Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Fragmento de una pintura de Pilar M. Inserís Manuel Narváez Patino: Paisaje Primer premio Francisco de Goya Punto artistas jóvenes Casa del Reloj Paseo de la Chopera, s n. S esta la segunda edición de un proyecto interesante que se inició en 1984 con la presentación, bajo este mismo epígrafe de Punto de un conjunto de 19 pintores y seis escultores jóvenes. Esta vez el número es menor (trece y dos, respectivamente) pero las edades, como entonces, oscilan entre los veinticinco y los treinta y cinco años, y, también como entonces, representan a la mayor parte de las tendencias artísticas del momento. Víctor Aparicio se desenvuelve con soltura en las grandes composiciones con figuras; Felipe Candel ya es conocido por dos notables exposiciones en la Galería Buades; Tono Carbajo cultiva un ingenuismo salvaje Miguel Costales se centra en el paisaje urbano; Ana María Díaz evoluciona a partir de Picasso; Manolo Dimas también es ingenuista, pero más complejo; Miguel Galanda superpone una vaga figuración a sus abstracciones; Pilar M. Inserís es simbolista y onírica a la vez; José de León pinta composiciones abigarradas y provocativas; Sofía Madrigal es una pintora expresionista con talento; Eduardo Matamoro también sigue el camino del más violento expresionismo; Elena del Rivero es abstraccionista lírica, y Pedro Rovira hace acordes musicales con los colores. Los dos escultores (Rosa María Gimeno y Fernando Sinaga) nacieron en Zaragoza el mismo año de 1951, pero mientras la primera es organicista, el segundo sigue las tendencias más modernas Hasta el 19 de mayo De 11 a 14 y de 17 a 20 Pintura, escultura y fotografía Centro Cultural Conde Duque Calle de Conde Duque E han fallado recientemente los tres premios convocados por el Ayuntamiento: el de pintura Francisco de Goya, el de escultura Villa de Madrid y el de fotografía Kaulak. Como suele suceder con bastante frecuencia, el fallo ha sido discutido, especialmente el premio de escultura, que fue declarado desierto y para el que sólo fueron seleccionadas nueve obras. Dada la cuantía, no es de extrañar que se presentaran numerosos artistas profesionales (una cuarentena) quienes, al contemplar la escasa representación de piezas escultóricas admitidas, expresaron sus amargas quejas. El premio Francisco de Goya le fue otorgado a Manuel Narváez Patino, por un paisaje de dos metros por dos, resuelto con indudable talento y sabiduría. Narváez Patino, profesor de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes (y anteriormente de la Escuela de San Fernando) tiene varios galardones en su haber y ha expuesto cinco veces en Madrid. Para este premio, y de un total de cuarenta y cinco seleccionados, se designaron seis finalistas y de entre ellos fue elegido el cuadro de Narváez Patino. El premio Kaulak atrajo a un gran número de aficionados y profesionales de la fotografía: cuarenta y ocho. De entre ellos se eligió la obra de Carmen Pretus titulada Paseo real y se otorgaron accésit a Eduardo Castellanos de Ubao y a Ángel Cervera Pérez. La exposición es un conjunto muy variado e interesante de aspectos de Hasta el 25 de mayo De 10,30 a 14 y de 17,30 a 21 E S Elena de Rivero: Música callada (fragmento) técnica mixta de la escultura norteamericana. Conjunto variado, como puede apreciarse, que en cierto modo representa a buena parte de la juventud actual, tanto en sus temas como en las técnicas y orientaciones de sus obras. De los quince, diez han expuesto individualmente alguna vez y no solamente en las salas dedicadas a los pintores noveles sino en galerías comerciales de prestigio. Lo cual no quiere decir que estén (aún) consagrados, fuera de algunos grupos de aficionados que siguen de cerca las novedades. En cuanto a su diversidad, no olvidemos que Punto no es sino un lugar de encuentro donde distintas individualidades se dan cita para presentarse ante el público, sin que ningún presupuesto estético los una. Y esa variedad es uno de los mayores atractivos de la muestra. Carmen Pretus: Paseo real Primer premio de fotografía Kaulak la capital y de sus gentes, en negro y en color. Tanto para este concurso como para el de escultura, el criterio de selección ha buscado nombres nuevos y prácticamente desconocidos en su mayor parte. Y, en cierto modo, el mismo criterio ha prevalecido en la sección de pintura, donde, aparte algunos pintores, el resto es poco o nada conocido. Esto plantea, de nuevo, el problema de la orientación de los premios que, para algunos, deben coronar la labor de profesionales con una obra importante detrás, y, para otros, deben destinarse a estimular a los jóvenes recién llegados al arte. Dilema sin resolver y que continúa levantando polémicas. Dilema sin solución aparente. Javier RUBIO ABC 117 JUEVES 16- 5- 85