo en cuenta que existe un precedente en cuadro Vuelo de brujas que salió a subasta por setenta y ocho millones, y el Estado no ejerció su derecho de opción a compra. Vuelo de brujas es mejor pintura, sin lugar a dudas. Es natural que se indemnice a quien pagó un precio pensando en que la venta era legal. Lo que no entiendo es que no se persiga al falsificador y que nadie hable de este asunto. Hipólito Hidalgo de Caviedes: Satisfacción y alivio Aunque penetrar en los entresijos de las subastas de arte es tarea aventurada, conociendo e! resultado final, debo manifestar mi satisfacción y alivio ante la noticia de que el famoso retrato de La marquesa de Santa Cruz vuelve para siempre a España. Yo, en general, soy poco amigo de que ías obras de arte viajen y hemos visto algunas obras viajeras que han vuelto deterioradas. Mucho más grave era este viaje, presuntamente ski retorno. En el caso de La marquesa de Santa Cruz no sólo por su calidad artística, sino por la vinculación que dicha dama tuvo con nuestra Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que sea bienvenida y quiera Dios que siga eternamente tañendo su lira entre nosotros. Alfonso Guerra: Nos ha salido gratis El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, aseguró ayer que el regreso a España de La marquesa de Santa Cruz como la noticia más importante del día añadiendo que el precio que había que pagar para que ello fuera posible (cerca de 900 millones de pesetas) le parecía gratis Después de un siglo- declaró el señor Guerra- en que hasta las piedras románicas se iban a los Estados Unidos, un cuadro de Goya regresa. Por primera vez y bajo un Gobierno socialista. Eso si que es importante para la historia de un país. Durante los Gobiernos de la derecha se han Nevado las iglesias a pedazos y ahora tienen que venir los que iban a hacer el expolio, los socialistas, para que vuelva un cuadro de estas características.