Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Paula Martel y Arturo Fernández, en una escena de La segunda oportunidad la divertida comedia de Neil Simón que se representa en el teatro Infanta Isabel con creciente éxito y que mantiene despierto de principio a fin, entre sonrisas y carcajadas, el interés del público Paula Martel y Arturo Fernández, soberbios en La segunda oportunidad OBERBIA interpretación la de La segunda oportunidad que se representa con creciente éxito en el Infanta Isabel Una comedia ingeniosa, de temática actual, divertida, capaz de hacer reír, pero también de hacer soñar al espectador Neil Simón, el famoso comediógrafo norteamericano, nos presenta la historia de una pareja que se apresta a vivir una segunda historia de amor El, Arturo Fernández, que ha alcanzado sobre el escenario una madurez definitiva, es Robert Schneider, novelista, viudo a los cincuenta, después de doce años de matrimonio feliz Ella, Paula S Martel, actriz fuera de sene, delicada, suave y segura en su interpretación, es Maggie Malone, mujer sensible que después de ocho años de fracaso conyugal y de un divorcio, teme embarcarse en una nueva aventura amorosa Ambos anclados al pasado y a los recuerdos, felices los de Robert y tristes los de Maggie La ciudad es la otra gran protagonista La inmensa Nueva York, que envuelve a sus habitantes en la soledad multitudinaria de las grandes urbes Dos historias contrapuestas que gracias al destino y a la habilidad escénica de Neil Simon transcurren en dos aparta- mentos adosados, que aparecen en escena al mismo tiempo y muestran, gracias a la división de un simple tabique, dos acciones simultáneas, con estilo y técnica de cine Robert y Maggie se lanzarán, como dominados por alguna fuerza externa, a un nuevo matnmomo El contrapunto a esta pareja seria a este binomio Robert- Maggie, es el de la cómica relación entre Manuel Zarzo, eficaz en su papel, gracioso, lleno de recursos, muy por encima de anteriores trabajos, y Rosa Valenty, bella, seductora, sugestivamente ligera de ropa, firme ante el público y un tanto provoca- dora. Ambos encarnan a Leo, her mano de Robert, cuya obsesión es buscarle una nueva esposa, y Carol, íntima amiga de Maggie, deseosa de aventuras picantes, que toma a Leo como punto de mira Así se entremezclan las dos historias, la del amor profundo, inevitable y la del divertido juego erótico Todo, a un ritmo rápido, con escenas muy cortas, un diálogo vivo y directo y una interpretación dirigida por el propio Arturo Fernández, que dan a esta comedia todos los ingredientes necesarios para ser y mantenerse como un éxito de taquilla J. M. N. j