Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pog- 84- ESPECTACULOS; -DOMINGO 16- 2- 86 -Crítica de cine- Festival de Berlín Revolución de Hugh Hudson Producción Irwin Wirtkler para Warner Bros (USA) 1985. Director Hugh Hudson Guión: Robt Dillon Fotografía Bernard Lutic. Color. Música: John Conghano. Duración ciento veinte minutos Principales intérpretes Al Pacino, Donald Sutherland, Nastassja Kinskl, Joan Steven Berkoff, Dave King, John Wells. Salas de estreno Avenida y Gayarre Desconcertante y desvaida dramatización de la guerra de independencia americana Fellini dio paso al misticismo del primer filme a concurso Berlín E. Rodríguez Marchante Ayer se levanto el gran telón del Zoo Palast berlinés para la primera película a concurso, y lo hizo cinco minutos tarde, suceso insólito por aquí, donde la falta de puntualidad es una audacia solo comparable a la falta de bufanda Tras este pequeño quiebro a la costumbre, se dejo ver el filme israeh La sonnsa del cordero de Shimon Dotan, al final de la proyección nadie había olvidado la brillante jornada inaugural a cargo de Federico Fellini y su Gmger y Fred La virtuosa ironía de Fellini- color, efecto, fantasía- se alargó más alia de la película, pues ofreció una rueda de Prensa, junto a Giuletta Masina, en la que dejó caer algunas de sus ultimas gotas filosóficas con el solfeo de su voz y cierta grandilocuencia, vino a decir que la suya es la mirada de un cineasta con mas pasado que futuro Pero que esta atento a cualquier novedad A cualquier impulso para seguir su trabajo Y a la vista de Gjnger y Fred el único comentario que cabe sobre la mirada de Fellini es que esta tan despejada como su frente En Gmger y Fred juega a ser amargo con gracia, a ser desoladoramente divertido, a lo que le ayuda un Marcello Mastroianni desvencijado (Fred) y una Giuletta Masina posesplendorosa (Ginger) una antigua pareja de baile que se unen, al cabo de treinta años, para grabar un programa especial en televisión Fellini es despiadado con sus personajes y con el espectador, al que ataca con un finísimo pesimismo camuflado entre pliegues de ironía y forzada gracia la escena en que Ginger y Fred graban su numero musical (nostálgico ejercicio de realización entre lo que es fantasía en el cine y realidad en la televisión) resulta amable, patética, grotesca, simpática, amarga, dulce y otros muchos adjetivos contrapuestos que sólo puede mostrar en una sola escena alguien tan capaz de confundir la comedia y el drama como Fellini También contribuyo a darle brillo a la jornada inaugural la película española La hora bruja lo que supuso, dicho sea de paso, quitárselo a si misma, pues estar la noche de inauguración en otro sitio que el apartado oficial resultaba impropio Con todo, la película de Jaime de Armiñan, muy conocido aquí por su premio el pasado año con Stico contó con una masiva audiencia y una excelente acogida Y de vuelta a la sección competitiva La sonrisa del cordero cuyo titulo es de temer que sea una alusión directa a la de su protagonista Es una historia situada en una pequeña localidad ocupada por las fuerzas israehes durante la Guerra de los Seis Días, en la que, junto al lógico flujo ideológico, se descuelgan unos jirones de misticismo filosóficonatural, todo ello empapado con el aseo formal de su director, Shimon Dotan, cineasta de reconocido relieve en su país También ayer, pero en sesión de noche, se pudo ver la película de Luigi Comencme Pan, amor y fantasía un homenaje a la actriz Gma Lollobngida, que ha sido elegida este año como presidenta del jurado internacional Trasladar a la pantalla la historia de la sangrienta guerra que, por su independencia, entablaron las trece colonias inglesas contra las tropas del monarca europeo es en principio, un difícil y meritorio empeño que merece atención y un cierto respeto, e s p e c i a l mente si la producción es correcta, si hay una adecuada recreación de ambientes y paisajes y si vestuario y decorados responden a los de aquella época segunda mitad del si glo XVIII Un británico Hugh Hudson, fue el encargado de la reali zacion de la película Al Pacino Y a sus ordenes se situó un reparto de indudable sonoridad y calidad artística probada En principio pues Revolución contaba con las suficientes garantías para que el producto final tuviese una mas que apreciable calidad No ha sido asi sin embargo Hudson se ha perdido en un guión desequilibrado que resulta excesivamente prolijo en unas ocasiones y que sugiere por su brusquedad en otras, con el paso fugaz de episodios y personajes, la existencia de una censura seguramente motivada por el metraje excesivo de la película por esa rutina de comercialidad que impone que la mayoría de las películas no sobrepasen las dos horas de duración Por otra parte no funciona, no interesa, la historia que primero el guionista- Robert Dillon- y luego el realizador Hudson han intentado contar como exponente de la gran masa que protagonizo anónimamente la epo peya americana con tres personajes- Tom Dobb, trampero y propietario de una barca cargada de pieles su hijo Ned, y Daisy McConnahan hija de un comerciante adinerado de Nueva York- por parte rebelde y uno, prácticamente- -el sargento mayor Peasy- por parte inglesa Con tal cuarteto cabía establecer un paralelismo entre sus historias personales- Tom Dobb se ve forzado a enrolarse en las filas independentistas y acabara por convertirse con Ned en explorador del ejercito americano, Daisy motivada por su ardor patriótico, huye de casa y se convierte en miembro de las fuerzas de transpcrte de los rebeldes y el sargento Peasy conocerá el sabor de la derrota después de haber degustado siempre el de la prepotencia- y la historia general de la guerra Era posible que los protagonistas lo fueran, indirectamente de alguna gran bata Ha, o que oyeran referirse a ella a sus acto res principales, Washington y demás generales americanos o británicos Pero no ha sido tampoco asi Y la crónica peca de impersonalidad Resulta difícil contemplar a los protagonistas y sentirlos como seres humanos, como personajes creíbles, en lugar de como perchas de diálogos y actitudes Porque Tom Dobb ama a su hijo se sacnfica por él se admite la convención pero esta resulta mas dificil de admitir al repasar la relación sentimental absolutamente inexplicada y gratuita, entre Tom y Daisy Y aun mas difícil resulta asumir la humanidad y actitudes del sargento británico al que presta su físico y poco mas Donald Sutherland Revolución es un episodio desvaido confuso poco inteligible en definitiva, de la guerra de mdepedencia asnencana Donde cabe destacar únicamente el vestuario, debido a John Molió, la escenografía de su esposa Ann la dirección artística y los decorados, de John Bunker, e mcluso la fotografía- aunque peca de un exceso de antigüedad con excesiva abundancia de amarillos y sepias- de Bernard Lutic No cabe duda del sentido plástico puesto de relieve por Hugh Hudson en sus dos películas anteriores- Carros de uego y Greystoke -de su exigente estética y hasta de su buen gusto para los encuadres Pero la película entrecortada, irregular, queriendo abarcar tanto, no contiene una historia aceptable ni la que hay esta bien contada Al Pacino tiene aquí menos tics que en sus ultimas películas, pero no acierta a expresar en cuanto a los sentimientos y reacciones de su personaje mas que su estuporoso silencio Tampoco Nastassja Kmski merece algo mas que un JUICIO benévolo sobre su delgadez y su permanente aspecto de crispacion Su Daisy carece de fuerza y de definición, y aunque la culpa sea del guionista, tampoco la actriz parece estar en su mejor momento En definitiva, Revolución queda como un boceto con frescas lineas que en su día ha bria que llenar, de un gran cuadro, como el proyecto de una película, seguramente grandiosa sobre la penúltima revolución bélica llevada a cabo con éxito en Occidente Pedro CRESPO Falleció laactriz Isabel Pallares Valencia Agencias La veterana actriz valenciana Isabel Pallares Banqueis falleció el pasado jueves a la edad de ochenta y un años de edad Isabel Pallares había dejado de trabajar hace año y medio y llevaba enferma diez meses Hija de un antiguo empresario del teatro Principal de Valencia, Isabel Pallares ocupo primeros lugares en la escena española durante muchos años, con largas giras por la Península y por America En las ultimas decadas hizo significativos papeles de dama de carácter en las compañías de Arturo Fernandez y Pedro Osinaga, al tiempo que realizo numerosos spots publicitarios para una marca de pan envasado