Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 3 M 0- 85- DEPORTES -ABC. pág. 73 Gran éxito del Atlético al ganar la Supercopa al Barcelona El gol solitario de Alesanco no valió para igualar la ventaja de los madrileños en la ida Los rojiblancos mantuvieron sobre el barro una sólida defensa, que les condujo al objetivo El fantasma de la prórroga se diluyó por la falta de acierto azulgrana Barcelona. Andrés Mercé Várela El segundo acto de la gran final de la Supercopa fue fiel a su categoría. Los campeones de Liga y Copa ofrecieron un bellísimo partido con triunfo parcial de 1- 0 para el Barcelona y victoria total del Atlético de Madrid por 3- 2 tras sumar el resultado obtejugadores de poco peso físico, como Archibald, Amarilla y Pichi Alonso, que no son los más apropiados para jugar sobre un terreno pesado, húmedo y resbaladizo, no pudieron sacar provecho de las excelentes situaciones de peligro creadas por los dos trabajadores en línea media, Víctor y Schuster, bien auxiliados por Marcos como tercero en discordia para el eje. nido en el estadio Calderón en el encuentro de ida. Los azulgrana, en su intento de equilibrar la balanza, fueron muy incisivos y prodigaron con suma frecuencia el tiro a gol. Los madrileños, en su afán de conservar la renta antes adquirida, dieron todo un recital de buen fútbol defensivo. En suma, gran partido. En un nuevo contragolpe barcelonista, y con el arbitro Urizar Azpitarte sin haber rebasado el centro del campo, Amarilla se infiltaó solo con el balón perfectamente controlado y fue derribado dentro del área. Fue un claro penalty que Urizar no pudo ver por estar situado a más de cincuenta metros de la acción. Naturalmente, no se atrevió a señalar la falta, entre la ira del público. En el descanso, el presidente del Colegio de Arbitros, José Plaza, afirmó a los entrevistadores que la falta había sido clara y dentro de los dieciocho metros del área. Penalty, en suma. De haber sido señalado, el resultado hubiera sido muy distinto y, como mínimo, habría garantizado una prórroga. Como señalaba al principio, el partido tuvo mucha calidad. La porfía constante del Barcelona estuvo bien contenida por los defensores rojiblancos. En vez de encerrarse, incluso se sacudieron la monotonía de retaguardia al final con alguna acción de contragolpe. Fue valiente Luis Aragonés al sacar a Rubio en la segunda parte. Y casi hizo un gol. Se estiró el cuadro rojiblanco y el pequeño extremo zurdo puso en apuros al meta Urruti en un potente disparo que terminó desviado a córner. Antes de emitir un juicio crítico sobre el árbiíro, la anécdota de la noche. En la tribuna principal La defensiva rojiblanca Víctor Los millares de espectadores que en la amable noche de otoño decidieron quedarse en casa se perdieron este gran regalo. Quizá, el mejor partido que ha hecho el Barcelona esta temporada en el Camp Nou. A pesar de jugar el cuadro azulgrana con seis suplentes- -o, quizá, a causa de ello- se mostró firme e inteligente en defensa, muy bien coordinado en el centro del campo (con Víctor y Schuster mandando desde principio a fin) y muy peligroso en ataque. El excelente partido jugado por el Barcelona podría, en otra ocasión, haber terminado con una amplia victoria de tres o más goles de diferencia. Pero chocó esta vez con el Atlético de Madrid, que supo neutralizar perfectamente el juego fácil del ataque catalán. Un defecto azulgrana: El Atlético de Madrid jugó un muy buen partido defensivo. Siempre en línea Julio Prieto (Clemente después) Arteche, Ruiz y Tomás, moviéndose todos armoniosamente para dejar en constante fuera de juego a la vanguardia barcelonesa, supieron contener las ilusiones de su rival. En el eje central, Landá. buru y Quique sincronizaron muy bien los rechaces de la eficaz retaguardia madrileña y supieron neutralizar muchas de las acciones que empezaban siempre por Víctor, Schuster o Julio Alberto, que no terminaban felizmente en botas de la delantera por intersección de los citados centrocampistas rojiblancos. 3. La duda del penalty El partido tuvo un lance quizá decisivo. Fue en el minuto treinta y cinco, inmediatamente después del gol obtenido por Alesanco. -Ficha técnica Barcelona: Urruti, Manolo, Moratalla, Alesanco (Fradera, minuto 46) Julio Alberto, Víctor, Schuster, Marcos, Carrasco, Amarilla (Pichi Alonso, minuto 60) y Archibald. At. Madrid: Mejías, Julio Prieto, Ruiz, Arteche, Tomás, Setién (Clemente, minuto 46) Quique, Landáburu, Marina, Cabrera y Da Silva (Rubio, minuto 62) Gol único: Alesanco, minuto 33, al rematar de cabeza un golpe franco lanzado por Schuster. Arbitro: Urízar Azpitarte. Abroncado por no señalar un claro penalty a Amarilla. CADENA DE ÉXITOS La Supercopa conseguida anoche por el Atlético de Madrid es una muestra más del buen hacer del Club rojiblanco en las últimas temporadas. En la pasada, fue campeón de Copa y subcampeón de Liga y de Copa de la Liga, títulos que premian la inteligente labor de una Junta directiva, capitaneada por Vicente Calderón; el conocimiento de un entrenador, Luis Aragonés; y el entusiasmo de unos jugadores que pelean siempre con espíritu ejemplar. Y todo ello, conseguido sin grandes dispendios económicos, porque el Atlético no puede competir en el terreno financiero con los otros grandes del fútbol español, lo que revaloriza aún más su cadena de éxitos. Luis Aragonés se encontraban todos los arbitros de Primera División, convocados por su Colegio para unificar criterios. Entre ellos, naturalmente, Guruceta Muro. Cuando el público detectó su presencia, la bronca fue monumental y el colegiado tuvo que abandonar su localidad para que los ánimos se apaciguasen. En cuanto a la labor del colegiado Urizar Azpitarte en el terreno de juego, señalar que, corto de facultades físicas, no pudo seguir de cerca el juego, ocasionando un error gravísimo, antes comentado. Bronca merecida. Mostró tarjeta amarilla a Marcos por entrada violenta y a Mejías por pérdida de tiempo. El trofeo de la Supercopa española queda en buenas manos. En fútbol no basta con jugar al ataque y hacer simple espectáculo; cuenta también el contragolpe del contrario, la contención del rival, saber detener y neutra- 1 lizar las acciones del adversario. Por ello el Atlético es el nuevo campeón. Ganó su ventaja en Madrid y supo mantenerla en Barcelona. Aquí hizo el partido que le convenía. Un final estupendo para su temporada, broche al tesón que puso en las tres competiciones oficiales del fútbol español.