Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 2- 7- 85- NACIONAL -ABC, pág. 19 Un muerto y veintiséis heridos en el atentado terrorista enla Gran Vía madrileña Madrid quedó paralizado a causa de un gran atasco que duró varias horas Una bomba estalló en la Britsh Airways, situada bajo la sede de la TWA Madrid. F. D. Británicas, situadas en la Gran Vía, bajo las dependencias de la TWA, y cinco minutos después eran ametralladas por un hombre de aspecto árabe las cristaleras de las Líneas Aéreas Jordanas, en la plaza de España, donde el agresor dejó una granada de mano que fue activada después por miembros de la Policía. Además resultaron heridas una veintena de personas. Cuando no habían transcurrido cinco minutos de este atentado, trescientos metros más abajo, en la plaza de España, un individuo de aspecto árabe ametralló las cristaleras de las oficinas de las Líneas Aéreas Jordanas desde la acera de enfrente, junto a un coche de color rojo aparcado en la misma acera. Inmediatamente después penetró con otro hombre en dichas oficinas y depositaron una granada de mano. El local fue evacuado y posteriormente los artificieros de la Policía hicieron estallar la granada. La Policía trata de localizar a un hombre sospechoso, de rasgos árabes, que se encontraba herido y se subió a un taxi, en la calle del Pez, próxima al lugar donde ocurrieron los atentados. Ametrallaron las cristaleras de las líneas aéreas jordanas y dejaron una granada Una persona muerta y otras veintiséis heridas es el balance de dos atentados perpetrados ayer en pleno centro de Madrid contra las sedes de dos compañías aéreas, la British Airways y las Líneas Aéreas Jordanas. Pasadas las doce y diez del mediodía, hizo explosión un artefacto en las oficinas de las Líneas Aéreas Las versiones de los testigos presenciales sobre los autores de los atentados apuntan a dos hombres de aspecto árabe que eran acompañados, al parecer, por una mujer. Uno de estos testigos afirmó ver salir corriendo de las oficinas de las Líneas Aéreas Británicas a dos hombres jóvenes que pudieron dejar un paquete o una bolsa en su interior. Poco después, se producía la enorme explosión. Según el relato del diputado de la Asamblea de Madrid, Rafael Pradillo, que se encontraba en el momento de la explosión en el despacho del director de Julia Tours, agencia de viajes situada, pared con pared, junto a la British Airways, la explosión se produjo sobre las doce y diez del mediodía. Nosotros- dijo a ABC- nos quedamos aterrorizados cuando oímos el impacto de la explosión, porque pensábamos que había ocurrido junto al mismo despacho. Tras el estruendo empezamos a oír gritos de socorro. A continuación salí a la calle y pude comprobar cómo la bomba había afectado al local colindante, el de las Lineas Aéreas Británicas. Me asomé al interior y vi a una mujer de pie, mientras comenzaba a brotar el fuego, gritándome que la s a c a r a Al mismo tiempo comprobé que más adentro había otra mujer tendida en el suelo, con el cuerpo prácticamente destrozado El diputado del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid afirmó que penetró en el local y- cogió de un hombro a la mujer que estaba de pie y la sacó a la calle. Estaba prácticamente desnuda a causa de la explosión- puntualizó Rafael Pradillo- y había perdido el ojo izquierdo. Una vez en la calle y con la ayuda de una ATS, María Dolores Buigas, volví adentro para sacar a la otra mujer que estaba tendida en el suelo. Posteriormente las meti- Los terroristas árabes instalaron una bomba en las oficinas de las líneas aéreas británicas, en plena Gran Vía, y cinco minutos más tarde ametrallaron y depositaron una granada de mano en las dependencias de las líneas jordanas, en la Plaza de España mos en una furgoneta y las trasladamos al hospital La onda expansiva de la explosión alcanzó a otra mujer que pasaba junto a la sede de las Líneas Aéreas Británicas, alcanzándola de lleno y causándole la muerte. Se trata, según confirmaron fuentes del Gobierno Civil de Madrid, de Esther Grijalba Gómez. Según comentó ayer a ABC Rafael Grijalba, sobrino de Esther Grijalba Gómez, su tía, de cincuenta años de edad, se encontraba ayer por la mañana cerca de la citada compañía con el fin de adquirir un billete de avión para ella y su hermana, Leonor Grijalba, gobernanta del Hotel Plaza, que también resultó herida en el atentado. Esther Grijalba vivía con su hermana, Leonor, en el Hotel Plaza, aunque tenía su domicilio en la avenida Reina Victoria, número 31. Lista de heridos Muy graves: En el Hospital Clínico, Mercedes Borreguero Moreno, y en la Clínica de la Concepción, Pablo Genérelo García (cuarenta y siete años, guardia civil) Graves: José Recamal Ballesteros (cincuenta años, en paro, estaba buscando un empleo) Susana Plana Benito (dieciséis años) y Miguel Fernández Pérez (setenta y nueve años) en la Clínica de la Concepción; Arturo González Roris y Lina Compiani Insachi, ingresados en el Hospital Clínico. Leves: José Antonio Diez García, Manuel Sánchez Fraguas, Monafatt Durra Cheyadadin, Luis Martínez Ramajos, José Ángel Amado Flores, María de los Angeles Benito Gómez, Ángel García Sanz, Pilar Arrióla Gala y los niños Roberto González Sánchez de Rojas, Jorge Mardomingo Sánchez de Rojas y Alvaro González Fierro. Todos ingresados en el Hospital Clínico. La figura del día- JOSÉ BARRIONUEVO La excesivamente flexible política de inmigración y el escaso control sobre nuestras fronteras hace que los agentes del terrorismo internacional se paseen por nuestras ciudades con absoluta impunidad y que en ocasiones, como ayer, asesinen a ciudadanos ajenos a sus guerras particulares. El Ministerio del Interior, que en muchos aspectos dirige con acierto José Barrionuevo, debe impedir que proliferen estos hechos. Para ello, nada más fácil que controlar con medidas estrictas nuestras fronteras.