Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Novedades Información El fantasma de la libertad Dirección: Luis Buñuel. Guión: Luis Buñuel y J. C. Can- tere. Fotografía: Edmondo Richard. Color. Distribución: Euro Films. Precio aproximado de venta: 9.000 pesetas. Principales intérpretes: Michel Plccoli, Monica VKtl, Jean- Claude Brialy. El desierto de los tártaros Direcc. Valrio Zurlini. Guión: A. G. Bruneiin y J L BerucelH, basado en la obra de Diño Buzzati. Fotografía: L. Tovoli. Color. Distrib. A. Vídeo. Precio aprox. 9.000 ptas. Principales Ínter. Vittorio Gassman, Giuliano Gemina, Helmut Griem. DRAMA. Motín a bordo Direcc. Roger Donaldson. Guión: Robert Bolt. Basado en la novela de Richard Hough. Música: Vangelis. Color. Dist. Vídeo Britanía Producción. Precio aprox. 10.000 ptas. Principales Intér. Mel Gibson, A. Hopkins, L Olfver. AVENTURAS. Versión española en vídeo Una parte de las producciones que se presentan en vídeo deben ser dobladas expresamente ya que no tuvieron una explotación cinematográfica previa o han de ser rehechas por las mutilaciones o adulteraciones que sufrieron en su día. El intrusismo se observa de manera flagrante en improvisados e ínfimos doblajes. Y, sin embargo, la perfección de una versión española es fundamental. Es el lema de Tecnísón, creado en 1974 como estudio de doblaje y sonorización. Con una larga experiencia se incorpora al vídeo en 1981. José Luis Arbona, consejero delegado de Tecnisón, S. A. explica: Eramos conscientes de la necesidad de atender esta nueva forma de la imagen electrónica que cambia las estructuras tradicionales del espectáculo y transforma tecnológicamente el modo de trabajo. Miguel Sigueros, director general de Tecnisón, S. A. puntualiza: Esa degradación efectuada por advenedizos deforma la verdadera imagen del doblaje, que es una traducción dinámica y hablada que traspone con la mayor dignidad y respeto el pensamiento y el mundo que el autor refleja en su obra. Existe el problema de los costes del doblaje y se barajan cifras absolutamente irrisorias y ridiculas en vídeo. Un doblaje para cine cuesta alrededor de un millón de pesetas, mientras que algunos los hacen para vídeo en bastante menos de trescientas mil pesetas, cuando prácticamente el trabajo es el mismo apostilla Arbona. La diferencia entre un doblaje cinematográfico y uno videográfico, es que el actor, la voz, no puede seguir el ritmo de la electrónica. Tecnisón ha doblado al castellano, expresamente para vídeo, títulos maestros como Monsieur Verdoux que por primera vez se da en España en versión doblada; Las tres hermanas etcétera. FANTASMA DÉLA IBERTAD Como una vidriera gótica poblada de escenas surrealistas ha sido considerada la película. Buñuel cambia el sentido tradicional de las cosas. Subvierte los valores de la lógica y acentúa su honor ante las convenciones sociales. Un filme severo y desesperado, con una excelente interpretación y una realización inteligente del malogrado Valerio Zurlini. Una obra que armoniza en un bello resultado, lo figurativo con lo introspectivo. Nueva versión de un tema que siempre atrajo a los realizadores norteamericanos. No logra borrar el recuerdo de la primera versión, Rebelión a bordo de Frank Lloyd. Las vicisitudes de La Bounty tienen un público fiel. Otras novedades EXORCISMO Y ZOMBIES La iniciación de Larry Stewart (Estados Unidos) Miedo de Lucio Fulci (Italia) La loca isla de los zombies de John N. Cárter (Estados Unidos) AVENTURAS Y ACCIÓN El rey de la montaña de Noel Nosseck (Estados Unidos) Furia ciega de Efren C. Pinten (Estados Unidos) Escogido para el infierno de Richard Kanter (Estados Unidos) Toda una definición, en su título, de la naturaleza y propósito de seis películas que en sus respectivos y aleatorios géneros van de la profusa serie B a la C. No falta el estreno en vídeo, como es el caso de El rey de la montaña Una nueva vía de distribución para aquellas realizaciones que no encuentran el cauce cinematográfico. EL VIDEO ES ALGO MAS Mientras aquí se continúa hablando del vídeo como si fuera sólo lo que actualmente entiende la mayoría de los que lo comercializan y utilizan, comprendido incluso en esa parcial acepción a ciertos medios de comunicación especializados la tecnología avanza. Se efectúan investigaciones que dan por resultado sorprendentes progresos que perfeccionan y cambian la fisonomía del vídeo. No es únicamente el vídeo la compra y venta de una cinta, en la que el medio ha puesto el soporte y el cine la base, la razón, la imaginación: la película. Si fuera estrictamente eso sería una parcela o nueva modalidad de distribución complementaria de la tradicional cinematografía. Unos hombres en el silencio y el aislamiento de sus laboratorios, o bancos de pruebas, mantienen a la electrónica en constante evolución. Los progresos que se consiguen hacen que en tiempo breve la novedad de ayer sea mañana obsoleta. El vídeo es consecuencia de esos experimentos y realidades, y, como tal, está sujeto sujeto a una imparable evolución. Poco lo consideran, y menos aún lo conocen, quienes lo someten a la simple y, por otra parte, interesante función reproductora de obras ajenas a la convertibilidad de las mismas en materia privada, accesible a cualquiera. En tanto se sigue uniendo el vídeo a la piratería, a una supuesta competitividad con otros medios, a las personales conveniencias de los que lo comercializan, a la desmedida vanidad de quienes nunca fueron nadie y tienen la obsesión de figurar, se ensayann y comprueban destacadas aportaciones tecnológicas, que, en bastantes casos, son un hecho constatado y de próxima aplicación. La alta definición de la imagen de la televisión es una evidencia. De las 625 líneas se pasa a las 1.125 líneas, lo que supone una nitidez y calidad ostensibles, que pronto alcanzará una extensión general. Las pantallas planas se encuentran en la fase última de consecución y el sonido estereofonía) ha accedido al usuario. En tanto se venden, alquilan, cambian videopelículas, se minimiza el vídeo. Es bastante más. Dos versiones de América Acaba de ponerse a la venta en Estados Unidos el vídeo de la película de Sergio Leone Erase una vez América Lo relevante de la noticia es que el videocinéfilo puede optar a dos versiones. Una de ciento cuarenta y tres minutos de duración, que es la que se proyecta en las salas cinematográficas, y otra de doscientos veinticuatro minutos, que es la que se presentó en el Festival cinematográfico de Nueva York. Vicente A. PINEDA ABC i El precio de venta de cada videocasete oscila, generalmente, de las 8.000 a las 10.000 pesetas. MIÉRCOLES 15- 5- 85