Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MIÉRCOLES 8 DE MAYO 1985 24.813 PTAS. NUMERO CINCUENTA ABC un destino basado en los principios de libertad y de respeto de los derechos individuales Para Don Juan Carlos, la visita de Reagan y su gira europea ponen de manifiesto el respaldo solidario de los Estados Unidos de América a una Europa fuerte y democrática Se pronunció el Rey asimismo por la superación de las contiendas seculares en el cuadragésimo aniversario del final de lasegunda guerra mundial, y recordó que el pueblo español ha hecho también de la reconciliación la piedra angular de su convivencia Una tarea a la que la Corona prestará siempre sus mejores esfuerzos Concluyó el Rey manifestando la voluntad de participar en la construcción de Europa- de la que deberá desaparecer el último anacronismo colonial Y expuso la necesidad de medidas armonizadas para la solución de los problemas de la economía mundial: deuda externa de países en desarrollo, proteccionismo creciente y desequilibrios monetarios. DOMICILIO SOCIAL SERRANO, 61 28006- MADRID DL: M- 13- 58. PAGS. 120 El Rey destaca ante Ronald Reagan el compromiso español de solidaridad con el mundo occidental Los Reyes se han ganado el respeto y la gratitud de los pueblos amantes de la paz Su Majestad el Rey Don Juan Carlos expuso ayer, en la cena de gala ofrecida ayer en el Palacio Real al presidente Reagan, el compromiso de España en la defensa de los valores comunes de libertad, seguridad y progreso, que deben defenderse contra toda amenaza Una defensa a la que nuestro país contribuye a través del Convenio de Amistad, Defensa y Cooperación con los En una densa intervención, en la que Su Majestad realizó un repaso de las relaciones con los Estados Unidos, las aspiraciones de España para el futuro de la humanidad y los problemas que ese futuro conlleva, Don Juan Carlos expresó la vitalidad de las instituciones democráticas españolas y realizó un paralelismo histórico: De la misma manera que España prestó una contribución no desdeñable a la independencia de los Estados Unidos, las ¡deas de la revolución americana alimentaron a los innovadores del constitucionalismo español, plasmado hoy en la Constitución de mil novecientos setenta y ocho. Rindió homenaje el Rey a la sensibilidad moral y sentido político de los hombres que, desde América, alentaron la consecución del cambio en mi país en el período de clausura de las libertades que atravesó España a la vez que recordó el contenido espiritual y cultural de las relaciones entre España y Estados Unidos: La herencia española está presente y cada vez más viva en Norteamérica. El pueblo americano vería con orgullo que España continúe en la Alianza Estados Unidos y con su solidaridad con el mundo occidental En el discurso de despedida al presidente norteamericano, Don Juan Carlos añadió que, sin renunciar al sueño de la unidad europea, mi país permanecerá fiel a sus obligaciones libremente aceptadas y a las decisiones que adopte sobre las modalidades de nuestra aportación a la seguridad occidental pueblo americano estará orgulloso de ver que el pueblo español continúa junto a nosotros y los otros miembros de la Alianza Más adelante, el presidente norteamericano dijo que los Estados Unidos tienen mucho que agradecer a España. En el Sudoeste de los Estados Unidos se asentaron colonos de su país. En California, mi Estado de adopción, todavía se deja sentir en nuestra forma de vida una rica herencia hispánica. Hoy, a medida que España ocupa su lugar entre las naciones democráticas, auguro que las relaciones entre nuestros pueblos crecerán y darán su fruto como nunca en el pasado Elogió Reagan la instauración del régimen democrático en nuestro país, y señaló que por su papel en este sentido los Reyes han ganado el respeto y la gratitud de los pueblos amantes de la paz en todas partes Sabemos- añadió- que Su Majestad, el presidente y otros dirigentes españoles han llevado a España, de una forma pacífica y con gracia, hacia la familia de las naciones democráticas. El pueblo norteamericano os admira y admira vuestros grandes logros. Estados Unidos y España negociarán la reducción de las bases Herencia hispana Don Juan Carlos relacionó esta herencia, que también se produjo en el resto del continente americano, con la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento, que es para España un signo de preocupación con la que se sigue el futuro de Iberoamérica. Estamos convencidos- -dijo Su Majestad- que en el horizonte del fin de siglo el destino de las naciones hispanoamericanas inclinará el equilibrio mundial en el sentido del progreso o en el sentido del estancamiento. Por ello, deseamos que los problemas estructurales, que son causa de inestabilidad política en estos países, sean superados con reformas profundas. Reiteró Don Juan Carlos más adelante la vocación europea de España, que ahora avanza un paso con la incorporación a la Comunidad Económica Europea: De este modo, el pueblo español ingresará definitivamente en ese conjunto de naciones que forman la Europa democrática que comparten El pueblo americano os admira En su brindis de respuesta, Ronald Reagan afirmó que la elección sobre contribución de España a la seguridad occidental está totalmente en manos de los españoles. Vuestra decisión será respetada pero añadió que el Contra las dictaduras Más adelante declaró su satisfacción por el ingreso de España en la CEE. Durante los últimos cuarenta años- -dijo Reagan- -las naciones occidentales han disfrutado de los beneficios de un sistema relativamente abierto y ubre. Por eso me alegra ver que ahora España sea pleno socio de la CEE. El presidente Reagan se refirió también a la Iniciativa de Defensa Estratégica, conocida como guerra de las galaxias que, aseguró, llevarán a la Humanidad hacia tiempos más seguros y felices Reagan finalizó diciendo que el futuro está al lado de los tiempos libres y añadió que hombres y mujeres podrán conseguir, unidos, todo lo que resulta impensable para los dictadores y tiranos (Más información en páginas 52 a 64, e información gráfica en páginas finales de huecograbado) Abajo también. Mejor que un ni lo sueñe