Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 25- 7- 85 ESPECTÁCULOS A B C 67 Aún no hay diagnóstico definitivo sobre el estado de Rock Hudson Nueva York. José María Carrascal Según su representante, Rock Hudson se encuentra en el hospital norteamericano de Nevilly, cerca de París, aquejado de cáncer de hígado no operable. Un portavoz de dicho hospital, sin embargo, ha declarado que el famoso actor ingresó como paciente aquejado de extrema fatiga, estando sometido a reconocimientos que aún rio han arrojado un diagnóstico firme. Mientras, por Hollywood corre ya, desde hace un año, el rumor que avalan no sólo R O C k Hudson amigos, sino también médicos, de que el un día sex symbol padece SIDA, o síndrome de Insuficiencia de las defensas del organismo, que ataca principalmente a homosexuales haitianos y toxicómanos. A Rock Hudson se le vio por última vez en Hollywood la pasada semana, cuando asistió a un homenaje a boris Day, compañera de varios de sus filmes más famosos. Mientras ella parecía la de siempre, él era practicamente irreconocible, delgadísimo, envejecido, agotado, con la marca de la muerte en la cara. Su círculo de amistades dicen que de aquí marchó directamente a París para ser tratado con medicinas desarrolladas en el Instituto Pasteur, no autorizadas aún en los Estados Unidos. En cualquier caso, su estado es grave. Roy Scheerer Fitzgerald Jr. -ése es el verdadero nombre de Rock Hudson- nació en Winnetka (Illinois, EE UU) en 1925. Durante gran parte de su carrera cinematográfica, y sobre todo en los años cincuenta y sesenta, ha sido el galán de Hollywood por excelencia. En un intento de ocupar el lugar dejado vacante por Cary Grant, fue lanzado en los años sesenta, junto a Doris Day, en una serie de comedias que alcanzaron gran popularidad. Hudson, actor un tanto inexpresivo, aunque fuera propuesto para un Osear en 1956 por su trabajo en Gigante de George Steve, junto a Elizabeth Taylor y James Dean, ha intervenido en casi un centenar de películas y trabajado con conocidos realizadores, como Raoul Walsh, Douglas Sirk, Howard Hawks, Richard Brooks, Anthony Mann, Charles Vidor, Norman Jewison, Robert Aldrich y Blake Edwards. Entre sus películas más conocidas se encuentran Winchester 73 Horizontes lejanos Raza de violencia Rifles de Bengala Orgullo de raza Sólo el cielo lo sabe Escrito sobre el viento Adiós a las armas Esta tierra es mía El último atardecer Cuando llegue septiembre Pijama para dos Nido de águilas No me mande flores Su juego favorito Tobruk y Darling Lili Últimamente había intervenido en diversas series televisivas, como Dinastía y McMillan y su esposa en la que interpretaba el papel de un detective y con la que logró considerables éxitos populares en todo el mundo. Crítica de cine Los Goonies de Richard Donner Prod. Steven Spielberg Warner Bros (USA) 1985. Director: Richard Donner. Guión: Chris Colombus, según una historia de Steven Spielberg. Fotografía: Nick McLean. Color. Música: Dave Grusin. Duración: 111 minutos. Principales intérpretes: Sean Astin, Josh Brolin, Jeff Cohén, Corey Feldman, Kerry Green, Martha Plimpton, Ke Huy Quan, John Matiszak, Robert Davi, Joe Pantoliano y Anne Ramsey. Salas de estreno: Palacio de la Música, Benlliure, Juan de Austria, California, Cartago, Infante y Aluche. Trepidante cuento de aventuras juveniles, donde se mezclan dos historias, policíaca y de piratas, con un trasfondo fantástico. Steven Spielberg realiza o produce únicamente las películas que como espectador anclado en los imaginativos terrenos de la adolescencia quisiera ver. Suelen ser películas emocionantes, divertidas, donde la acción tiene asiento de primera fila, y donde se dan cita historias de tebeos en las que casi todo es posible. Los Goonies es la cristalización de una serie de elementos provinientes, en buena parte, de las películas anteriores de Spielberg, aunque la haya realizado el británico Richard Donner. Una historia de niños y adolescentes, la de una pandilla inocente que se autodenomina los Goonies y que reacciona, con fantasía, siguiendo las supuestas instrucciones de un plano de tesoro pirata, a fin de remediar la inmediata catástrofe que significará algo tan prosaico como que les desahucien de sus casas, en una ciudad costera, para edificar en su lugar un campo de golf. Los Goonies impulsados por Mikey, el hermano menor del musculoso y ya juvenil Brand, seguirán las indicaciones del plano, entre los ataques de hambre de Gordi las pullas- y el italiano- de Bocazas y los inventos del americano oriental Data, imitador, relativamente desafortunado, de Q el creador de los gadgets más o menos espectaculares de James Bond. A los Goonies se unirán dos chicas en el transcurso de su aventura, Andy y Stef, y todos juntos afrontarán las perversidades -casi siempre en clave cómica- del cuarteto formado por Mamá Fratelli sus dos hijos, gansters como ella y un tercero que viene a representar la faceta extraterrestre de Spielberg, un monstruo en cuanto ser a quien no cabe asimilar a las convenciones estéticas habituales entre los humanos, fundamentalmente bondadoso, como una especie de nueva versión del mostruito positivo de E. T. aunque con las dos piernas en el suelo. Hay, en el desarrollo de la aventura, peligros sin cuento, trampas mortales, sustos, carreras, persecuciones y, sobre todo, fantasía. Fantasía blanca, limpia, de buena ley, servida por una realización suficientemente acorde con el tema. No cabe olvidar que Donner dirigió La profecía y, sobre todo, Superman y Lady Halcón relativamente afines a Los Goonies Una apreciable decoración- e n la que aparecen detalles que han sido como arrancados a la mini- serie de Indiana Jones -sirve de adecuado marco a la historia, una historia que- cabe subrayarlo- tanto se dirige al público infantil como al adulto, ya que se trata, auténticamente, de una película familiar. Que no marca, ni mucho menos, un hito en la historia del cine, pero que resulta sumamente entretenida en cualquier tiempo. Lo más meritorio de la labor de Richard Donner es, sin duda, la dirección de actores, especialmente de los pequeños protagonistas, bien definidos con apenas un par de trazos. Tanto Sean Astin- Mikey, el soñador asmático- como Brand- J o s h B r o l i n- Gordi -Jeff Cohén- Bocazas -Corey Feldman- o Data- Ke Huy Quan, a quien se recordará como el Gran Tapón de la segunda parte de Indiana Jones -cumplen espléndidamente con su papel. Sin que, por supuesto, desmerezca la labor de los adultos Anne Ramsey- Mamá Fratelli- y Robert Davi y Joe Pantoliano- sus hijos- mereciendo mención especial, aunque la caracterización se lleve la mitad de los créditos, John Matuszak como Sloth. La fotografía, de Nick McLean, resulta acorde con el presupuesto estético y económico de la película. Así como la música, tanto la que sirve de subrayado, casi siempre oportuno, de la acción, debida a Dave Grusin, cuanto las múltiples canciones que salpican la banda sonora, en especial la que sirve de presentación, cantada por Cindy Lauper. No son las aventura de Los Goonies una aportación enteramente original a la filmografía del género. Hay, con los múltiples ecos de otras producciones- realizaciones de Steven Spielberg, una referencia directa a las peripecias de Tom Sawyer, aunque desprovistas de su acento y paisaje sureños. Pero el resultado es estimulable en sus pretensiones y más que discreto en el balance final. P. C. TELEFUNKEN, GALARDONADA El premio Master Internacional, ha sido concedido recientemente a TELEFUNKEN IBÉRICA, S. A. por su imagen, prestigio y expansión. El acto, al que asistieron destacadas personalidades del mundo del marketing y del sector empresarial, se cerró con la entrega del galardón, que fue recogido por don Francisco Calvo, director comercial de TELEFUNKEN IBÉRICA, S. A. P. R.