Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 28- 6- 85 OPINIÓN -ABC, póg. 23 AS últimas encuestas (ver el último número de Actualidad Económica y las cifras del estudio realizado por la empresa Tipol, S. A. en mayo y junio) indican que el Partido Socialista puede perder las próximas elecciones generales. La Coalición Popular ha subido cinco puntos desde enero a mayo y se sitúa en el 27 por 100 del voto decidido, mientras que el partido del Gobierno apenas sobrepasa el 35. Todavía hay, sin embargo, siete puntos que separan a la oposición liberalconservadora del PSOE. Lo más notable, pese a todo, son las tendencias. Con el paso de los meses, y a causa del aumento del paro y la indecisión presidencial, la curva indica una gradual pérdida de votos por parte de don Felipe González, cuyo respaldo popular desciende lenta, pero constantemente, mes a mes. El índice de rechazo del presidente ha subido por encima del 2O por 100, mientras que ese mismo índice ha mejorado en el jefe de la oposición. El PSOE ha perdido ya en Andalucía el 2O por 100 de su electorado, con retrocesos visibles en Cataluña, País Vasco, Asturias, Arag ó n Galicia, Valencia, Castilla- La Mancha y Castilla- León. La oposición ha ganado, según la encuesta de Tipol, S. A. el 18 por 1 O en la provincia de O Madrid, en la que hoy podría obtener la victoria electoral A sido en este momento cuando se ha interferido en la opinión pública una polémica estéril, superpuesta a otras querellas que han crispado, en este caluroso principio de verano, el debate nacional. Don Alfonso Osorio, presidente del comité de e s t r a t e g i a de Alianza Popular, ha explicado en Barcelona por qué las próximas elecciones pueden ganarse. Eso generaría- -io un Gobierno de Coadj- -lición Popular con Convergencia de Cataluña o con Suárez. Cada una de esas fuerzas propondría su candidato a presidente del Gobierno. Fraga- -añadió el señor Osorio- -tendría razón al reclamar la presidencia. Estas palabras del vicepresidente de A. P. han motivado una reacción airada por parte de algunos círculos de la oposición, más fraguistas que el señor Fraga. Don Alfonso Osorio ha dicho explícitamente que el único líder que él defiende L LAS ELECCIONES DE 1986 Y EL LIDERAZGO DE FRAGA es Manuel Fraga y que su apoyo al jefe de la oposición es un apoyo sin fisuras, al ciento por ciento. Sin una deformación de la realidad no cabe ver en las declaraciones del vicepresidente de A. P. combinaciones o movimientos para sustituir al señor Fraga en el liderazgo de la Coalición Popular. Esa pretensión sería hoy tan absurda como inverosímil. Lo que se ha analizado, no ahora sino desde hace tres años, es una cuestión distinta: por la propia estructura sociológica de la nación, los votantes no social i s t a s que en Europa se agrupan bajo la denominación de centro- derecha, pueden obtener la mayoría absoluta de la representación popular. Pero la peculiaridad de ese centro- derecha en Cataluña y Vasconia hace que sea prácticamente imposible que una sola formación política, como es hoy Coalición Popular, pueda alcanzar la mayoría absoluta, del mismo modo que la alcanzó el PSOE en octubre de 1982. Es previsible, por tanto, que el centro- derecha pueda obtener un buen resultado en las elecciones próximas, red u c i e n d o al PSOE a un máximo de 160 escaños. Pero es previsible también q u e p a r a g o b e r n a r el centro- derecha se vea obligado a formar Gobierno con la minoría catalana o con los centristas. Nadie con ánimo de sensatez política cerraría esa puerta de modo definitivo. Para la gran mayoría del voto no socialista, el liderazgo de la minoría mayor es no sólo de justicia, sino claramente deseable. Pero es necesario pensar en la posibilidad de otras soluciones imperfectas, pero capaces de evitar c u a t r o a ñ o s más de gobierno socialista. El jefe de la oposición ha llevado a término, en los casi diez años de la transición, una tarea de alcance histórico; gracias a su tenacidad y a su instinto político, la derecha española se ha comprometido, en su práctica totalidad, con la consolidación del sistema democrático. Sin ese apoyo activo al proyecto de una España europea la estabilidad futura del sistema constitucional resultaría más que dudosa. A tranquilidad de corredor de fondo con que don Manuel Fraga procesa todas estas posibilidades contrasta con la crispación de algunos incondicionales. En estas páginas hemos reconocido una y otra vez la capacidad de don Manuel Fraga para relevar a don Felipe González y sentar las bases de la recuperación económica. Pero nos parece absurdo que el liderazgo de don Manuel Fraga haya de convertirse en un dogma de fe traducido en términos de gobierno. En la política europea hay un denominador común de principios claros y normas establecidas, en los que la firmeza se combina con la flexibilidad. ¿De qué se trata? preg u n t ó el m a r i s c a l Foch cuando los aliados le entregaron el mando de sus ejércitos en 1917. De una sola cosa, se contestó a sí mismo: de ganar la guerra. Se trata aquí, por parte del centroderecha, de ganar civilizada y pacíficamente las elecciones próximas. Los observadores más solventes sostienen que es necesario evitar un nuevo mandato socialista si se quiere robustecer la salud de la democracia española. La ausencia de una alternativa para 1986 podría causar una grave anemia en el sistema democrático. Es necesario dar una respuesta electoral inequívoca a la tendencia totalitaria que han mostrado, a lo largo de los últimos dos años, muchos sectores del socialismo en el poder. Que el eje central y la línea de confluencia de toda esa gran alternativa nacional pase por el señor Fraga nadie con sentido común se atrevería a dudarlo. L SENTENCIA SOBRE LA LODE A sentencia del Tribunal Constitucional sobre la LODE (Ley Orgánica del Derecho a la Educación) merece, naturalmente, comentario mayor que el que cabe en estas líneas, escritas como simple acuse de recibo. La complejidad jurídica y las graves implicaciones políticas de lo resuelto por el Tribunal Constitucional requiere de más sosiego y análisis que lo permitido por las condiciones de última hora en que esta información ha llegado a las Redacciones. Pero con todo, sí es posible, y necesario, adelantar una valoración: la declarada inconstitucionalidad del apartado 2 del artículo 22 de la LODE no sólo justifica la oportunidad de que esta ley fuera recurrida, sino que atestigua sobre la gran prudencia política que inspiraba la existencia del recurso previo de inconstitucionalidad. Dicho esto, también se debe señalar el valor estratégico del precepto desestimado por no constitucional. El reconocimiento que se establece en ello es ni más ni menos que el del derecho a la libertad de enseñanza, que la LODE vulneraba al hacerlo depender de la discrecionalidad administrativa. En política, la libertad se identifica con el Estado de Derecho, y éste, por sí mismo, excluye la discrecionalidad. La soberanía social para el ejercicio de la libertad de enseñanza ha sido salvada por el Tribunal Constitucional, aunque al propio tiempo se haya reconocido la constitucionalidad del práctico conjunto del articulado. L H Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Subdirectores Darío Valcárcel, Ignacio Ramos, Manuel Adrio, Rafael de Góngora Jatos de Redacción: J. Javaloyes. A. A. González, L. López Nicolás, L. Prados de la Plaza. J. Vita (Nacional) J. F. Dorrego Internacional) J. Ayuso (Economía) J. Olmo (Edición) Secciones: A. García (Archivo y Documentación) J. Rubio (Arte) J. M. Santiago Castelo (Colaboración) A. Garrido y J. Espejo (Confección) F. L. Agudín (Cultura) J. C. Diez (Deportes) M. Hermida (Dominical) A. Yanez (Edición Aerea) R. Gutiérrez (Educación) J. 1. García Garzón (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) C. Mantona (Huecograbado) C. Navascués (Madrid) E. de Diego (Política) J. L. Martín Descalzo (Religión) B. Berasátegui (Sábado Cultural) V. Zabala (Toros) R. Muñoz Lorente (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Sai 2. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J. A. G Valenzuela Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 ABC -I Prensa Española, S. A.