Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág 76 EESPECTACULOS- VI Festival de Teatro de Madrid -MIÉRCOLES 5- 3- 86 -Jazz Tadeusz Kantor: Hay demasiados artistas oficiales, cercanos al poder, como este mismo certamen El director polaco presentó ayer ¡Que revienten los artistas! Madrid. S. E. Es pequeño y nervioso, un hombrecillo gesticulante, capaz de transitar en un mismo envite de la ironía al más espectacular enfado. Tadeusz Kantor, polaco, de setenta años de edad, es uno de los más prestigiosos directores teatrales contemporáneos. Al frente de su compañía, Cricot 2, presentó ayer en la Sala Olimpia, dentro del VI Festival Internacional de Teatro de Madrid, su último e impresionante montaje. ¡Que revienten los artistas! Kantor explicó ayer su concepción del tea- necesidad de hacer obras en una galería de tro y su último espectáculo. Los verdaderos arte y la posibilidad de que él hiciera algo en artistas revientan siempre. Muchos se han Nuremberg. Ahora, cuando pienso en ese tísuicidado porque no podían soportar el tulo- dijo- -me pregunto qué quiere decir. mundo exterior dijo tQue revienten los artistas! es, en última en un encuentro con la instancia, una obra sobre la muerte, pero no Prensa, este polaco, como un hecho que ocurre, sino como proque es uno de los princeso. Durante todo el espectáculo- indicó cipales representantes Kantor- hay alguien que está muriendo; de la vanguardia eu- desde el comienzo hasta el final no acaba de ropea y creó en 1955 morir. Soy yo quien muere, estoy presente en la compañía Cricot 2, escena, estoy como un niño de seis años que la única que no está sueña con generales, estoy también como reconocida oficialmente agonizante. en Polonia. El espectáculo está montado con el ritmo ¡Que revienten los de la revista- e l peldaño más bajo del esartistas! es el tercer pectáculo hoy en Europa, según Kantor- y montaje teatral que aparece también en él lo que llama la realiKantor presenta en Esdad en su grado más ínfimo los pobres, Tadeusz Kantor paña (antes fueron Wielopole- Wielopole y La clase muerta país donde, aseguró ayer, ei público entiende SU CHALET al instante sus espectáculos, concebidos como imágenes, como acción, sin narración, EN PINO FINLANDÉS sin historia, con sólo texto verbal En mi concepto del arte- explicó- los artistas deben morir, porque la creación supone la descomposición del individuo, pero hay demasiados artistas oficiales, cercanos al poder, como este mismo Festival. En su encuentro con la Prensa, Kantor hizo gala, como en ocasiones anteriores, de la contradicción, que por medio del humor sublima en sus espectáculos o asume más allá de lo trágico. Kantor aseguró que ha renunciado a participar en festivales y muestras gubernamentales, salvo alguna excepción, como la de Cracovia, donde trabajó durante años como escenógrafo. Trabajo al lado de mis amigos; por eso he venido a España señaló. ¿Sabe usted que este Festival es oficial? le preguntaron. Nunca actuamos para el Gobierno, hemos venido tres veces por el público de España respondió. Kantor estrenó su espectáculo en 1985, en Nuremberg, luego en el Festival de Aviñón (Francia) Italia, Nueva York y otros países. Este año presentó ¡Que revienten los artistas en Cracovia y en Varsovia, donde no aceptó la invitación del Ministerio y sí una de ia Federación de Estudiantes de la Politécnica. Para Kantor su último montaje es, como los otros, un espectáculo ante todo emocional, inexplicable en palabras, que llega a la mente a través de la emoción y no al contrario El título, según contó, surgió de la coincidencia de la exclamación ¡Que revienten ios artistas! en una conversación sobre la Tomás San Miguel y Jorge Pardo, raíces y personalidad Los grupos de Tomás San Miguel y de Jorge Pardo han sido los encargados de iniciar las actuaciones que bajo el título Fomento del jazz organiza el Aula de Cultura de la Caja Postal, dentro de sus habituales ciclos de conciertos. El coqueto salón, de agradecida acústica y que registró una entrada al completo, será el escenario, probablemente hacia el otoño, de una muestra de jazz a la que los grupos elegidos acudirán con sus propias composiciones exclusivamente. En el inicio de la temporada jazzística del organismo citado le tocó romper el silencio al grupo del pianista Tomás San Miguel. El compositor de Vitoria empezó con un mano a mano con su excelente guitarrista Gerardo Núñez. El flamenco y el impresionismo español fueron los motivos de inspiración. La misma atmósfera continuó sirviendo al set en ei tema Uno de dos Los músicos que se unieron al dúo fueron el bajo eléctrico Víctor Merlo, sólido y efectivo, y el baterista Carlos Carli, maestro muy conocido por el público madrileño y que auna a su intensidad y precisión una variedad de golpes y ritmos que le hacen deseable en cualquier grupo. El tema Maravillas que forma parte del disco que próximamente saldrá al mercado, fue otro donde se ejemplifica la insistencia improvisada de San Miguel, al igual que en Calima y La guitarra eres tú El grupo, compacto y de rígida atmósfera unidireccional, demostró su cariño y admiración a Paco de Lucía. Sus dos protagonistas máximos demostraron un conocimiento perfecto de sus instrumentos, piano y guitarra, una compenetración justa y precisa, aunque el público, en sus comentarios, evidenciaba la agradable sorpresa que les produjo la guitarra de Gerardo Núñez, a quien muchos desconocían. Igualmente aplaudido, el grupo de Jorge Pardo dio sensación de haberse planteado un camino a seguir que pueda competir en el mercado internacional. Potencia, efectividad, con un resquicio para el lamento sortario, quejumbroso, melancólico o intenso, si es necesario, del saxo tenor de Pardo. Jesús Pardo arropa y matiza el empuje del trío rítmico y le tiende una mano en las entradas y salidas a su hermano Jorge. El celebrado bajo eléctrico Juan Carlos Mendoza, de sonido amplio, redondo, un pelín sucio, tira del grupo en unión del infatigable, pero sencillo, baterista Vicente Clíment y del buen guitarra eléctrica Jean Marie Ecay. En medio de todo, el saxo de Pardo calienta el ambiente, todo ello en una atmósfera donde están presentes el recuerdo del funky de las sofisticadas grabaciones de David Sanborn, Grover Washington Jr. y siempre el recuerdo de los últimos grupos eléctricos de Miles. Precisamente una de sus composiciones, Blue in green recibió una meritoria versión de Jorge Pardo, que puso todo su sentimiento en Canción para Miguel dedicada a su hijo. Para él, qué duda cabe, el jazz es una forma de vida. Ángel L. INURRIA PARA ESTE VERANO Refugios, chalets, albergues, saunas, etc. de madera de. tronco. ERIC a WERNER CONSTRUCCIONES CASTELLO. 115 TEL (91) 411 09 55 28006 MAORIO rLIBRERIASn ECONÓMICAS POR ELEMENTOS ARTÍCULOS DE BRICOLAJE CMKQ FRANCISCO SILVELA, 25 Tel. 402 24 04