Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AGRADECIMIENTO DE LOS LECTORES Y A LOS LECTORES La Redacción de ABC se inundó ayer de llamadas, telegramas y cartas de felicitación a nuestro periódico por la coherencia de nuestra posición a lo largo de toda la campaña del referéndum. ABC defendió para los sectores de centro y derecha, como actitud más lógica y razonable, la abstención y el voto en blanco. A los centristas, liberales y conservadores que decidieron votar les pidió que no dijeran no en las urnas. La abstención y el voto en blanco triunfaron con un 44,16 por 100 del censo total y el sí quedó en segundo lugar, con el 31,36 por 100 de ese mismo censo. Ahora se ve con absoluta claridad que si el centro y derecha hubieran acudido a votar. Felipe González habría obtenido 17 millones de votos, lo que le hubiera consagrado como un nuevo caudillo para cuarenta años con grave peligro para la estabilidad de la democracia. ABC no cayó en la trampa tendida por los asesores de imagen del presidente, denuncio desde el primer momento la maniobra de plebiscitar a Felipe González y contribuyó a que los principales partidos de la oposición se sumaran a la abstención y al voto en blanco. Por otra parte, nuestro periódico se negó a encargar una encuesta por las dificultades y falta de rigor que suponía contestar a una pregunta confusa y contradictoria. Adelantamos el triunfo del sí basados en nuestro acceso a los sondeos más fiables, y denunciamos alguna encuesta en favor del no filtrada por agentes del Gobierno para extender el miedo y evitar la abstención. Los lectores de nuestro periódico subrayan en sus comunicaciones todos estos aspectos y la firmeza de ABC para resistir a las presiones del Gobierno que cuartearon a tantas instituciones. Al hacernos eco del agradecimiento expresado por los lectores de ABC queremos dejar constancia, en nuestra portada de hoy, del agradecimiento de ABC a sus lectores. Sin ellos, sin su apoyo, sin su asistencia, no hubiéramos podido mantener nuestra posición. Un periódico serio no es, en realidad, propiedad de los accionistas, sino de los lectores. Y a ellos se debe.