Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 23- 5- 85- DEPORTES: -ABC, póg. 63 1 Madrid conquistó su séptimo título europeo El gol del Videoton, único del partido, logrado por Majer casi al final Disztl, portero húngaro, detuvo un penalty a Valdano en el minuto siete El público celebró el éxito en la UEFA con una gran fiesta en el Bernabéu de Carlos, que se despedía como máximo directivo del Madrid en este encuentro histórico, y Molowny se la ofrendó simbólicamente a Amancio, despedido hace ya algún tiempo, pero copartícipe importante en el éxito del equipo. El juego no rimó con la pompa del acontecimiento, pero todos, en suma, quedaron satisfechos: unos por el honroso gol, otros por el ansiado título. nervios de ir a ceñir la inminente corona. El Real Madrid jugó con pobreza, con frialdad, como si quisiera hacerle al que antes humilló el favor de reivindicarle. La hinchada blanca aplaudió mucho el gol de los húngaros, ya que no podía palmear el fútbol de los campeones. El Videoton, sin embargo, demostró que no es mucho más que lo visto en su terreno, a pesar de que ayer jugaba con Csongradi y Majer, ausentes en Hungría. Fueron bonitos los diez primeros minutos, con pases al primer toque, combinaciones blancas que llevaban la promesa de algún gol y el ¡ay! suspirado cuando Valdano falló un penalty. Gallego era otra vez, por su gracia y potencia, ei Supersoso Butragueño insinuaba que podía ser el Superbuitre y los demás parecían dispuestos a poner burbujas goleadoras en la Copa. Pero eso se diluyó en seguida. Una buena salida de Miguel Angei a pies de Vadasz y una filigrana truncada de Butragueño fue todo, ya, hasta el descanso. A veces, la sala de espera de la gloria es así de aburrida. Hay que aceptar de buen grado estas cosas de los dioses. El Real Madrid es campeón de la Copa de la UEFA, a pesar de que ayer, en el partido de vuelta disputado en el Santiago Bernabéu, perdió contra el Videoton. El fruto real del triunfo estuvo en el 0- 3 de Hungría. Es la primera vez que un equipo español consigue este título europeo. El presidente de la UEFA le entregó la Copa a Santularia. Los jugadores blancos se la dedicaron a Luis Anoche, aunque perdiera, se consumó la multitudinaria y jubilosa alabanza pública del Real Madrid; o sea: su proclamación europea. Los que hayan seguido regularmente al Madrid esta temporada tendrán que decir, además, que vivieron estas horas triunfales- aunque abanicadas por el acíbar de la derrota parcialcomo una literal apoteosis: como una deificación de héroes. Porque, en verdad, desde la perspectiva bondadosamente idólatra del fútbol, ha sido una intermitente labor divina, más que humana, esa insólita transformación del músculo fofo en músculo tenso, esa rara mudanza de la anemia al brío, ese brillante trueque de una Liga remolona por una colmada Copa de la UEFA. Pero este éxito bien puede ser apreciado como fiesta, además. por aquellos que no se contenten con ese paganismo de unos campeadores del balón que comenzaron como guiñapos y terminan como dioses (entre exultantes y contrariados) por aquellos, en fin, que gusten de arropar las emociones de este deporte con trasuntos más dignos. Basta pensar, por ejemplo, que los campeones le han hecho una ofrenda capicúa al Patrono de su Villa, ganando la mitad de esta Copa una semana antes del festivo 15 de mayo, y una semana después la otra mitad. No podía pedírsele anuncio más apropiado ni término más cabal- resultado aJ m a r g e n- a este título blanco, que tuvo la siembra cuando faltaban siete jornadas para el día de) Santo Labrador y ha tenido la cosecha siete jornadas más tarde. Sólo diez minutos Ayer, en este campo que tan puntualmente fue pasando de la sequía a la fertilidad, sólo faltaba la voz en latín de Tierno para rematar debidamente el estrambote balompédico de las fiestas madrileñas. Imagino que podría haber dicho, a lo mejor: Ad augusta per angusta (A grandes logros por vías estrechas... pues de esa manera llegó el Real, esforzado en angostos desfiladeros- Rijeka, Anderlecht, Tottenham, ínter- a la vía ancha del Videoton, con grato final de trayecto en el título. Fue el de ayer un partido con justicia distributiva, en el que todos, aunque no hubiera buen fútbol, quedaron complacidos: el campeón, por serlo; el público del campeón, por celebrarlo; y los húngaros, por ganar al campeón. En esta proclamación hubo discurso del público, que habió con voz estentórea, como se esperaba, pero no discurso del proclamado, que enmudeció en el campo, quizá por los Michel chas ya en esta Copa de la UEFA... salvo la de Majer, que metió un gol: una auténtica gesta, teniendo en cuenta lo que han exhibido los húngaros. Aunque la verdad es que, si ha habido algún milagro en esta competición, ha sido que ayer la puerta húngara no fuera traspasada, porque la defensa que tenía delante era una pura invitación al asalto del rival. Lo cierto es que, aparte del gol anulado injustamente a Butragueño, lo mas jaleado del encuentro fue la carrera que en el minuto 38 protagonizaron los señores Velerda y Molnar, masajistas de ambos equipos, para reconfortar con el agua milagrosa a San José y Szabo. Justo es decir que en esto la victoria fue para el Madrid. Velerda llegó antes. Esta fue, en fin, la historia de un partido que devolvió el júbilo europeo al Madrid después de diecinueve años. Luis de Carlos se va con la dulce caricia de una Copa. Como San Isidro, sabe que no hay fruto mejor que el salvado después de la cizaña. Lo que brote desde ahora en el jardín del Madrid será ya cosa de otro jardinero... Ignacio TORRUOS Un gol anulado Hubo bastantes remates en el segundo tiempo, aunque pocos como culminación de buenas jugadas. Cuando el balón no iba fuera, lo detenía Disztl. El Madrid parecía contagiado por la escasa calidad del Videoton. Esta vez no había proeza que realizar. Todas las hazañas estaban he- -Ficha técnica- Real Madrid: Miguel Ángel, Chendo, Sanchis, Stieüke, Camacho, San José, Gallego, Michel, Butragueño, Santularia y Valdano (Juanito, minuto cincuenta y ocho) Videoton: P. Disztl, Csuhay, Horvath, L. Disztl, Vegh, Burcsa, Csongradi (Wittmann, minuto cincuenta y ocho) Vadasz, Majer, Szabq y Novath (Palkovics, minuto cincuenta y dos) Arbitro: Ponnet (Bélgica) Bien hasta que anuló un gol, que debió dar como válido, a Butragueño, en el minuto ochenta y siete. El Buitre no estaba en fuera de juego. En el minuto siete señaló bien un penalty por derribo a Vegh a Butragueño. Lanzó Valdano, raso, suave, a la izquierda de Disztl, y éste paró el balón. (Sol: 0- 1, minuto ochenta y seis. Majer, en tiro por alto, desde fuera del área. Así jugaron Por su larga y difícil trayectoria en esta Copa de ia UEFA, ya que no por su juego de ayer, todos ios jugadores del Madrid merecen excelente nota. Por eso éste es el detalle de los hechos de ayer, no el detalle de sus calificaciones individuales. El Real Madrid remató 21 veces durante el partido. Catorce fueron a puerta (dos de ellas, de cabeza) Michel remató seis veces; Gallego, cuatro; Butragueño, cuatro; Santillana, dos; Sanchis, San José, Valdano, Stielike y Juanito, una. El Videoton hizo sólo cinco remates; cuatro a puerta con el pie (Burcsa, Vadasz y Majer, dos) y uno con la c a b e z a f u e r a (Szabo)