Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 11 12 85 TRIBUNA ABIERTA ABC, pag 45 UERE una España y se intenta (lentamente) rehacer o pergeñar otra Pero el dilema empieza porque muchos no creen muerta a la España de Trento y de la grandeza imperial vinculada al catolicismo sino que la piensan (aunque tan obvio el cadáver) eclipsada solo por los malos tiempos momentáneamente pretenda Muchos creyeron (y creen) que la España del Imperio no muño de muerte natural, sino aue anda por ahí, agazapada, en espera de condiciones mejores para su florecimiento Tanto el siglo XVII! como el XIX (los menos notables, en conjunto de nuestra Historia) vieron una lucha mas o menos tenaz, y generalmente escasa de bríos, entre los partidarios de una España ya muerta, que soñaban revivir- l a de los tercios de Flandes y las cruces y empresas americanas- y los que anhelaban otra España nueva- aunque todavía demasiado calcada de lo foráneo- liberal, tolerante, librepensadora, ilustrada o constitucionalista, según días y casos Lo que sucedía- y por eso son siglos atónos- es que aun era pronto para levantarse del anterior y caído proyecto de nación, en el que tanto empeño, ademas, se había derrochado Todo andaba, pues, mortecino y flojo Y los proyectos mas novedosos consistían en pensar una España directamente trasladada del modelo francés, que fue- por ejemplo- el sueño de los patriotas (porque lo fueron) que redactaron la Constitución de Bayona Sólo a finales del siglo XIX, y tras el desastre de la ultima guerra colonial- esto es, cuando se pierde el postrer vestigio geográfico de la idea española que muño en 1700 se comienza a pensar en un proyecto nacionaJ que podríamos llamar mtegrador Crear una España nueva (esa que pregonaba Antonio Machado, la del cincel y la ¡dea) pero no renegadora de lo anterior, sino acogedora y superadora una España propia- n o afrance- M ASUNTO DE ESPAÑA (y II) dicional y renovadora, por la que luchamos ¿Nada mas 7 No, seamos sinceros Hay un cuarto proyecto nacioPor Luis Antonio de ViLLENA nal o antinacional sosada- pero liberal, democrática y joven Una bre el tapete Los que no desean España España creadora desde su historia y su pa- Los que pretenden sobre esta geografía una sado, pero en discurso de nuevos asuntos red de pequeños Estados mininacionahsias, una España en definitiva europea y espa- buscando para ello y cultivando distancias no ñola Ese fue el ideal de los hombres de 98, siempre reales Entre esas cuatro opciones de Ganivet, de la Institución Libre de Ense- -guiados, creo yo, los mejores, por la terñanza, de Ortega, de Marañon, de Eugenio cera- en sus agitaciones y miedos y anhed Ors y de los que crearon y tutelaron el efí- los, vivimos ahora mero milagro (quiza muy tempranero) de la segunda República De ahí el tremendo Cierto que todos los países- como todo el drama de los que, durante la guerra civil, inti- universo mundo- -se mueven y vanan, y que mamente, no pudieron estar con la España la Inglaterra de hoy tampoco es (paradójicavieja que quena resucitar (al amparo de los mente) la elisabetiana, pero ninguno de los fascismos europeos) ni con la España mar- grandes países de Europa- entre los que xista y prosovietica que tampoco anhelaban evidentemente debemos contarnos- ha teCon la derrota republicana se aplasto tam- nido tantos movimientos (o seísmos a veces) bién momentáneamente no ya el marxismo o en su idea nacional como España Y ello, a la masonería (como tronaba la propaganda más de nuestro propio origen, es la fuente de franquista) sino lo que es mas terrible, la nuestra singularidad, de nuestro continuo miidea, el proyecto nacional de una España jo- rarnos al espejo- deformado, a menudoven, de esa España- como he dicho- espa- por veces odiándonos extrañamente y amánñola y europea a un tiempo culta, libre, de- donos otras y autoabrazandonos con raro democrática, tradicional y avanzada De alguna lirio Creo que una de las virtudes que tendría manera este proyecto mtegrador es el que, (y tiene) una idea de España mtegradora, esperanzadamente, vivimos bajo la Corona nueva, pero enraizada, liberal, estatalista e del Rey Juan Carlos Ese es, al menos, el intemacionalista sena- e s- hacernos preteproyecto de nación- desde hace tantos años rir nuestra agobiante mismidad, volver a en marcha- que uno siente y ve como ape- echarnos- -orgullosos de nosotros mismos, tecible y codiciable Y es la nación que cree conformes- al ancho mundo Liberamos del propia Pero no acaban aquí nuestros dile- exceso centrípeto, mediante un sano afán de mas o problemas, como cada quien quiera fuga creadora y propia Otra virtud sena el villamarlos Existe hoy- aunque en decaden- gor, el talento, la energía que brotarían nuecia- una España muerta, imperial, católica e vos Una España, ¿por que no 7 verdaderaintransigente, que algunos sueñan absurda- mente una, grande y libre, dándoles a esas mente resucitar, como si un muerto pudiese buenas palabras su verdadero y plural senganar mas de una batalla Otra España, asi- tido, y no, claro esta, el que los fascistas les mismo, muerta- y que apenas VIVIÓ- tra- otorgaron como exclusiva Una España ductora de lo exterior, avergonzada de su pa- -confieso que es la que me gusta y quierosado Dina yo que también decayendo Y una europea y española como dos llamas de un tercera idea, la de la España nueva, libre, tra- mismo e indisgregable fuego A empresa caritativa y publicitaria que facilito mis comienzos de escritor era moralmente dudosa, pero mi candor juvenil y mis deseos de agradar no se dieron cuenta hasta que no fue noticia en los periódicos Algunos- ¿José Altabella 7- la recordaran aun Entonces yo creía que la practica de la candad no cambiaba nada y, ademas, era humillante, y pensaba, con el mismo candor, que los Gobiernos estaban ahí para desterrar la candad del mundo no con redadas de pobres, sino con remedios bien establecidos Yo no conocía entonces mas candad que la hispánica, sin que me pareciera gran cosa, y, un día, en menesteres periodísticos, le pregunte a Joaquín Ruiz- Jimenez cual era e! mayor defecto de los españoles para el Lo pensó unos segundos y dijo La falta de candad Llevaba razón, como comprobé mas tarde L Porque SÍ yo, por ejemplo, pensaba en Inglaterra, imaginaba que la caridad consistiría en ofrecerle una mala taza de te a un millonario que acaba de estornudar, o en ponerle gafas a un perro cegato, o en darle una chispita de arsénico a un viudo demasiado triste ¿Qué otra candad podía practicar un pueblo sabio en finanzas donde la gente come en el riñon artificial en el hospital del pueblo Los niños- o los mayoresdeciden lo que van a haPor Medardo FRAILE cer dar diez o quince vueltas corriendo alcampo con sombrero de copa 7 Los pobres o rededor de la escuela, hacer una caminata de vagabundos que tuvieran habrían elegido esa vanas millas, subir un monte, dar un concierto, hacer una exhibición gimnástica, venclase de vida y seria very happy Viviendo luego en Inglaterra y Escocia, me der cakes caramelos, chocolatinas hechos asombro la obsesión caritativa de los británi- en casa, etcétera Cada uno hace su lista de cos y trate de imitarles en eso modesta- familiares, amigos y vecinos y va, de puerta mente Confieso que no comprendía al princi- en puerta contando lo que va a hacer, apunpio por que un pueblo seguro y fuerte, con tando el dinero que quiere darle por ello y exorgullo de su way of hfe y sus políticos, no plicando el destino de ese dinero Cuando tiesentía el menor empacho en entregarse a la nen ya sus patrocinadores- sponsors caridad con propios y extraños, ya que la realizan la hazaña cobran el dinero apalaexistencia de la caridad implica el reconoci- brado y lo entregan para el fin previsto miento de injusticias y egoísmo y rivalidad No se si esta caridad, entre cristiana y cíentre fieles de iglesias distintas, y algo de vica, es siempre sincera o desinteresada, verdad podría haber en ello, pero lo palpable pero, desde luego, existe y es inquietud consera que la caridad se había convertido en tante y eficaz El pueblo, ademas de dar sus una asignatura de la educación británica, y votos y todo eso, también gobierna el país a ser caritativo suele estar vinculado al es- su modo, acudiendo con palabras, ideas, mafuerzo personal y la hazaña nos, dinero, donde el sistema falla o no alLos niños, desde los cinco años, aprenden canza Quiza nosotros debiéramos intentar en el colegio a hacer algo por los demás con algo parecido, olvidándonos un poco de la su propio esfuerzo Hay hambre en el mundo, gestión política que, ahora y antes, se olvida o una anciana impedida necesita, sin poderla de nosotros con frecuencia Debemos limpiar comprar, una silla de ruedas, o es urgente un la candad de la idea de limosna SOBRE LA CARIDAD