Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A B C IBEROAMÉRICA Argentina JUEVES 27- 3- 86 Puerto Rico Nicaragua Solemne acto en el Capitolio de la ciudad de San Juan San Juan. Gladys Crescioni En un acto de gran solemnidad, que presidieron el cónsul general de España- embajador Juan Ignacio Tena Ybarra- y los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes- Miguel Hernández Agosto y Rony Jarabo- se celebró en la rotonda del Capitolio el descubrimiento de una placa conmemorativa de la aprobación por las Cortes Españolas de la ley que el año 1873 proclamó la abolición de la esclavitud en la isla de Puerto Rico. La placa fue instalada en año 1873 en el salón de ministros del Congreso de los Diputados, en la Carrera de San Jerónimo. Allí permaneció hasta que en los años cuarenta del presente siglo fue retirada y almacenada junto a otras de su época y de la Segunda República Española. Cuando una Comisión de parlamentarios puertorriqueños, que presidía el senador Hipólito Marcano, visitó hace unos años Madrid y tuvo conocimiento de la existencia de dicha placa conmemorativa, inició gestiones con el Gobierno español con el propósito de que fuera donada al pueblo de Puerto Rico hasta que se logró! a entrega de la placa al pueblo puertorriqueño. En aquellos momentos dirigía el instituto de Cultura Hispánica el hoy cónsul general de España en Puerto Rico, embajador Juan Ignacio Tena Ybarra, cuya mediación en estas gestiones fue decisiva. Dio comienzo la ceremonia con sendos breves discursos de los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes. A continuación, el decano de estudios humanísticos de la Universidad Interamericana, profesor Díaz Soler, pronunció una conferencia, en la que, de forma pormenorizada, analizó la historia de la esclavitud en la isla hasta su abolición por las Cortes Españolas. Tras el exhaustivo estudio del profesor Díaz Soler, cerró el acto con unas breves palabras el embajador Tena Ybarra, quien hizo entrega a las Cámaras legislativas de Puerto Rico de una reproducción facsímil de los Diarios de Sesiones de las Cortes Españolas, en las que se debatió la abolición de la esclavitud en la isla. Clima de gran tensión durante Pastora denuncia en Miami la la jornada de huelga general represión del sandinismo Miami. Roberto Laurenti Horas antes de la votación por la Cámara de Representantes, Edén Pastora declaraba que si era rechazada la proposición de ayuda por 100 millones de dólares solicitada por el presidente Reagan, sus fuerzas del frente sur continuarían la lucha buscando recursos privados. Después de la votación, y ya en Miami, el comandante Cero dijo: Nada me ha sorprendido. Lo más lamentable es la ceguera política. Hay que decirte a los congresistas que se dejen de romanticismo. En Nicaragua no hay una revolución sandinista, sólo una revolución marxista- leninista de corte stalianiano, con 35 organizaciones que someten al pueblo nica y que ellos no se duermen en los laureles y van avanzando cada vez más. Preguntado Pastora si temía un recrudecimiento de la represión de Managua, aseguró que en los últimos dos meses una brutal se desarrollaba en el frente sur. La lucha continúa, miren ustedes- r e marcó el comandante- En la mañana logré recibir un parte de guerra sobre los centros de operaciones y nuestras fuerzas están combatiendo en el Almendro, Nueva Guinea, Rama, en el Departamento de Chontales, Guaco y Río San Juan. Lo más dramático es la confirmación de la muerte de 100 combatientes y la presencia de más de 200 heridos. El jefe de ARDE se lamentaba que esos hechos reales pasaran inadvertidos. ¿Comandante, estará usted presente en abril para la batalla en el Congreso? Yo no voy a venir. Esta es la última vez que vengo a los Estados Unidos. He venido muchas veces. Estoy cansado de venir a pedir ayuda. Si no la quieren dar, que nos llamen cuando estén dispuestos a dárnosla. Nosotros estamos dispuestos a recibirla. Pero no me voy a pasar la vida viniendo. Insisto, ésta es la última vez. Ahora nos iremos a la montaña. Este es momento de grandes esfuerzos y compromisos. Si hay que morir, quiero que sea con nuestros campesinos, pero yo no volveré más. Más tarde, Edén Pastora dejaba Estados Unidos desde el aeropuerto de Miami. Buenos Aires. José Alejandro Vara La central sindical peronista CGT efectuó ayer su segunda huelga general en los últimos dos meses y la quinta desde la restauración democrática a fin de presionar al Gobierno para que lleve a cabo cambios profundos en su política económica. El paro comenzó a las doce del mediodía y se prolongó por espacio de diez horas. A primeras horas de la tarde, decenas de miles de trabajadores se congregaron en la céntrica avenida Nueve de Julio, de Buenos Aires, para asistir a un mitin en el que el líder del sindicalismo argentino, Saúl Ubaldini, se pronunció en forma vehemente y acalorada contra el actual equipo de la Casa Rosada. La huelga, que se desarrolló en un clima de enorme tensión, no exenta de aislados conatos de violencia, fue acatada mayoritariamente tanto en la capital como en las principales poblaciones del país. En Buenos Aires pararon, además del cordón industrial, los Bancos, Correos, hospitales, escuelas, radio y televisión. Los medios de transporte hicieron un paro simbólico de quince minutos a fin de que los trabajadores pudieran trasladarse hasta el centro de la ciudad para asistir a la mencionada concentración. No obstante, las primeras informaciones emanadas de fuentes oficiales aseguraban que la huelga tuvo una repercusión algo inferior a la del pasado mes de enero, que se celebró en viernes y en plenas vacaciones de verano. En esta ocasión, además, el Gobierno optó por no quedarse de brazos cruzados contemplando cómo la CGT conseguía arrastrar al país al colapso. Desde hace una semana los principales dirigentes del radicalismo desataron una ofensiva verbal contra los sindicalistas, a quienes acusaron de comportarse mucho más agresivos con el Gobierno democrático que con la dictadura. Al paro, que tuvo lugar un día después de celebrarse el décimo aniversario del golpe militar, se adhirió la práctica totalidad de las fuerzas políticas de la izquierda e incluso algunos grupos de la derecha conservadora. En el apartado de adhesiones los rotativos porteños reseñaban ayer el extraño respaldo ofrecido por el general Camps, conocido como el carnicero de Buenos Aires quien se encuentra internado en el Hospital Militar Central y a disposición de la Justicia militar. La huelga general de ayer tuvo lugar en medio del mayor enfrentamiento entre el sindicalismo y la Administración radical desde Miami. R. L. que se restauró el régimen democrático. La semana última, el Ministerio de Trabajo ofreGomas de automóviles ardiendo, toque de ció a los representantes de los trabajadores queda y manifestaciones que concentraron a una nueva política de salarios, oferta que fue más de diez mil personas gritando que que- rechazada por los gremialistas al considerarla rían el cambio total del Gobierno. El eslogan insuficiente. Por su parte, algunos portavoces que cala en la nación No queremos un de la CGT negaron que se estuvieran mantegolpe de Estado, queremos un Gobierno ci- niendo contactos bajo cuerda con el Gobierno vil e insistieron en que, a no ser que las autoriLas informaciones del interior del país con- dades económicas cambien drásticamente su firman que se van extendiendo las protestas. política, también se llevará a cabo la huelga Fuerzas militares habían impedido la entrada general de treinta y seis horas prevista para a la capital, Puerto Príncipe, de manifestantes el próximo mes de abril. Haití El Salvador Protestas en las principales ciudades contra el Gobierno Solicitan que se investigue la muerte de monseñor Romero Ciudad de Guatemala. J Eu Unas veinte mil personas se manifestaron por las calles de San Salvador, al conmemorarse el sexto aniversario del asesinato de monseñor Arnulfo Romero, arzobispo de El Salvador, cuyo crimen permanece aún en el misterio. Los manifestantes, entre los que figuraban estudiantes, campesinos y obreros, así como delegados de la Iglesia católica, demandaban el esclarecimiento del magnicidío, así como justicia para los responsables del mismo.