Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Manuel Carnicer Galería Mayte Muñoz Manuel Silvela, 2 hasta el 11 de marzo De 11 a 13,30 y de 17 a 21 Ferrer Carbonell Galena Carmen Bonell Serrano, 77 Hasta el 15 de marzo De 12 a 14 y de 18 a 21 S j- i IN duda, la doble vertiente de su formación (Artes Decorativas, Maestría Industrial) hace que la obra de Manuel Carnicer (Barcelona, 1921) tenga aire grato y de buen gusto y que este realizada con una perfección sorprendente A ello hay que añadir su trabajo en el campo de la publicidad, del que es buena prueba el cartel anunciador del VIII Congreso Europeo de Mantenimiento (expuesto en esta muestra, junto con otros once dibujos sobre el mismo tema, con destino a dicho Congreso) La minuciosidad de Manuel Carnicer no se limita al que pudiéramos llamar dibujo industrial que el eleva a la categoría de obra artística, sino que, en los dieciocho cuadros que completan su segunda muestra individual en Madrid, se abre a unos temas en los que la nostalgia cristaliza en recuerdos de otros tiempos postales, miniaturas de libros antiguos, detalles de las ornamentaciones de Gaudí, bodegones ascéticos, juguetes infantiles No es extraño que Manuel Carnicer, que lleva exponiendo desde 1969, lleve su obra con poca frecuencia a las galenas, pues la realización de estas pinturas requiere muchas horas de C Pintura de Carnicer trabajo cuidadoso No podemos por menos de citar, como logros dignos de mención (aparte de la serie del Congreso) la postal de la Exposición de París de 1855, de la que se escapan una multitud de visitantes, las ampliaciones de miniaturas del libro del duque de Berry (gótico) y del de Caballeros cantores del amor (románico) el juego de cartas de tema infantil y el bodegón Cebollas, ajos y cuerda ON motivo de cumplirse el primer aniversario del fallecimiento del pintor Juan Ferrer Carbonell, la Galena Carmen Bonell ha organizado una exposición antologica, que recoge 46 obras del artista desaparecido Juan Ferrer, que estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, recibió la influencia de los impresionistas franceses Su espíritu viajero le llevo a recorrer Europa y parte de America, ademas de España, cuyo paisaje aparece reflejado en gran parte de su obra Su momento de mayor popularidad se sitúa en los años 30, y entre numerosas exposiciones, premios y viajes, el pintor sigue su trayectoria, que le llevaría también a las aulas, donde ejerció el profesorado (Palma de Mallorca, Barcelona) Una visita a la Muestra de Juan Ferrer Carbonell nos hace meditar en el olvido de tantos ancianos maestros, vivos o muertos, arrinconados en estos últimos años a causa, sin duda, del vertiginoso cambio sufrido en la estética a partir de las dos ultimas guerras mundiales y, concretamente, desde los años 50 Nombres como el de Ferrer Carbonell, paisajista notable, acuarelista también destacado, son Interior oleo apenas un recuerdo entre los mayores de cincuenta años, y nada entre los mas jóvenes Merece, sin embargo, la pena visitar esta antologica, donde figuran cuadros como Puerto de Amsterdam Paisaje de montaña, Santander Desnudo Iglesia Pirineo aragonés Poblado de Ifni Danzarina árabe Ferrer recorrió el norte de África y obtuvo la medalla de Honor del Salón de Pintores de África en 1970 II Encuentro Espalter Galena Espalter Marques de Cubas, 23 f 0 R Juan Diego de Miguel Galena Orfila Orfila, 3 Hasta el 15 de marzo De 11,30 a 13,30 y de 17,30 a 21 Hasta el 15 de marzo De 11 a 14 y de 17 a 21 segunda vez, la Galena Espalter ha organizado un pequeño salón en el que se dan cita veinticinco pintores contemporáneos de muy distintas tendencias, pero todos fieles a la figuración La muestra, por orden alfabético incluye un excelente Interior con desnudo de Waldo Aguiar, dos cuadros muy diferentes de los dos Algora, un notable grupo de gitanos de Rafael Amezaga, un sobrio paisaje de Beulas una poética ermita de Rafael Botí un luminoso bodegón de Mana Carrera, un retrato y dos figuras en el balcón de Manuel Gil y González Collado respectivamente, un pueblo blanco de Hernández Quero una composición de López Herrera, un paisaje urbano de Martínez Díaz, una escena campesina de Oleo de Pardo Galindo Gloria Merino, dos paisajes (el primero con figuras) de Juan y Ri- Ruiz, un escueto paisaje de Vázcardo Montesinos, unas figuras quez Díaz, y una Procesión de (que reproducimos) de Pardo Ga- Jesús Villar Todo, repetimos, muy lindo, una vista ciudadana de San- diferente, porque como bien dice tiago Pelegrm, un Toledo de Pé- Campoy en el prologo del catalogo rez Torres, una composición deso- hoy ya se sabe que es difícil selada de Emilio Prieto, un interior ro- ñalar donde pueda desarrollarse mántico de Demetrio Salgado, un una pintura intrínsecamente naciopaisaje montañoso de Sánchez Ca- nal universales como son los conrralero, un pueblo de Tosar Grana- ceptos y las maneras Pero siemdos, un bello desnudo de Vargas pre ricos y sugerentes 114 ABC H AY dos aspectos que conviene tener en cuenta al aproximarse a la pintura de Juan Diego de Miguel (Devanos, Soria, 1955) que ahora se presenta por primera vez en Madrid donde estudio Arquitectura y Bellas Artes Son estos la técnica y el argumento La primera es cuidada, efectista, con veladuras y materiales ajenos al color incorporados El segundo es hermético, llena de alusiones y símbolos literarios y esotéricos Pero ambos aspectos parecen fundirse necesariamente en un todo Ambos se precisan el uno a la otra, y viceversa Porque quiza no podría expresarse ese mundo inquietante de Juan Diego sin los fundidos y los vagos fondos de los que emergen limpios y reales rostros y figuras Es la cuidada elaboración lo que permite al pintor desarrollar sus historias misterio sas En conjunto la exposición que presenta en la galena Orfila podría resumirse diciendo que en ella hay cuatro obras de tema abstractosimbolico, tres bodegones y un semibodegon un gran cuadro, con liebre, de increíble realismo, tres figuras y retratos de mujer y diecisiete obras con figuras hieraticas y herméticas Insistamos en la tec Pintura de De Miguel nica, en el trabajo y, como algo que se une a esta singular exposición los inusuales formatos de los cuadros Y destaquemos la libertad del pintor, dentro de un rigor hiperrealista, para exponer su ideas y sentimientos, sus inquietudes y convicciones, su estética, en fin, tan alejada de cualquiera de las comentes imperantes en la actualidad También conviene destacar el acierto de una composición inteligente y exquisita J. R. JUEVES 6- 3- 86 nnim